jueves, 21 de mayo de 2009

Extremadura Arqueológica I. El Santuario Protohistórico de Cancho Roano (Zalamea de la Serena, Badajoz)

Reconstrucción ideal del santuario.

Junto a un arroyo del valle de la Serena se sitúa uno de los yacimientos más importantes y mejores conservados de Extremadura. Un hallazgo arqueológico que como en muchas otras ocasiones se va producir de forma casual. El yacimiento formaba un túmulo, denominado, por los lugareños, La Torruca, que quedaba dividido por dos fincas limítrofes. En 1978 uno de los dueños de la fincas intenta desmontar su mitad del túmulo, para convertir ese lugar en una huerta, encontrando grandes dificultades para el desmonte ante la construcción oculta que albergaba. En esos trabajos se extrajeron gran cantidad de materiales arqueológicos, que no van a pasar desapercibidos para los eruditos del pueblo. Finalmente las piezas van a pasar al museo arqueológico de Badajoz, que será el impulsor de una excavación sistemática en la zona. En definitiva sin esos trabajos de desmonte del dueño de la finca nunca podríamos haber hallado tan espectacular edificio. La investigación va ser dirigida por el profesor Maluquer, y ante la importancia del yacimiento pronto fue declarado Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura, iniciando los trámites, siempre lentos, para la expropiación del terreno, el cerramiento y la cubierta del yacimiento, algo que no se culminó hasta 1986.

Estructura de la inicial cabaña de culto

En un pequeño valle flanqueado de cadenas montañosas de gran riqueza agrícola, junto al arroyo Cigancha, que aseguraba agua durante todo el año. Se va situar a principios del s. VI a.C. un santuario-palacio de una extraña arquitectura, al estar realizado en adobe, con las paredes blanqueadas y suelos cubiertos de una fina capa arcillosa. En principio era solo una cabaña de piedra y adobe que debió tener un carácter religioso bastante importante, como para generar las posteriores construcciones. Ya que la inicial cabaña va a ser demolida para construir un nuevo edificio, aprovechando sus materiales para levantar los cimientos. Se trata de un santuario orientalizante con una simétrica planta. De nuevo con paredes de adobe enlucidas de blanco, y en su interior unos elementos de tipo cultual elaborados con un cuidado no repetido en los posteriores santuarios. Lo que ocurre es que la construcción del santuario posterior hace que no podamos conocer buena parte de la superficie original del edificio. No obstante si se ha conservado la denominada habitación principal, en la destaca un altar circular situado en el centro de la estancia. Este tipo de altares se atestigua en el mediterráneo desde la Edad del Bronce, en los que se realizan desde sacrificios de animales a libaciones de agua. La lógica nos dice que ante las nuevas necesidades de espacio por la intensificación del ritual religioso se decida la destrucción del santuario, para la construcción de otro con mayor complejidad y superficie.

De manera que sobre las ruinas del anterior se va construir un nuevo edificio respetándose la planta principal y la habitación de culto. Este nuevo edificio se estructura a su vez en varias fases constructivas, con sucesivas reformas, ampliaciones e incluso clausura de espacios que denotaban gran actividad durante su existencia. Consta de tres cuerpos principales a los que se accede desde una gran habitación rectangular alargada, que distribuye los espacios. Destacando la denominada habitación 7, auténtico espacio sagrado del complejo, con su central altar en forma de piel de toro (de influencia fenicia). Un edificio que por causas que aún se desconocen va a ser destruido de forma sistemática y siguiendo las mismas pautas que se utilizaron para demoler el complejo anterior. Sobre sus ruinas se construye a principios del siglo V a. C. un nuevo santuario, sin modificar en exceso la planta preexistente, aunque aumentando su superficie, el definitivo palacio-santuario de Cancho Roano. Los tres edificios sucesivos van a tener la misma orientación al sol naciente y similares características constructivas, con esa sala de culto principal y altar que va a mantener siempre el mismo emplazamiento.

Plano general de Palacio-Santuario de Cancho Roano.

