jueves, 23 de julio de 2015

Personajes Singulares de la Historia XXIX: Diógenes de Sinope, el cínico de la tinaja.

Diógenes sentado en su tinaja, Jean-León Gérome.
Hacia el año 412 a.C. nació Diógenes en Sinope, colonia griega fundada por los jonios en el Mar Negro (en la actual Turquia). Los primeros años de su vida son muy oscuros, realmente, conocemos su vida gracias a su homónimo Diógenes Laercio, historiador y filósofo griego del siglo III d.C. y su magna obra Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres. En la que repasa la biografía de los más importantes filósofos griegos desde Tales de Mileto hasta Epicuro, pasando por el maestro Sócrates y sus discípulos entre los que se encuentra la escuela cínica a la que perteneció Diógenes de Sinope. Gracias a Diógenes Laercio sabemos que su padre era un prestamista y banquero llamado Hicesias, que un día consultó al oráculo y decidió falsificar moneda, Diógenes ayudó en tal delito a su padre, y ambos fueron desterrados de Sinope. Curiosamente, la arqueología parece confirmarlo por el gran número de monedas falsas encontradas en Sinope datadas en esa fecha y firmadas por Hicesias.

Muerte de Sócrates, Jacques-Louis David.
Un hecho que marcó su vida, al verse obligado a errar por Esparta o Corinto hasta llegar a Atenas, donde se convirtió en discípulo de Antístenes, uno de los primeros discípulos de Sócrates, y que, según Platón, estaba presente en la muerte de Sócrates en el 399 a.C. Los pupilos de Sócrates, el gran maestro de la filosofía griega, fueron muchos, entre ellos destacan Aristoteles o Platón, que describe a su maestro como un pensador capaz de impulsar hacia la virtud a los demás y de dominarse a si mismo. La grandeza de Sócrates fue tal que surgieron numerosos escuelas filosóficas por la dispersión de sus pupilos tras su muerte. Una de ellas era en cinismo de Antístenes, que partiendo de las ideas socráticas llegó a la conclusión de que la civilización era el mal que lastraba la felicidad del hombre, la forma de vida ideal para alcanzar la felicidad es llevar una vida muy sencilla cercana a la naturaleza, despreciando las riquezas y los bienes materiales, esto es, lo superfluo. Antístenes vivía en las afueras de Atenas, al margen de las leyes y los convencionalismo sociales de Atenas. 

Diógenes buscando el hombre honesto. Jacob Jordaens.
Diogénes decepcionado la forma de vida y superficialidad ateniense, conoce a Antístenes se empapa de su cinismo (muy diferente a lo que hoy entendemos por cinismo, como tendencia de falta de fe en la bondad humana expresada a través de la ironía y el sarcasmo) y llevó al extremo las directrices de la escuela cínica. Diógenes fue un alumno aventajado y superó a su maestro llevando al límite la forma de vivir austera, viviendo en la indigencia total al margen de leyes y costumbres de Atenas. Diogénes sublimó el cinismo filosófico griego al entregar su vida a la austeridad y el abandono personal de lo mundano, para denunciar la vanidad y lo superficial y artificioso de la conducta humana. Diógenes, el “Sócrates delirante” como el llamaba Platón, estableció su vivienda itinerante en su célebre tinaja y dormía a la intemperie en los pórticos de ágoras y templos.

Diógenes por Jules Bastien-Lepage.
Caminaba descalzo ataviado con su humilde capa, pero siempre estaba buscando nuevas formas de reducir su ya escasa dependencia de lo material. Como ejemplo en una de sus múltiples anécdotas (que habría que entender como una combinación de mito y realidad, pero son tantas que nos hacen ver que estábamos ante un indudable genio), un día caminando por Atenas ve a un niño bebiendo agua de la fuente con sus manos y entiende que no necesitaba cuenco o escudilla para el agua. De esta forma, Diógenes dice “este muchacho me ha enseñado que todavía tengo cosas superfluas", mientras tiraba su escudilla. Otro día al ver a otro niño que se le rompía su plato, se deshizo del suyo y empezó a comer sus lentejas en un agujero en su madrugo de pan. Además se dedicaba a llevar al extremo la libertad de la palabra, a criticar, satirizar con cinismo y denunciar los limites de la libertad del hombre como riquezas, leyes e instituciones. Otra de sus anécdotas fue que mientras Diógenes comía sus lentejas fue visitado por el filósofo Aristipo, que transigía y adulaba a las instituciones de Atenas y al rey. Aristipo le dijo “… si aprendieras a ser sumiso al rey no tendrías que comer esa basura de lentejas”, a lo que Diógenes replicó “… si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”. 

