Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

La Virgen de la Rocas, Museo del Louvre.

La Virgen de las Rocas fue encargada al gran Leonardo da Vinci en 1483 por la Confraternidad milanesa de la Inmaculada Concepción, para instalarse en el retablo de la Iglesia de San Francesco Grande de Milán. En el que también trabajarían otros pintores como Ambrogio de Predis o Evangelista. En el contrato se preveía la realización de tres pinturas, por las cuales Leonardo cobraría unas 800 liras, hubo problemas con el pago y el encargo. Tenemos dos versiones de la Virgen de las Rocas, la versión del Lovre, realizada en primera instancia por Leonardo, pero rechazada por la Confraternidad, por lo que realiza la segunda versión que se encuentra en la National Gallery de Londres

Segunda Versión, National Gallery de Londres.

Son muy similares en composición, pero la de Londres es mucho menos oscura y enigmática, esto es, es menos Leonardo, no tiene claroscuro ni sfumato. Parece ser que la Iglesia de San Francesco el Grande fue destruida en 1576, y no sabemos muy bien como las versiones se trasladan a Francia e Inglaterra. Hay distintas hipótesis, como la venta de Leonardo a un cliente privado por incumplimiento del contrato. En el año 2005 fue descubierta una tercera versión que algunos atribuyen a Leonardo, pero no está del todo documentado. 

Sublime la perspectiva aérea de Leonardo.

Analizaremos la Versión del Lovre, la primera que pinta Leonardo y la más personal, ya que en ella apreciamos su dominio de la profundidad de forma natural. Su empleo de la perspectiva aérea y del denominado sfumato, técnica con la que Leonardo capta el ambiente que hay entre las figuras y abandona la definición pictórica de contornos, con el paso gradual de la luz a las sombras, que otorga volumen a la figuras, además de darles un aire enigmático.

La Virgen y San Juan.

La obra representa a la Virgen arrodillada protegiendo a San Juan Bautista, representado como un niño desnudo y semiarrodillado, que está adorando al niño Jesús, que le responde con un gesto de bendición en sus dedos. Mientras que un bellísimo e inquietante Arcángel señala a S. Juan y mira hacia fuera del cuadro, hacia el espectador. Sería el arcángel Uriel, que era el encargado de proteger a las personas que están pasando por una dura etapa de su vida. Estamos ante una escena familiar idealizada, en la que las miradas de la Virgen y de San Juan convergen en el niño Jesús, y las líneas que unen sus cabezas forman un triángulo regular. 

El niño Jesús y el Arcángel Uriel.

Leonardo se muestra como gran maestro de la composición triangular o estructura piramidal cuyo vértice sería la cabeza de la Virgen y los lados se unirían con los cuerpos de los niños Jesús y San Juan, que al unirlos formamos la base de ese triángulo imaginario. Este tipo de composición es muy usual en temas religiosos, el triángulo representa la Santísima Trinidad. Pero Leonardo consigue que las figuras se envuelvan en una especie de volumen piramidal gracias a las actitudes y disposiciones de las mismas. La composición es de una pasmosa racionalidad, la cabeza de la Virgen ocupa la parte superior del triángulo, equilibrada y apacible, la luz se centra en el rostro de la Virgen centro de la composición, resplandeciendo con vigor. 

Centro de la composición triangular, las figuras irradian Luz.

Además se nos revela como el gran genio de la luz, una luz que se filtra desde arriba por las grietas de las rocas del misterioso fondo, logrando una sublime iluminación, muy tenue. De manera que, todo está dominado por la penumbra y por una sobrehumana sensación de humedad y niebla. Además por medio de esos suaves contrastes de luces y sombras otorga volumen y un aire enigmático a las figuras, con ello hace que las propias figuras sean fuentes de una misteriosa luz. Leonardo crea un ambiente misterioso e irreal, que se ve acentuado por su gran perspectiva aérea y su célebre sfumato, somete al dibujo a un efecto difuminado, que deshace los contornos de las figuras.

La cabeza de la Virgen (centro de la composición) y el misterioso paisaje del fondo.

