Novedades musicales destacadas, invierno 2016.


Avantasia - Ghostlights. El señor Tobias Sammet ha convertido un proyecto de opera metal/rock con grandes invitados en un grupo en toda regla, con un nivel de lanzamientos discográficos y de directos impresionante. Empezamos por su nueva obra Ghostlights, donde Tobias continúa con su evolución introduciendo nuevos sonidos llenos de variedad y teatralidad, que junto con un sonido cuasi perfecto han encumbrado a Avantasia desde su genial The Scarecrown. Tobias ha ido perfeccionando su sonido y lo comprobamos desde la inicial Mystery of a Blood Red Rose, llena de teatralidad a lo Meaf Loaf, en realidad estaba pensada para ser cantada por el orondo cantante americano, pero el resultado en la voz de Tobi es igualmente magnífico, un tema que irradia magia rockera y que engancha. Pasamos a una de las mejores canciones compuestas por Tobias, Let The Storm Descend Upon You, sublimando el sonido The Scarecrown, un tema de genial ritmo y melodía donde las voces de Jorn Lande, Ronnie Atkins y el contrapunto de la genial voz de Robert Manson nos guían en una montaña rusa de puentes, cambios y un estribillo colosal, sencillamente adictiva. Luego la original y oscura The Haunting, donde sorprende la interpretación de un inspirado Dee Snider, en un inicio casi canción de cuna, que lleva aun estribillo monumental. Pasamos a la moderna y pesada (con aires Kamelot) Seduction of Decay, donde Geoff Tate demuestra ser un gran cantante en el ocaso de su carrera. Así llegamos a la única perla de power melódico y veloz con un desatado Michael Wiske, cuya impoluta voz engrandece la gran melodía y el estribillo de la homónima Ghostlights


Y llegamos a la sorpresa del disco, un tema de gótico movido, Tobias lleva el gótico a su terreno en la original Draconian Love, donde un desconocido Herbie Langhans pone el contraste vocal grave (en principio, ideado para nuestro Bunbury, muy fuerte) un tema para escuchar una y otra vez. Seguimos con el gran estribillo y la desgarradora voz de Marco Hietla en Master Of Pendulum, y la preciosa y diferente, por su atmósfera y sonidos electrónicos, balada Isle Of Evermore, llena de sentimiento en la voz de Sharon den Adel, sin duda la mejor cantante femenina del metal/rock. El nivel no decae en ningún momento con la heavy y rockera Babylon Vampires, con un desatado Robert Mason, cantante genial que no ha tenido su reconocimiento, en otro estribillo para enmarcar. Llegamos a Lucifer, donde Jorn Lande pone los pelos de punta con una interpretación soberbia, otro cantante desaprovechado debería estar en un gran grupo, en un tema que va in crescendo en un original cambio de ritmo y un apoteósico final. En el final, la genial melodía y trio de voces (Atkins, Kiske, Tobias) de Unchain The Light y la épica creciente de Resteles Heart and Obsidiana Skies, que en la voz de Bob Catley se torna sublime, en un estribillo y coro que enamoran. Sobresaliente obra, para que la legión de fans de Tobias y Avantasia siga creciendo, como pude comprobar en un estelar concierto de la Riviera. Ya dije hace unos años que Avantasia acabaría siendo cabeza de cartel de festivales europeos y se ha cumplido, y son capaces de agotar entradas dos días seguidos en Madrid, casi nada. 


Axel Rudi Pell - Game Of Sins. Axel es fiel a sus seguidores, así mismo y a su sonido, siempre con su sempiterno Johnny Gioeli, una de las mejores voces que ha dado el hard rock y, ahora con, nada más y nada menos, Bobby Rondinelli a la batería, algo que le da un aire menos metal alemán y más americano a Game Of Sins. Aunque siempre con su rock/metal neoclásico y épico (que bebe de Blackmore y Malmsteen). Los grandes y potentes temas se suceden desde la inicial Fire, vaya estribillo, las grandes melodías de Axel lo inundan todo, como en Sons In The Night, y sus clásicos temas épicos llenos de cambios destacando Game Of Sins, con un magnifico trabajo de Johnny y Bobby. Me ha encantado la balada Lost In Love, de las mejores que ha hecho últimamente, llena de feeling, al igual que Till the World Says Goodbye, genial medio tiempo, que resume el sonido de Axel. En el final otro de sus temas llenos de sentimiento y épica llamado Forever Free, y la versión de Bob Dylan All Along the Watchtower, que lleva a su terreno de forma Notable, como el disco en general. Es lo de siempre, pero no defraudará a sus fans, ser fiel, genuino y tener su sonido a veces, sólo a veces, es bueno. 