La fábula de Diógenes, Giovanni Benedetto.
El cínico de la tinaja es célebre por su carácter irreverente y su actitud provocadora y obscena, ya que actuaba con total libertad en su vida. De manera que, para Diógenes ninguna actividad humana requería intimidad, hacía sus necesidades en público, en la calle, a la vista de todos. Incluso, un día se masturbó en el Ágora, plaza y centro neurálgico de Atenas, un acto que fue reprendido por muchos atenienses a los que el filósofo contestó “¡Ojalá, frotándome el vientre, el hambre se extinguiera de una manera tan dócil!”. Otro de sus grandes momentos fue cuando un hombre poderoso de Atenas le invitó a un banquete a su lujosa casa, con el único óbice de que no escupiera en su casa. Diógenes, en ese momento, empezó a aclararse la garganta con varias gárgaras y lanzó un esputo directo a la cara del noble ateniense, en su defensa dijo “que no había encontrado otro lugar más sucio donde desahogarse”.

Diógenes con su candil buscando hombres honestos, J. H. W. Tischbein.
Diógenes se enfrenta, constantemente, a las normas sociales y a los poderosos, se consideraba ciudadano del mundo. Rechazaba el politeísmo vigente, por considerarlo algo impuesto, humano y superfluo, y no procesaba ninguna fe en la humanidad, casi la despreciaba. Como ilustra su anécdota del candil, que alguien le había dejado en su tinaja. Diógenes entiende que no lo necesita y medita que hacer con el candil, finalmente, decide ir con el candil encendido en la mano y a plena luz del día por las calles de Atenas gritando “busco un hombre honrado que ni con el candil encendido puedo encontrarlo”, dando a entender que no podía encontrarlo ni de día y con la ayuda de la luz del candil. Contemporáneo de Platón, un día en la Academia escuchó la definición de Sócrates y Platón del hombre como “bípedo implume”. Para Diógenes era demasiado bondadosa con el hombre, de modo que, Diógenes desplumó un gallo, regresó a la Academia y soltó el gallo desplumado vociferando “Platón, te he traído a tu hombre” provocando las risas de sus discípulos y obligando a Platón a replicar ante los suyos. Platón acabó completando la definición de hombre como “bípedo implume de uñas anchas”, respondiendo con acierto al genio de Diógenes.

Diógenes mereció un lugar central en la Escuela de Atenas de Rafael, con su célebre pose tumbado y reflexionado, debajo de Aristoteles y Platón.
Nuestro delirante cínico era satirizado y admirado a partes iguales por los atenienses, a pesar de su  indigente modo de vida era respetado por los ciudadanos de Atenas, por su feroz crítica a los convencionalismos sociales, a las diferencias de clases sociales y su nulo respeto de las normas autoimpuestas por la sociedad. Sublimó la doctrina del cinismo, como por ejemplo que los animales eran el paradigma perfecto de felicidad, como modelos de vida rebelde y autosuficiente. Por ello, Diógenes se hacía acompañar siempre de una jauría de perros con los que dormía y compartía su escasa comida y lentejas. Por ello muchos le llamaban “perro” y Diógenes les replicaba diciendo “¡Perros vosotros, que me rondáis mientras como!”. Cosmopolita y hombre de su tiempo también era crítico con los literatos que decía de ellos que leían los “sufrimientos de Odiseo” pero se desentendían de los suyos o los de la sociedad del siglo IV a.C. 

Diógenes, John William Waterhouse.
De forma sorpresiva la vida de Diógenes le lleva a Corinto, según la fuente clásica cuasi mítica del también cínico Menipo de Gadara, Diógenes fue capturado por unos piratas cuando viajaba a Egina, y fue vendido como un esclavo. Al ser vendido se le cuestionó que sabía hacer y el gran cínico contestó “Mandar. Comprueba si alguien quiere comprar un amo”. Y es comprado por un noble llamado Xeniades de Corinto, que al comprobar el potencial del filósofo le convirtió en un hombre libre y en tutor de sus hijos. Lo que es seguro es que en Corinto residió hasta su muerte y fue donde se produjo la más relevante y destacada de sus anécdotas. 