El aire enigmático se acentúa por el fondo de esta sublime composición, se trata de un refugio rocoso absolutamente irreal y sobrecogedor. En ese telón de fondo apreciamos la precisión del dibujo de Leonardo al reproducir de forma analítica y minuciosa varios tipos de flores y especies vegetales. Como prueba de sus grandes conocimientos botánicos (son célebres sus estudios sobre ciencia y flora) y de su visión de la naturaleza como un misterio que había que desentrañar. Un fondo rocoso y vegetal que es mucho menos preciso y sobrecogedor en la versión de Londres, además no hay difuminación de las figuras por el sfumato, lo que nos dice que estamos ante una copia posterior. Por lo tanto, La Virgen de las Rocas del Louvre es la primera gran obra maestra pictórica de Leonardo da Vinci, una mis obras favoritas del Renacimiento y, por supuesto, una gran icono universal que ha marcado la mirada del hombre.

Comentarios

  1. Mágnifico cuadro, Pedro y que gran personaje Leonardo Da Vinci. La gran profusión de detalles que comentas en tu entrada, hace que podamos mirarlo desde muchos puntos de vista. A mi me encanta la pintura en general y desde luego Leonardo es uno de sus mejores representantes, aunque fue un estudioso de casi todos los temas, incluso la cocina.
    Hasta la próxima. Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas e infinitas gracias Selegna por tus palabras. A mi también me parecen magníficos, tanto Leonardo, como su Virgen de las Rocas. Como dices Leonardo investigó y cultivó todos los aspectos del saber, es uno de los mas grandes de la Historia, una pena que se haya especualdo e inventado tanto acerca de su vida y obra. Su pintura, aunque escasa, es prueba de su genio, algunas de mis pinturas favoritas son de Leonardo. Otro cordial saludo.

      Eliminar
  2. HOLA MI NOMBRE ES JUAN TREVIÑO Y YO HE RECIBIDO POR REVELACION SUPREMA, LA MANERA DE DESIFRAR UN MENSAJE ENCRIPTADO EN EL CUADRO LA VIRGEN DE LAS ROCAS DEL MAESTRO LEONARDO DA VINCI, YO POSEO POR REVELACIÒN SUPREMA LA "PIEDRA ROSSEETTA" PARA DESIFRAR UN MENSAJE OCULTO EN ESTE CUADRO, BUSCO PATROCINADOR PARA DAR A CONOCER ESTE MARAVILLOSO DESCUBRIMIENTO, INTERESADOS FAVOR DE CONTACTARME A MI E. MAIL tresvides@hotmail.com muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Sr. Pedro González Miguel, un comentario, una curiosidad y una solicitud.

    COMENTARIO: Si Dios me concediera un deseo, sin duda alguna le pediría, poder vivir en primera persona de forma directa los escenarios con mi visión actual de la vida las tres diversas dimensiones temporales de la prehistoria, Jesucristo y Leonardo Da Vinci.
    Leonardo era un ser con una inteligencia integral suprema, pero me gustaría descubrirlo desde un punto de vista humano, debatiendo entre sus conocimientos, descubrimientos, investigaciones en contraposición de las imposiciones establecidas por sus mandatarios. Me gustaría saber que podría tener más peso si su inteligencia o poner en práctica su inversiones a un grupo de personas sin tomar en cuenta sus apreciaciones morales, éticas, sociales o políticas.
    Siempre lo he idealizado como genio, pero era un humano, y eso es lo que me falta.

    CURIOSIDAD: Sé que usted es apasionado de Drácula; ahora no entiendo como en su blog no hay nada escrito sobre él, lo he buscado y no encuentro ningún referimiento. Realmente no sé, si no se buscar o su blog no lo consiente. Esta búsqueda obedece a una curiosidad del porque le gusta y ver desde que punto de vista lo plantea.

    SOLICITUD: Me gustaría visto la brillantez du sus exposiciones, que usted presentara el tema de la línea Michelina, es un tema que me apasiona y quiero ver cómo lo analizaría, plantearía y análisis.
    Como última, cosa FELICITARLO por sus exposiciones de forma brillante, única, amigable, ilustrativa, innovativa de explicación de los diversos temas históricos. Mil Gracias al Drácula hambriento de sangre histórica.

    Venezuela

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo III: Las Pirámides de Gizeh.