Este tercer complejo arquitectónico de planta cuadrangular cuenta en su centro con un edificio principal constituido por once habitaciones y un patio de 100 metros cuadrados, en cuyo centro se encuentra un gran pozo que aún hoy mantiene un buen nivel de aguas. Un patio que debió funcionar como recibidor, dando paso al corredor (H-2) que ejercía la función de espacio distribuidor de las distintas zonas del santuario. Todo el edifico va a estar encintado por una terraza ligeramente ataludada realizada con piedras calcáreas de gran tamaño perfectamente cortadas. Su interior se construyó sobre potentes basamentos de piedra encima de zanjas que parten de la propia roca virgen del terreno. La fachada principal, siempre orientada al este, conserva los restos del enlucido rojo que cubrían en su totalidad el santuario. Y toda la parte inferior de la fachada exterior estaba forrada con lajas de pizarra, con la doble función de realzar la construcción y evitar las humedades. Tanto el corredor como las diferentes áreas de ofrendas (H-3,H-4,H-5,H-6) y almacén rodean el espacio sagrado fundamental (H-7). Estancia más importante de todo el conjunto monumental, que destaca por la ausencia de cualquier puerta o vano de acceso a su interior, lo que ha hecho pensar a los investigadores que tenía el acceso por el techo, por una escalera que la comunicaba con el piso superior. También es desconcertante la total ausencia de restos en su interior, pero el hallazgo más destacable es el gran pilar de adobe que se sitúa en el centro de la estancia, exactamente en el eje donde se situaron los altares de los santuarios anteriores. Parece ser que el culto se trasladaría a la planta superior lo que explicaría la ausencia de restos en la habitación y la prolongación del pilar hasta la parte superior, para marcar el eje de celebración del culto.

Vista infográfica del santuario, señaladas en rojo las estancias perimetrales.

Ese edificio principal estaba rodeado por un pasillo que lo comunicaba a toda una serie de habitaciones perimetrales o capillas rectangulares, que en principio se interpretaron como las estancias del personal que atendía el santuario. Pero las sucesivas excavaciones sacaron a la luz, en esta zona perimetral, numerosos restos de jarros, de braseros de bronce, de urnas cinerarias. Unos elementos que han acabado confiriendo a la zona una clara funcionalidad cultual ligada al santuario, por lo que serían habitaciones para guardar ofrendas. Como ejemplo citar la estancia N-6 donde apreció una olla repleta de huesos de cabra quemados, junto a asadores de bronce vinculados al consumo de carne en un ritual. Destacar que todas las zonas de especial significado cultual del santuario tenían sus suelos cubiertos de arcilla roja.

Reconstrucción de la estancia N-6.

El conjunto arquitectónico contaba además con una entrada monumental, de parejo irregular con piedras de gran tamaño, que se adosa a un terraza, a modo de pequeña muralla defensiva, dividida en dos tramos de 8 metros cada uno para permitir el paso hacia el interior del santuario. Todo su frente está enlucido de mineral blanco y estaba protegida por dos torres. El elemento más significativo de la entrada es la estela de guerrero que hace las funciones de primer peldaño de acceso al edificio, con una clara intencionalidad simbólica, religiosa y emblema del poder del santuario. Unas estelas muy difundidas por todo el oeste y sur peninsular durante el Bronce Final, unos trescientos años antes de la construcción de este último edificio.

Hay que añadir que un foso lleno de agua rodeaba y delimitaba todo el complejo monumental de Cancho Roano, sólo interrumpiéndose para permitir el acceso al santuario, con una longitud total de 210 metros. Un foso que no supone un sistema defensivo infranqueable, pero junto con las rampas de arcillas, la terraza, las dos torres, dan la conjunto un aspecto de un innegable solidez. Foso que además proporcionaría agua en épocas estivales o de sequía, como se documenta por la presencia de un pozo junto a al entrada del complejo y que remata el foso en su parte oriental. Destacar que todo el fondo del foso estaba completamente lleno de huesos de animales, entre los que destacan diecisiete équidos, que no presentan huellas de haber sido sometidos a trabajos de tracción o monta, por lo que su presencia parece responder a fines rituales. La construcción de una entrada y un foso de tanta envergadura se vinculan a una perfecta organización del trabajo, y todo un gran esfuerzo comunal vinculado al rito religioso. En relación a los materiales, que destacan por su gran estado de conservación, aparecen todo tipo de cerámicas y ánforas para almacenamiento de gran tamaño, incluso con presencia de cerámicas griegas. Objetos de hierro y bronce destacando la profusión de elementos relacionados con los caballos, como son los arreos ecuestres, además objetos de oro y plata de variada tipología.