Alejandro y Diógenes, Gaspar de Grayer.
Alejandro Magno antes de marchar a conquistar Asia pide pasar por Corinto para conocer a Diógenes, el “cínico de la tinaja que vivía entre perros”. Alejandro, que había sido educado por el gran Aristoteles, al ver a Diógenes quedó admirado por ser diferente a todos los grandes sabios que había conocido. Se cuenta que Alejandro encontró a Diógenes reflexionando y tumbado al sol en la vía pública, como siempre. Al encontrarse frente al filósofo Alejandro inició la conversación diciendo “Yo soy Alejandro Magno”, a lo que Diógenes contestó “y yo, Diógenes el cínico”, entre el séquito del gran Alejandro corre el estupor ante la osadía de Diógenes “el perro”. Alejandro que pregunta el motivo de que le llamen “perro” y Diogenes le contesta de forma ingeniosa “porque alabo a los que me dan, ladro a los que no me dan y a los malos les muerdo”. Acto seguido el rey macedonio al ver sus condiciones de vida le pregunta que podía hacer para ayudarle, a lo que el filósofo replicó “puedes apartarte que me estás quitando el sol, no necesito nada más”. El séquito del gran rey bramaba contra el cínico de la tinaja, pero el magno Alejandro les mandó callar y dijo “si yo no fuera Alejandro querría ser Diógenes”, al quedar impresionado por el autocontrol y dominio de si mismo que tenía nuestro delirante cínico. 

Estatua de Diógenes en Sinope. 
Según la tradición, Diógenes murió en Corinto en el 323 a.C., año en el que también muere Alejandro Magno, al igual que sobre su vida, sobre su muerte también se cuentan distintas versiones y leyendas. Yo me quedo con la que cuenta que se suicidó por propia voluntad aguantando la respiración hasta su muerte, es la que más se amolda a la delirante y genial personalidad de Diógenes, Otra versión, también muy curiosa, cuenta que murió por un cólico provocado por la ingestión de un pulpo entero y vivo, aunque creo que es poco probable ya que comía bien poco. Sea como fuere el mayor cínico de la historia murió y sus últimas palabras fueron “tras mi muerte echadme a los perros. ya estoy acostumbrado”. En la actualidad se conoce a Diógenes, por un trastorno del comportamiento que en los años 70 del siglo XX fue bautizado con el nombre del cínico de la tinaja. El llamado “Síndrome de Diógenes”, esto es, un total abandono social y personal combinado con acumulación compulsiva de objetos y basura en las casas. Obviamente, es un error llamar a ese síndrome con el nombre de Diógenes de Sinope, ya que él hacía cualquier cosa menos acumular objetos materiales. En definitiva, estamos ante una mala utilización y inexactitud histórica de la ciencia, que al menos ha servido para el nombre del “cínico de la tinaja”, uno de los grandes pensadores de la Historia, se mencione en las televisiones y prensa del siglo XXI. 

Bibliografía y fuentes
Diógenes Laercio. Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres. Editorial Omega, 2003.
C. Garcia Gual: 
- La secta del perro, vida de los filósofos cínicos. Alianza, Madrid, 2005. 
- Vida de los Filósofos ilustres. Alianza, Madrid, 2007. 
C. Cervera. La Historia de Diógenes de Sinope, el filósofo griego que vivía en el indigencia. ABC, Madrid. 2015.

Imágenes: Wikipedia y Wikimedia.

jueves, 16 de julio de 2015

Maravillas del Mundo Antiguo XX: La Columna de Trajano, año 113.