Dream Theater - The Astonishing. Afrontar la reseña de The Astonishing es una labor tan ambiciosa y grandilocuente como lo es la obra maestra que, en dos actos, nos regala Dream Theater. Lo primero que llama la atención es la historia y concepto basado en una sociedad futurista y post-apocalíptica capitaneada por ocho personajes al modo de señores feudales medievales en lo que llaman el Gran Imperio Norte de las Américas (mapa incluido y detallado). Una original historia de rivalidad entre señores feudales en el futuro repartida en 34 piezas de orfebrería musical en dos actos, en la que la labor de James Labrie se me antoja sobrenatural y sorprendente, al ser capaz de interpretar los diferentes personas y trasmitir como evoluciona la historia y los acontecimientos, creo que estamos ante la labor vocal del año. Y ante un disco tan descomunal, que nos lleva en una asombroso viaje musical por una variedad infinita de pasajes, de atmósferas, de momentos de virtuosismo, de pura belleza melódica, y que encumbra el rock progresivo. Dos Actos, como dos canciones largas unidas entre si, y divididas en pasajes por los que nos van narrando la historia de pugna entre el bien y el mal, también de amor en un hipotético futuro humano, y, de paso, nos introducen en un mundo musical variado, complejo y, a la vez, precioso y emocionante. 


Otro aspecto a destacar es el sonido, que es otra obra magna de ingeniería musical grabado en los estudios Cove City Sound en Glen Cove (Nueva York), bajo la producción del guitarrista y fundador de la banda, John Petrucci, y mezclado por Richard Chycki (Aerosmith o Rush). Además de contar con una orquesta completa, dirigida por el veterano David Campbell, que subliman una asombrosa y colosal ópera-rock. Una obra para sentarse y disfrutar de un viaje hacia la excelencia musical a través de una historia medieval en una distopía futurista. Comentar cada una de las canciones no tiene sentido, es un opera rock progresiva en la que reina la melodía, las titánicas lineas vocales, pasajes instrumentales, tan barrocos como maravillosos, en un trabajo instrumental sobrenatural de todos los músicos. De James ya hemos hablado, la labor de los riffs y guitarras llenas de pomposidad y variedad de Petrucci es excelsa, al igual que los teclados, hammond y pianos del maestro Jordan Rudess, y que decir de las lineas de bajo de John Myung y un Mike Mangini que demuestra, una vez más, ser un gran sustituto de Mike Portnoy. La melodía, la clase y la grandeza musical inundan temas como: The Gift of Music, The Answer, A Better Life, Lord Nafaryus, todo un ejemplo de la colosal interpretación de James, o A Saviour in the Square. Dos actos que no tienen desperdicio para degustar y paladear con sosiego, disfrutar de maravillas en las que el piano, las guitarras electro-acusticas, los coros, las voces y las orquestaciones se funden: Three Days, Brother, Can You Hear Me?, A Life Left Behind, Ravenskill, A New Begining, junto con Moment of Betrayal o The Path that Divides, momentos de apoteosis metálica y progresiva. En definitiva, Dream Theater logran algo que parecía imposible elevar y llevar más allá su formula musical con un disco que se pone a la altura de aquel maravilloso disco conceptual llamado Metropolis Pt.2 Scenes from a Memory. Me quedo sin calificativos para definir una masterpiece absoluta, que no merece una calificación, es el mejor disco del año y unos de los mejores de la última década en el rock, en mi opinión. 