Vista del yacimiento con el foso.

Finalmente se produce a la destrucción del santuario, un proceso destructivo que nos indica con total claridad la funcionalidad religiosa del conjunto, ya que todos los elementos de prestigio se han encontrado en la posición original que tenían cuando fue destruido. Algo que podía deberse a una huida precipitada de sus habitantes, pero el sellado de todos los vanos y la entrada hace poco plausible esa hipótesis. Antes de la destrucción se celebró una gran ceremonia final, marcada por un banquete ritual en el que se consumieron un buen número de animales, como demuestra la presencia en el foso de esos diecisiete caballos. Tras el banquete se procedió a la destrucción del conjunto religioso, prendiendo fuego al edificio principal y a las estancias perimetrales, y como último esfuerzo colectivo se tapo el complejo con una capa gruesa de tierra. Esta destrucción ritual, cuyas causas no están muy claras, pudo coincidir con una etapa de desestabilización y crisis social que se produce a finales del siglo V a. C.

Vista aérea del yacimiento.

Como conclusión profundizar en la significación de este complejo de marcado carácter religioso. Cuya original planta responde a las necesidades propias del santuario, no obstante deriva de los modelos fenicios que se extendieron por todo el Mediterráneo occidental, y calaron con fuerza en el mundo tartésico. Tartessos ese mítico reino del mediodía peninsular, cuya influencia deja una fuerte huella en la zona extremeña, y que hacia el siglo VI-V alcanza un gran desarrollo económico y extraordinaria complejidad social. Un hecho atestiguado por la grandiosidad de este edificio, que también puede relacionarse con los santuarios fenicios, como el del Carambolo (Sevilla), lo que convierte a Cancho Roano en uno de los yacimientos protohistóricos más importantes de España.

jueves, 14 de mayo de 2009

Grandes Discos del Metal: Dream Theater, Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory.


Con los años Dream Theater se ha convertido en mi grupo musical predilecto, tanto en estudio, como en directo, cada nueva entrega discográfica es una exhibición musical sin parangón a nivel mundial. Su extraordinaria técnica y talento al servicio de canciones llenas de emoción, los han convertido en los reyes del progresivo, y posiblemente en el mejor grupo del mundo. Su historia está ligada a una de las más prestigiosas escuelas de música de los Estados Unidos, la escuela de Berklee, en Boston (de donde salió también Steve Vai), en donde estudiaron Mike Portnoy (bateria), John Petrucci (guitarra) y John Myung (bajo), allí se conocieron y decidieron formar Dream Theater. Tres grandes talentos musicales que van a mostrar su gran variedad de registros e estilos, los cuales ejecutaran con una solvencia y comodidad pasmosas. Desde pasajes sinfónicos, a otros totalmente thrash, pasando por otros puramente progresivos, combinados con unos estribillos muy melódicos y pegadizos, siempre a la vanguardia de la música mundial.


Tras su inicial When Dream and Day Unite, con Charlie Dominici como vocalista, la progresión del grupo parece no tener fin. Ya en su segundo disco, Images & Words, crean una verdadera obra maestra, entrando James Labrie como vocalista. Los años van a transcurrir y Dream Theater no paran de crecer con cada lanzamiento que ponen en circulación (Awake, A Change of Seasons, Falling Into Infinity), aunque sin superar Images & Words. Así llegamos a 1999 con el lanzamiento de Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory, la obra cumbre del grupo, y por tanto del metal-rock progresivo. Por entonces ya estaba en la banda Jordan Rudess, que sustituía a los talentosos Kevin Moore y Derek Sherinian, aportando su gran personalidad como teclista. Con Metropolis Pt. 2 Dream Theater alcanzan su cenit musical, no obstante hay que señalar que han seguido sacando verdaderas obras maestras, como Train Of Thought, Octavarium o el más reciente Systematic Chaos, verdaderos discazos en los que han sabido evolucionar hasta alcanzar una madurez musical excepcional, explorando su vertiente más cañera y moderna, o la más sinfónica y progresiva. Pero quizás no lleguen al nivel de belleza y totalidad que representa Metropolis Pt. 2.


Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory, es un álbum conceptual que cuenta la inusual historia de un chico, Nicholas, y de su conexión mental con una mujer, Victoria Page, que fue asesinada en 1928. Es una continuación del tema Metropolis Pt. 1: The Miracle and the Sleeper del Images & Words. Nicholas se somete a sesiones de hipnosis, y en una constante ensoñación conecta con Victoria, para descubrir la verdad en torno a su asesinato. Hasta descubrir que fue asesinada por el Senador Edwrad Baynes, que está reencarnado en el hipnotizador que está sometiendo a las sesiones de hipnosis a Nicholas. Una extraña historia magníficamente enlazada con la música, que lo convierten en un disco para escuchar en su totalidad, y disfrutar de su virtuosismo mágico. La complejidad y belleza de letras y música rayan lo sublime, y como oyentes nos embarcamos en un viaje musical, que nos hace evadirnos de la realidad. Musicalmente a pesar de su complejidad todo suena muy natural y compacto, es una perfecta amalgama de estilos, con el progresivo como base fundamental, desarrollan pasajes de puro rock sinfónico, momentos para la fusión con el jazz, con muchas variaciones en las melodías, extrañezas y momentos de un lirismo excepcional. Dureza, suavidad y virtuosismo todo en su justa medida, combinado de forma magistral en un cóctel explosivo, sólo apto para paladares musicalmente refinados.

video

Escena 2: Overture 1928-Strange Deja Vu


Metropolis Pt. 2 está dividido en dos actos, con un total de nueve escenas:

Acto I:
Escena primera: Regression, el comienzo de la sesión de hipnosis, suena un reloj de fondo para la voz del hipnotizador, que sirve de introducción al disco. Acústica y muy melódica, el inicio de la historia de Nicholas no puede ser más relajado y evocador.
Escena segunda: I. Overture 1928 es la excitante y progresiva entrada instrumental, en la que los cuatro instrumentistas muestran su potencial, para II. Strange Deja Vu primer tema verdadero del disco, dentro de la globalidad de la obra es de los que se pueden escuchar por separado, por su melódico estribillo y duración, musicalmente es muy progresiva, con una parte central más endurecida donde el batería es protagonista absoluto. Belleza progresiva en estado puro.
Escena tercera: I. Through my Words, es la intro sentimental e hipnótica para II. Fatal Tragedy, una verdadera maravilla de canción, con cambios de ritmo constantes, de nuevo un estribillo excelente y muy reconocible (no siempre presentes en algunos grupos de progresivo). La destreza instrumental es sublime, bajo-batería en perfecta conexión y el protagonismo para la guitarra de Petrucci y el teclado de Jordan con unos solos sencillamente insuperables, en un duelo instrumental que consigue emocionar.
Escena cuarta: Beyond This Life, de nuevo un temazo mucho más cañero y acelerado, metal progresivo en su máxima expresión. La voz de Labrie toma matices distintos, más nasales, nunca ha sido mi cantante favorito, pero en este disco está genial. La instrumentación perfecta, con mucha fusión de estilos, de lo más relajado a partes de verdadero thrash metal (siempre han alabado a Metallica), batería y bajista lucen su habilidad, y tanto el solo de teclado como el guitarra son puro virtuosismo.
Escena quinta: Through Her Eyes, es una balada excepcional, en la que colabora la cantante de gospel Theresa Thomason, está construida desde la sublime guitarra de Petrucci (muy Satriani en este caso). La belleza es abrumadora y el protagonismo para el cantante y el guitarrista en su mejor versión.