La Columna Trajana sobre las ruinas del Foro de Trajano, rematada por la estatua de San Pedro colocada en el Renacimiento, y a la derecha el imponente y clasicista monumento en honor a Victor Manuel II, rey unificador de Italia.
Enero del año 98 el emperador Nerva, sucesor de Domiciano e iniciador de los llamados cinco buenos emperadores, muere de forma inesperada y le sucede TRAJANO, hijo adoptivo de Nerva y el primer emperador no itálico. Trajano era hispano, de Itálica, una ciudad muy cercana a Hispalis (Sevilla). En ese momento Trajano se encontraba en el Danubio defendiendo con éxito las fronteras del Imperio, de forma que viajó a Roma con celeridad para ser nombrado emperador. Y desde el inicio de su reinado se muestra cabal en su gobierno y respetuoso con el Senado. Tras una larga carrera militar plagada de victorias le tocaba ser emperador, y una de sus más relevantes decisiones es acabar con los bárbaros enemigos del imperio, y en ese momento la amenaza eran los Dacios. Pueblo bárbaro del norte del Danubio (actual Rumania), que desafió con éxito al Imperio en el año 87, cuando su rey Decébalo derrotó a una legión de Domiciano, lo que le obligó a pactar con los bárbaros, toda una humillación para Roma. Para impedir que Decébalo y su reino bárbaro se hicieran poderosos, Trajano decide marchar y ocupar la Dacia en el año 101, con la idea de crear una nueva provincia romana al norte del Danubio. La campaña fue un éxito y en el año 102 los Dacios son derrotados en Adamclisi, y su rey no tiene más remedio que firmar un tratado de paz con Trajano.

Estatua triunfal de Trajano
No obstante, Decébalo rompe con rapidez el acuerdo, al no estar conforme con sus condiciones, y en el año 105 ataca territorio romano, de modo que se inicia la segunda ofensiva contra los Dacios. Una campaña que se asentó en la gran estrategia de Trajano, de colocar torres de vigilancia a lo largo del Danubio. Y, sobre todo, de la construcción de un puente sobre el Danubio para facilitar el paso de las legiones. Una maravilla de la ingeniería de más de un kilómetro de longitud, que se construyó entre los años 104-106 bajo la dirección del gran arquitecto de la época, Apolodoro de Damasco. Un puente que facilitó la victoria romana en el año 106, tras duros combates, los romanos vencen y saquean Sarmizegetusa, la capital de los Dacios. Trajano había logrado su objetivo inicial, que era convertir el reino de los Dacios en una provincia romana, hecho que se consumó en el año 107. El imperio tenía una nueva provincia, pero además la exitosa campaña de Trajano supone un inmenso botín, el llamado tesoro de Decébalo, formado por grandes cantidades de oro y plata de las minas Dacias. Que sirvió para consolidar el reinado de Trajano y sanear las arcas del Imperio, muy afectadas por los desmanes de Domiciano. 

Mapa de la Dacia Romana en el siglo II.
En ese año 107 Trajano regresó triunfal a Roma recibiendo las loas de su sobrino Adriano y del Senado. y se organizó un glorioso ceremonial acorde con el éxito del emperador. Incluso se repartieron monedas entre la plebe con la leyenda “Dacia Capta”, mientras Trajano, ataviado con la una suntuosa toga púrpura, avanzaba en un espectacular carro. Se hicieron sacrificios de miles de animales y se decretaban en honor de Trajano unos eternos juegos en el Coliseo, tres meses de juegos en los que murieron miles de gladiadores. Incluso seis días de naumaquias, las impresionantes recreaciones de batallas navales en lagos artificiales de los romanos. Tras la magna celebración Trajano utilizó el gran botín y riquezas de los Lacios para crear un programa de obras públicas que modernizaran Roma. Entre ellas destacan la reforma del puerto de Ostia, de la Vía Apia, y de las cloacas y red de alcantarillado. Construyó unas grandes termas en su nombre, y sobre el solar de la ostentosa y destruída Domus Aurea de Nerón levantó el llamado “Palacio del Pueblo”. 

El Foro de Trajano y su inusitada escala comparado con los foros de César, Augusto y Nerva, con la gigante basílica Ulpia en transversal y el mercado también construido por Trajano y Apolodoro.
No obstante, la obra pública más ambiciosa era la creación de un gran Foro, el llamado Foro de Trajano. Diseñado por su arquitecto de cabecera, Apolodoro de Damasco, era fastuoso y de una escala nunca vista en la Antigüedad. Una enorme plaza porticada y con exedras en los laterales, dos bibliotecas y una inmensa Basílica o edificio para los asuntos públicos, la Basílica Ulpia, que estaba dispuesta de forma transversal. Un foro inédito en la Historia de Roma y del mundo en cuyo centro Trajano levantó su famosa Columna Trajana, inaugurada en mayo del año 113, como símbolo de una nueva era paz bajo el reinado de Trajano. Una columna de más de 30 metros de altura, formada por 19 bloques de mármol de Carrara de 40 toneladas cada uno, decorada con sublimes bajorrelieves que conmemoraban y vanagloriar las gestas de Trajano contra los Dacios. 