Megadeth - Dystopia. Dave Mustaine es un tipo complejo y, por enésima vez, reinventa su grupo, se queda con David Eleffson, se carga a Shawn Drover y Chris Broderick, que le habían acompañado en sus últimos obras y giras haciendo un gran trabajo, y los sustituye por dos grandes: Chris Adler, batería de Lamb Of God, y Kiko Loureiro, virtuoso guitarrista de los brasileños Angra. Dave sabe elegir nuevos músicos, otra cosa es lo que duren en nómina, y creo, firmemente que la decisión es acertada, los nuevos miembros le dan un plus de variedad y calidad al sonido de Dystopia. Las baterías de Cris son apabullantes y las líneas de la guitarra de Kiko, le dan ese toque progresivo y técnico que Megadeth no tenía desde Marty Friedman. Lo que más me gusta de Dystopia es el gran sonido y producción, mejorando los últimos discos de Megadeth y centrándose en la contundencia y técnica recuperando, en parte, el sonido clásico de Mustaine. Desde el inicio vemos los nuevos aires de la guitarras arabescos y progresivos de The Threat is Real, caña y velocidad a partes iguales. Dystopia es la siguiente y mi favorita por su sensacional melodía, ritmo dinámico y estribillo 100% Mustaine. Seguimos con Fatal Illusion, de gran inicio y potente base rítmica (Chris y Dave), gran tema que recuerda a la época más clásica de Megadeth. También mucha técnica en Death From Within, aires al Countdown To Extiction incluidos, la linea oscura de Bullet to the Brain es original y diferente, con gran y rítmico estribillo. Otra de mis favoritas es Post American World, tremendo riff y genial distorsión en las guitarras, unido a un efectivo y dinámico estribillo, muy buena. Al igual que  Poisonous Shadows, de nuevo esos aires arabescos e inclusión de originales orquestaciones, tema diferente y progresivo donde las guitarras de Dave y Kiko lucen sobremanera. El derroche de técnica continua con la instrumental Conquer or Die!, algo que se echaba de falta en otros discos de Mustaine. El final es pura caña en el trallazo Lying in State, y la melodía The Emperor, de gran y curioso estribillo. En definitiva, Mustaine nos entrega una destacable obra enriquecida en sonido y calidad por sus nuevos compañeros, esperemos que le duren un tiempo y hagan discos tan Notables como Dystopia


Nordic Union - Nordic Union. Otra de las joyas de la factoría Frontiers Records, un gran proyecto formado por dos de los mejores músicos del hard rock nórdico: el veterano Ronnie Atkins, cantante de Pretty Maids, y Erik Martensson (Eclipse), en mi opinión, uno de los mejores músicos de la escena hard rock melódico actual, un tipo lleno de talento como compositor e instrumentista, y vuelve a demostrarlo en Nordic Union. La Unión Nordica se completa con Magnus Ulftsedt, batería de Eclipse, y las colaboraciones en diversos temas de tres buenos guitarristas: el omnipresente Magnus Karlsson, Fredrik Folkare y Thomas Larsson. Estamos ante un cruce lleno de clase entre Eclipse y los Pretty Maids más modernos, que hará las delicias de los fans del hard rock lleno de pegadizas melodías. Desde el tremendo inicio que supone The War Has Begun, un tema lleno de pegada con un ritmo que nos envuelve, su estribillo es para enmarcar, al igual que el solo de Magnus. Luego Hypocrisy es uno de los temas del hard rock del año, con una sublime melodía vocal, ritmo ultra pegadizo y un estribillo tan adictivo, que no dejaras de tararearlo en tu mente, sensacional. También es genial la guitarra 100% Erik en Wide Awake con otro estribillo cautivador, al igual Every Heartbeat, cuya melodía vocal desemboca en un estribillo adictivo. La clase continua con When Death Is Calling, melodía y pegada se dan la mano en otro verdadero hit lleno de melodías efectivas. Seguimos con otro pelotazo llamado 21 Guns, ritmo poderoso y un Ronnie desatado en otra línea vocal que derrocha clase. El nivel no baja en ningún momento, Falling es otro tema para degustar por los fans de las buenas melodías, estribillo hipnótico y cautivador. El ritmo se incrementa con la alegre y potente The Other Side, y la pegada de Point Of No Return, de soberbio ritmo y melodía, vaya duo el que forman Erik y Ronnie. En el final la melódica True Love Awaits You, de reposado inicio acústico y mucho feeling, y Go, otro corte pegadizo y cuyo estribillo se nos graba a fuego. Sobresaliente para la Unión Nórdica de dos grandes, que esperemos que tenga continuidad discográfica, uno de los discos de hard rock del año, sin duda. 


