Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Grandes Hallazgos Arqueológicos XIV: La Victoria de Samotracia, la sublime Niké alada del Helenismo.

Imagen
Hacia el año 190 a.C. un autor anónimo, que muy probablemente participó en la creación del célebre Altar de Pergamo (uno de los grandes monumentos del Helenismo), erigió una extraordinaria Niké alada esculpida en mármol de Paros, una pequeña isla griega del archipiélago de las Cícladas en el Egeo que pertenecía a Rodas. La Niké era la diosa griega de la Victoria que, en este caso, fue erigida, soberbia y en equilibrio, sobre un pedestal que representaba la proa de un navío. La espléndida Niké servía para conmemorar la victoria naval obtenida por los rodios en Side sobre Antíoco III Megas, de los Seleúcidas y rey de Siria. Los Rodios la donaron, posteriormente, al Santuario de los Grandes Dioses o Cabiros situado en en la isla de Samotracia, al nordeste del Egeo. Una sublime estatua femenina y conmemorativa de bulto redondo que habría que encuadrar en la escuela de Rodas del periodo Helenístico.
El Helenismo es consecuencia de la expansión de Filipo y de su hijo Alejandro Magno, que p…

Joyas del Gótico II: La Sainte Chapelle, París, hacia 1248.

Imagen
En el año 1226 Luís IX es proclamado rey de Francia, hijo de Luís VIII “el león” y la infanta Blanca de Castilla, hija de Alfonso VIII, que fue regente en sus primeros años. La influencia de su madre es muy relevante, al educar a Luís en el misticismo cristiano y la devoción absoluta. De modo que, Luís IX combinó sus tareas de rey con un radical ascetismo anacoreta, se autoflagelaba, compartía su mesa con leprosos o lavaba los pies a pobres en Jueves Santo. Por todo ello, también fue conocido como San Luís de Francia, perteneció a la orden de los franciscanos, toda su vida y gobierno estuvieron guiados por la devoción, además de su participación en las Cruzadas para recuperar Tierra Santa. Como rey devoto y asceta era conocido por su afán de coleccionar las grandes reliquias del cristianismo. 
De manera que, Balduino II, último emperador latino de Bizancio, por necesidad de pecunia le ofrece la compra de la supuesta corona de espinas de Cristo, una de las grandes reliquias cristianas…