Grabado del siglo XVII de G.B. Piranesi, que describe las escenas de la parte superior de la Columna.
Se relatan las batallas y campañas del emperador en la Dacia a lo largo de una cinta que se enrolla en forma de hélice o espiral, como si fuera un guión cinematográfico (un rollo de unos 200 metros en extensión) cuyas secuencias se disponen un sentido temporal y muy realista. 155 escenas en bajorrelieve de un detallismo soberbio alejado del idealismo, con un gran sentido narrativo e histórico, y un tratamiento plástico de un inusitado matiz impresionista y gran dramatismo. Un relato en espiral que el visitante podía completar desde su base hasta su cúspide, gracias a unas escaleras de caracol con 185 peldaños que llegaban hasta la parte superior o mirador coronado con una estatua de Trajano (desaparecida y sustituida por una de San Pedro en 1588 durante el Renacimiento). Dichas escenas cuentan con 2.662 figuras que muestran todas las vertientes y episodios de las campañas Dacias (ente los años 101 y 106) sobre una sólida base con una inscripción en soberbia escritura cuadrata romana que rezaba “El senado y el pueblo romano al emperador César Nerva Trajano Augusto Germánico Dácico (…) Imperator por sexta vez, cónsul por sexta vez, padre de la patria …". 

Otro grabado de Piranesi en el que podemos apreciar la magna base con la cuadrata inscripción.
Los sublimes bajorrelieves estaban totalmente policromados, un colorido que daría mucho más realismo y detallismo a las escenas de arengas de Trajano, movimientos de tropas, batallas, asedios… en los que Trajano se muestra omnipresente, al parecer unas 59 veces a lo largo de su narración. La pérdida de color no ha restado calidad a unas escenas fantásticas cargadas de dramatismo, desde la inicial travesía por el Danubio y consejo de guerra de la primera campaña en la Dacia, pasando por el campamento, donde Trajano supervisa su construcción, por la marcha y los primeros prisioneros Dacios. Hasta la rendición de Decébalo y sus huestes, que aparecen suplicantes entregando sus armas a Trajano.

Magnífica recreación de National Geographic de los colores originales de los relieves de la Columna.
Se representa con igual detallismo la segunda campaña Dacia, desde la llegada a la costa Dalmata por la rebelión de los Dacios, pasando por escenas de batallas ganadas con Trajano, que es representado como vencedor dirigiendo los sacrificios a los dioses. Hasta la escena de la caída de la capital Dacia, Sarmizegetusa, siendo representados, con todo realismo, a sus habitantes deportados con sus enseres y animales. Y también, la muerte de Decébalo, ya en la cúspide de esta narración helicoidal, aparecen soldados romanos que llevan a Trajano, que está en el campamento, la cabeza del rey del Dacio, que se había suicidado antes de ser derrotado por Roma. Según el historiador romano Dion Casio, en una obra de un siglo posterior a Trajano, “ocupada su capital y todo su territorio, en peligro de caer cautivo, Decébalo se quitó la vida; su cabeza fue llevada a Roma. De este modo la Dacia quedó bajo dominio romano”. Todo una alarde de realismo y dramatismo que, obviamente, no es exacta al 100%, es una historia inspirada en Trajano, que hay que analizarla con toda la cautela histórica de lo que es una magnífica obra de propaganda. 