The Cult - Hidden City. Cada disco de The Cult supone una pequeña gran obra musical, y es que nunca defraudan, desde su Born Into This de 2007 y pasando por su gran Choice of Weapon de 2012, sólo facturan potentes y elegantes discos. Hidden City es su décimo disco en 30 años de una carrera impoluta, y es un disco 100% Ian Austbury y Billy Duffy, que demuestran estar en estado de gracia. Abren fuego con un genial Dark Energy, con un soberbio riff de Billy y un embaucador estribillo, que fluye en la voz de Ian. Las lineas góticas de la guitarra se subliman en No Love Lost, inició oscuro y cambio en el estribillo lleno de dinamismo, genial. Los arpiegos del excelso Billy y las grandes lineas de bajo siguen en la rítmica e hipnótica Dance The Night y la reposada y cadenciosa In Blood. Pasamos a Birds Of Paradise, marcada por una espectacular melodía vocal y estribillo de Ian, una de las voces más personales del rock. El single Hinterland, parte de un sensacional riff y un ritmo adictivo, un tema pura mística de The Cult. Para seguir con GOAT, rollo Electric modernizado, puro rock and roll de carretera y decibelios con unas guitarras descomunales. De nueno, su mística gótica y riff que embelesan en Deeply Ordered Chaos, con un genial ritmo denso, y Avalanche of Light es puro vigor y dinamismo, otro gran tema y estribillo. En el final encontramos el genial y acústico medio tiempo Lillies, luego la rockera Heathens con un Billy e Ian desatados llevándonos a un estribillo brutal, y el melancólico final con la balada Sound and Fury sublimada con la profunda voz de Ian. Hidden City se completa con un sonido sensacional marca de la casa de Bob Rock, gran gurú del hard rock. The Cult es una banda llena de magia y mística, y con otro disco Sobresaliente nos hacen disfrutar a los amantes de su original y diferente forma de entender el el rock duro.



Wolfmother - Victorius. 10 años después de uno de los mejores discos de debut del rock, Andrew Stockdale y sus huestes regresan a la actualidad con un disco que no supera a sus dos primeras obras, pero que nos devuelve a los mejores Wolfmother, mejorando el demasiado retro y discreto New Crown. De los Wolfmother de su glorioso debut hasta ahora mucho han cambiado las cosas, ya son más bien Andrew en solitario, él ha grabado voces, guitarra y bajo, y sólo se ha dejado ayudar por dos percusionistas de renombre: Josh Freese (Nine Inch Nails) y a Joey Waronker (Beck). Victorius además de mostrar, de nuevo, el talento de Andrew en unas composiciones más frescas y atractivas, mejora mucho en sonido gracias a la labor del veterano gurú del rock Brendan O’Brien, que ha dado la vuelta al sonido de Wolfmother, en los Henson Studios de Los Ángeles, mejorándolo notablemente respeto a su anterior disco. Victorius es rock clásico, hard rock y stoner lleno de frescura y atractivas melodías de guitarra desde la inicial la poderosa The Love That You Give marcada por un vigoroso rif. Luego la homónima Victorius, single con aires algo más modernos en las guitarras en un tema muy dinámico y fresco. Luego el pegadizo tema Baroness, de gran melodía y estribillo, que trasmite buen rollo, y la balada Pretty Peggy, curioso tema para Andrew, con un coro y estribillo muy bueno, diferente. Pasamos al potente riff de City Lights, con otro estribillo para corear, y la fuerza rockera Simple Life. Diferente es también Best Of A Bad Situation, con un ritmo adictivo y un rollo The Darkness total, y la energía y retro rock 100% Wolfmother de Gypsy Caravan, la que más recuerda a su debut. Otra muy curiosa es Eye Of The Beholder, gran tema con unas guitarras y sonido de rock de estadio en el que Brendan ha tenido mucho que ver. En el final, más rock clásico de la mano de Remove Your Mask y la gran riff final de Wedding. En definitiva, Victorius es un Notable disco de rock, que no llega al nivel de sus dos discos iniciales, pero que nos hace disfrutar y recordar a los mejores Wolfomther del individualista Andrew. 

Otros discos a destacar:


Anthrax - For All Kings. Cierta decepción tras su gran disco Worship Music de 2011, con algunos temas destacables, como: You Gotta Believe, Evil Twin o Blood Eagle Wings. Pero todo es muy lineal y poco variado, esperaba más de uno de mis grupos favoritos del Thrash Metal.


David Bowie - Blackstar. Disco póstumo de una leyenda, tan original, diferente e inclasificable como fue en vida Bowie, un genio del rock. Temas barrocos y llenos de ese genio como Lazarus o Blackstar  reflejan al 100% la personalidad de Bowie.


Serenity - Codex Atlanticus. Buen grupo de metal orquestal melódico que nos ofrecen un gran disco de metal sinfónico inspirado en la vida de Leonardo Da Vinci. La épica, las grandes melodías y arreglos se combinan con la gran voz de Georg Neuhauser en temas tan buenos y bellos como The Perfect Woman, para fans de la melodía, los estribillos y la orquestación en el Metal, progresan adecuadamente.

Comentarios

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).