Acto II:
Escena seis: Home, se inicia con un arábico y enigmático teclado, para llegar a un cambio de ritmo perfecto donde batería y guitarras, muy endurecidas, nos hacen disfrutar. Una vez más un estribillo sublime, la batuta la lleva Portnoy, que nos introduce en un mundo progresivo de constantes subidas y bajadas. Desde partes sumamente sinfónicas y orientales pasando por momentos de puro metal. De nuevo un excelente duelo de solos, que no puede igualar ningún otro grupo a nivel mundial.
Escena siete: I. The Dance Of Eternity, tema instrumental lleno de genialidad y virtuosismo, donde Jordan luce todas sus virtudes como instrumentista, al igual que el resto del grupo. Gran complejidad y extrañeza tanto en el bajo como en teclado, persistentes cambios, momentos de puro jazz y de verdadero progresivo. Uno de los mejores temas instrumentales de Dream Theater. II. One Last Time, es un tema relajado acompasado con un piano muy clásico, y una base instrumental sobrehumana. La voz de Labrie lo inunda toda, con diferentes registros para caracterizar el personaje de Victoria.
Escena ocho: The Spirit Carrie On, una de las mejores baladas de Dream Theater, la voz de Labrie se une a un coro gospel, lo que nos deleita de forma insuperable. El estribillo es de gran belleza y está muy relacionado con las letras, ya que el alma de Victoria continuará existiendo más allá de su vida. Musicalmente destaca el magnífico solo de Petrucci.
Escena nueve: Finally Free, supone el final de la historia y es de una teatralidad fuera de lo normal. Puramente progresiva, relajada, melódica, metal fusión. Tras ella, como el protagonista, Nicholas, abrimos los ojos para volver a la realidad. Siendo conscientes de la obra de arte musical que acabamos de escuchar, y que por algo más de una hora ha conseguido que nos evadamos del mundo real.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Personajes singulares de la Historia II: Cyrano de Bergerac.


Cyrano de Bergerac (1619-1655) cuya vida es bien conocida al convertirse en mito literario, gracias a la obra de teatro de Edmond de Rostand estrenada en 1897. Una obra ambientada en la Francia de mediados del S. XVII, que nos presenta a un Cyrano valiente, contrario a la nobleza vanidosa. Con la única tara de su enorme nariz, que le hacen desesperar por conquistar a la mujer de la estaba enamorado, en cuyo periplo vive curiosos sucesos relatados con un gran virtuosismo verbal y grandes diálogos. Es una obra teatral arriesgada, que alcanza una gran popularidad, no en vano en 1991 se haría una adaptación cinematográfica protagonizada por Gérard Depardieu. Esta inmensa popularidad en la ficción, nos hace olvidar que el personaje de Cyrano es real, siendo un poeta cuya fantasía estaba adelantada a su tiempo, llegando a ser un personaje con cierto relieve en la Francia del S. XVII.

Cyrano de Bergerac, la película.

El verdadero Cyrano nace en París, es contemporáneo de Molière, y llego a realizar obras teatrales cómicas, como la Muerte de Agripina, que provocó un gran escándalo al negar implícitamente el dogma cristiano de la inmortalidad del alma. Y una novela en dos partes, El Otro Mundo: Los Estados e imperios de la Luna y del Sol, considerada una de las primeras novelas de ciencia ficción. En ella Cyrano describe en primera persona un viaje imaginario que realiza a la luna, en unos cohetes de su invención, relatando sus experiencias con las gentes que vivían allí. La obra es una trasgresión de las concepciones tradicionales del hombre y la tierra como centro del universo, e incluso que pone en tela de juicio el dogma bíblico de la creación del hombre y del mundo, por lo que sería un visionario adelantado a su tiempo. Para sus contemporáneos fue resultado de la fantasía e ingenio del autor.

Cyrano en sus viajes por la Luna y el Sol.

Cyrano realiza numerosos textos cargados de ironía y burla. Textos que son la base de la obra de Edmond de Rostand, de donde extrae esos discursos amorosos, o ese ingenio satírico con el que desafía a la nobleza, de la que se burla constantemente. Cyrano era un apasionado de la libertad, y rechazo ponerse bajo la protección de un noble, como hacían sus contemporáneos. También era fantasioso y arrogante, en esas cartas burlescas y amorosas no deja títere con cabeza criticando a malos actores, arrogantes marqueses, escritores rivales... Esa dimensión satírica de sus textos hace que los tomemos con cierta prudencia desde el punto de vista histórico. Lo que si parece claro es que Edmond le dio una importancia exagerada a su nariz, y que Cyrano tenía una gran devoción por la espada.