Replica en yeso de una de las escenas de la Columna, Trajano, a la izquierda, es un omnipresente héroe que contempla como le entregan las cabezas de sus enemigos Dacios. 
La columna narra el relato de la gesta de un héroe, el emperador Trajano, para algunos como el historiador del arte Filippo Coranelli es una obra fabulosa de grandes artistas, para convertir en eterna la memoria de Trajano, hecha por y para el gran emperador. Sin embargo, para Jon Coulston, experto de la Universidad de Saint Andrews, sus relieves son obra de canteros sin proyecto previo y nos salieron de la mente de un maestro. Coulston también llega a decir que “la gente está empeñada en verla como el “telediario” de la época (…) y caen en sobreinterpretaciones, como siempre. Los relieves de la columna son genéricos, la obra de obreros ordinarios. No podemos creer ni una palabra de lo que vemos en ella”. Respetando sus palabras creo que Jon también está reinterpretando bajo una visión muy sesgada la columna trajana. Comparto con él que se han interpretado ideas de la columna que no son ciertas, y que como con cualquier narración de propaganda de la Historia hay que tomar sus escenas con cautela. Pero no comparto para nada su trivialización de los maravillosos relieves de los que podemos sacar veraces conclusiones históricas: 

Otra escena en la que apreciamos a las legiones romanas cargando con el célebre tesoro de Decébalo.
Como la vastísima dimensión del Imperio Romano en época de Trajano, momento de cenit de su extensión, al aparecer representados dentro de las legiones de Trajano soldados africanos, iberos, hispanos, germanos, todos podían ser y eran romanos. Y, por supuesto, ilustra de forma veraz y dramática las violentas batallas de las campañas de Trajano en la Dacia, las feroces legiones romanas contra los barbudos guerreros dacios. La columna no es ni más ni menos que la conmemoración de la gloria eterna de Trajano y la demostración ante el pueblo romano del poder del Imperio sobre los bárbaros (igual que Abu Simbel para Ramses II) basada en unas campañas bélicas reales que, evidentemente, al ser esculpidas pues se toman una serie de licencias. Es la contraposición entre la civilización romana y la supuesta barbarie de unos Dacios (exagerada por las fuentes romanas), ya que carecían de escritura pero manejaban con asombrosa habilidad la metalurgia y al orfebrería. 

Vista actual de la imponente Columna Trajana.
En definitiva, tras 1900 años la Columna Trajana sigue siendo símbolo del glorioso poder de una Roma, que estaba en su gran momento del siglo II d.c. y del primer emperador hispano que lleva al imperio a la mayor extensión y prosperidad de su Historia. Toda una maravilla universal creada para hacer eterna la memoria de Trajano, que tras morir en sus campañas contra los Partos en Asia Menor en el año 117, es llevado por última vez a Roma. Sus cenizas fueron depositadas en la base de su columna, en el centro de su foro, gran epílogo de su vida y su reinado. 

Fuentes y Bibliografía: 
G. Bravo y J. Mangas. Roma. Vicens Vives, Barcelona 1998. 
J. Alvar y J.M. Blázquez. Trajano. Actas, Madrid, 2003. 
J.P. Sánchez. Trajano conquista la Dacia. Historia de National Geographic nº 122, 2014. 
A. Curry. Descifrando la Columna Trajana. National Geographic, abril 2015. 

Enlaces web recomendados:
(Recreación interactiva e impresionante de la espiral de escenas de la columna por National Geographic)
(Artículo original de Andrew Curry y fotografías de Kennet Garret) 

Fotografías: Wikipedia y National Geographic.

viernes, 10 de julio de 2015

Novedades musicales destacadas, primavera de 2015, 2ª parte.