Su personalidad está marcada por un espíritu independiente, que le lleva a no ponerse al servicio de un noble, ya que rechazaba el éxito fácil, la adulación o la hipocresía, aunque le costase vivir en la miseria, por lo que se valía de su pluma humorística para sobrevivir. Cyrano es un alma libre, por lo que atrae al romanticismo del XIX, independiente marcado por la pobreza y la inseguridad. De manera que Cyrano se inscribía dentro de corriente de vida, que en su época se denominaba, libertino, como culto a la libertad personal, y no con el significado peyorativo y sexual que tiene en la actualidad. Era un entusiasta de la libertad humana lo que se traducía en un comportamiento al margen de pautas sociales establecidas. El Cyrano histórico, al igual que el literario, era un gran esgrimista y hacía gala de su fanfarronería en los famosos duelos a espada tan habituales en la Francia del XVII.

Cyrano en una de sus múltiples adaptaciones.

Cyrano, como muchos otros músicos, poetas o actores, vivía en estado de bohemia constante, que para los sectores ortodoxos era extraño e inmoral. Esto es atestiguado por un testimonio de un jesuita, que se refería a Cyrano y a su forma de vida en estos términos “un estado de vida irregular y desconocido para nuestros padres, una especie de secta profana de la que Cyrano ha sido el instructor”. Bohemio y libertino, Cyrano destaca por su individualismo, que en su obra intelectual se trasforma en racionalismo, al criticar todo aquello que no se pudiese demostrar racionalmente. Cyrano afirmaba “yo no acato la autoridad de nadie, si no viene acompañada por una razón”. De ese individualismo racional se desprende su negación de la autoridad religiosa, o el poner en duda ciertos dogmas católicos. Entre los libertinos eran usuales esos discursos antirreligiosos, pero Cyrano dio un paso más, lo que le convierte en antecedente de la filosofía de la Ilustración, al estar interesado por la ciencia o la filosofía. Teniendo en cuenta ese individualismo ilustrado podemos entender su famosa cita “... un hombre honesto no es ni francés, ni alemán, ni español, es Ciudadano del Mundo, y su patria está en todas partes...”. Cyrano era un cosmopolita del XVII, con un pensamiento ateo y libertino muy adelantado a su tiempo, con la libertad como bandera fundamental. Una libertad de la que presumimos en pleno siglo XXI, y que quizás no sea tan plena como podamos pensar.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Pasajes de la Historia II: La anexión de Portugal.

La anexión ibérica se produce en 1580 iniciando el periodo denominado por J. Verríssimo Serrao como “el Portugal de los reyes españoles”, que se extenderá hasta 1640. Una etapa que la historiográfica portuguesa presenta como oscuro y negativo, lleno de problemas provocados por el dominio español.

Rey Don Sebastian

El problema sucesorio se plantea cuando el joven rey Don Sebastián muere en la batalla de Alcazarquivir (1578) sin dejar descendencia. De manera que la corona pasa al cardenal Enrique, que busca un sucesor digno para Portugal. Disponiendo de diversas alternativas: Felipe II, casado con María de Portugal, miembros de la dinastía de Avis, de la de Braganza, y el Prior de Crato, el competidor más duro de Felipe II.

Retrato de Felipe II (1527-1598) por Sánchez Coello, Museo del Prado, Madrid.


Felipe II era el candidato con más legitimidad política, histórica, y de linaje, para acceder al trono luso. El rey prudente, que había abandonado la política expansiva de su padre, siendo sustituida por el conservadurismo. No obstante se enroló en la complica empresa de la anexión de Portugal, por poderosas razones y ventajas:
Defensivas, al suponer la unidad militar peninsular, y acabar con el comercio luso con Inglaterra y Holanda, lo que suponía debilitar a las dos potencias europeas que podían competir con España. Logrando unir la mayor flota del mundo, para hacerse con el control de los mares, y creando el mayor imperio colonial y comercial.
Económicas, acceder al control de las rutas marítimas de los portugueses, para dominar el valioso trafico del oro africano o de las especias de Asia. Además de tener controladas las factorías lusas en África y Oriente.

María de Portugal, 1ª esposa de Felipe II


Felipe va a buscar el apoyo social de la nobleza lusa, a la que trata de agradar con sucesivos beneficios. Estos asumen la cultura castellana y reciben de forma cordial a Felipe II, al que van a apoyar, ya que simboliza la seguridad y continuidad de sus privilegios, frente al riesgo de apoyar el nacionalismo del Prior de Crato. En conclusión los nobles vislumbran enormes ventajas de la unión dinástica, luego con la crisis en 1640 esas ventajas terminan y los nobles apoyaran la independencia. Al igual que la burguesía mercantil, que también es consciente de los beneficios de la unión bajo el reinado de Felipe II, por lo que apoyan la opción hispana. Del mismo modo que el alto clero, sólo el bajo clero y la masa de campesinos serán reacios a la unión. Un pueblo luso en el que va a crecer un sentimiento mesiánico de que el rey Don Sebastián no había muerto y que volvería para acceder al trono y salvar a Portugal de la dominación hispánica. Este fenómeno es conocido como “sebastianismo”, y dará lugar a la aparición de numerosos farsantes.

Antonio, Prior de Crato.


La Unión Ibérica se concreta en abril de 1581, en los acuerdos que se firman en la Villa de Tomar, el famoso Estatuto de Tomar, donde se establece el reconocimiento de Felipe II como rey y la definitiva integración de Portugal en la monarquía Hispánica. Un estatuto que es un caso único en la época moderna, ya que todo un rey absoluto se rebaja a negociar, da concesiones a los portugueses y asume renunciar a parte de su poder real. Algo completamente excepcional, ya que se mantiene la autonomía jurídica y constitucional de Portugal.

Esos sesenta años (1580-1640) que permanecen unidas la corona de Castilla y Portugal, bajo el reinado de los tres Felipes, serán finiquitados por la crisis del siglo XVII, que según Domínguez Ortiz, es “la mayor crisis que abatió España en época moderna”. Y que en Portugal, como territorio de la corona hispana, afecta con importante virulencia a todos los sectores económicos y sociales. Spooner afirma “que cuanto menor es la vinculación con el poder de la Monarquía Hispánica de los países europeos, menos graves fueron las repercusiones que esa crisis realizó en sus economías”. Tanto la agricultura, dominada por los terratenientes y las ordenes militares, como la manufactura e industria, constreñidas por el excesivo intervencionismo estatal, se vieron afectadas. Pero sobre todo el comercio, tras el desastre de la Armada Invencible, no se podía asegurar la protección del comercio luso de la piratería inglesa y de la presión holandesa. A lo que hay que unir que la hacienda castellana declara continuas bancarrotas, como única solución contra la crisis finisecular. Todos estos elementos hacen que para los portugueses ya no fuera rentable la unión dinástica.

Retrato del Conde-Duque de Olivares, valido de Felipe IV. Velázquez.


En definitiva esa crisis del siglo XVII fue el germen de la ruptura y rebelión portuguesas (y de la rebelión en Cataluña, asunto para otro pasaje de la Historia). Unas rebeliones que provocaron una víctima, el Conde Duque de Olivares superado por las realidades económicas y políticas, que frustran todas sus ideas políticas (Unión De Armas). En palabras de P. Chaunusi hubo un punto de inflexión definitivo en el poder económico de España, sin duda fue este”, tanto sus ingresos como sus créditos quedaron definitivamente afectados, sin muchas posibilidades de recuperarse. Además para Rafael Valladaresel impacto desestabilizador de la sublevación portuguesa fue de tal magnitud que, después de ella, la Monarquía Hispánica no volvió a ser la misma..., y señaló el principio del fin en las intensas relaciones entre Castilla y Portugal...”.

Para saber más:

Domínguez Ortiz, A. Política y hacienda de Felipe IV. Madrid, 1983.
Elliott, J. H. El Conde Duque de Olivares. El cambio político en una época de decadencia. Barcelona, 1956.
Kamen, Henry. Felipe de España. Madrid, 1997.
Lynch, John. Los Austrias, 1516-1700. Crítica, Barcelona, 2000.
Valladares, Rafael. La rebelión de Portugal, 1640-1680. Guerra, conflicto y poderes en la monarquía hispánica. Valladolid, 1998.