Muse - Drones. Muse son, en mi opinión, la banda de hard rock moderno de 2015 por sus directos, su calidad, su sonido, su capacidad de mover fans de un amplio espectro musical, y, sobre todo, por sacar su mejor disco desde aquel sensacional Black Hole And Revelations. Drones es su disco más potente, más rock duro, con unas guitarras sobresalientes, un sonido que roza la perfección. Y ser su disco más heavy, no le resta ni un ápice de melodía ni de comercialidad bien entendida. Una base rítmica apabullante y unas soberbias melodías vocales de Matt Bellamy, cuyos teclados y sintetizadores subliman el sonido de Drones. Han dejado atrás su senda musical electrónica, progresiva, ampulosa y sinfónica de sus dos últimos discos (The Resistance y 2nd Law), para dar una verdadera lección de como hacer hard rock moderno en el siglo XXI. Y es que Muse se muestran en un estado de gracia absoluto, desde el concepto de su portada y letras, hasta unas composiciones que rallan lo sublime como: la inicial Dead Inside, de ritmo adictivo y melodías vocales pegadizas y soberbias, Psycho basada en un riff genial y una batería potente, paradigma de rock duro contemporáneo, o la magnífica Mercy, accesible y, a la vez, llena de calidad con un estribillo para enmarcar, posiblemente el mejor del año. En nivel, en lugar de bajar, sube con: Reapers, cuyas guitarras pueden ser las mejores de la carrera de Muse, Matt ralla el virtuosismo, el ritmo es superlativo de Christopher Wolstenholme y Dominic Howard, el trio está inspirado a nivel instrumental en un tema diferente, cañero, técnico y pegadizo, causi insuperable. The Handler es otra soberbia demostración musical, de inicio fue mi favorita (luego fueron todas), melodía vocal 100% Muse con unos sublimes agudos de Matt, y un cambio en el centro con un solo de guitarra espectacular. Defector, es potencia y melodía combinadas con un estribillo “free yeah I am free” tremendo. Revolt, por su parte, es otra demostración de ritmo adictivo y estribillo para enmarcar, como la gran balada Aftermath, con unas guitarras iniciales super clásicas en un tema lleno de clase y sentimiento. Y para finalizar un disco Sobresaliente, la compleja y barroca The Globalist, de inicio muy cinematográfico (rollo western), y llena de cambios de ritmo y atmósferas musicales, soberbia, como el estado de forma del grupo del momento en el rock, desde mi punto de vista. 


Nightwish - Endless Forms Most Beautiful. Otro grupo que, para mi, lidera la escena de metal sinfónico, junto con Kamelot, y que a pesar de los cambios de cantante, mantiene un nivel superlativo en cada uno de sus lanzamientos. Ahora reclutan a la heavy/gótica cantante Floor Jensen, obviamente tiene una gran voz, pero sus melodías vocales me han tardado en encajar en Nightwish, no es el rollo operístico de Tarja, ni la pegadiza y teatral Annette, es una voz más clásica, quizás en el siguiente disco ya se acople totalmente. Su trabajo es bueno y Endless Forms Most Beautiful es un disco barroco, complejo, 100% Thomas Holopainen. Composiciones muy teatrales, variadas, con mucha carga de banda sonora, de folk, con la definitiva inclusión como miembro permanente de Troy Donocley y su sección de viento. Con grandilocuentes teclados, potentes riffs, además de unas melodías y estribillos cenit del metal melódico. Y, sobre todo, un disco que gana con las escuchas, por su inmenso repertorio de matices, como unas letras de marcado carácter ecológico. El inicio, tras las palabras del científico Richard Dawkins, es fantástico con Sudder Before The Beautiful, con un ritmo y sonido puro/maduro Nightwish que te atrapa por su gran estribillo, y Weak Fantasy tiene una excelente base rítmica y riffs, potente tema con soberbios momentos orquestales y acústicos. Así llegamos a Elan, clásico medio tiempo accesible de Nightwish, con mucha carga de folk y una preciosa sección de viento, genial. Para seguir con Yours Is An Empty Hope, perfecta combinación de potentes guitarras y arreglos orquestales, junto con un gran estribillo lleno de teatralidad. Our Decades In The Sun es una preciosa balada de coral inicio y preciosistas guitarras acústicas, junto con una lograda y dulce línea vocal de Floor. Las deliciosas y bellas melodías reinan en: My Walden, una canción diferente, con un ritmo folk celta escandinavo que encandila, un estribillo y arreglos de cuerda y viento que la convierten en toda una maravilla. En Endless Forms Most Beautiful, su melodía y estribillo gustan desde la primera escucha, grandes teclados y un ritmo embaucador, con unos potentes riffs de guitarras que sorprenden por su crudeza. En Edema Ruh, otro tema diferente marcado por una melodía que es una delicia y, a la par, que la línea vocal confluyen en un estribillo que enamora. En el final: Alpenglow, otra perfecta fusión entre orquesta, teclados y guitarras, con un estribillo marca de la casa, The Eyes Of Sharbat Gula bello tema instrumental donde la fusión entre los teclados, la sección de viento-cuerda, el coro y orquesta es perfecta, para sentarse y disfrutar. Como en su ampuloso y barroco final con The Greatest Show On Earth, su tema más largo, donde combinan todo lo que saben hacer y llevan más allá sus orquestaciones, sus pianos, cambios de ritmo unidos sonidos de la naturaleza, junto al duelo vocal entre Floor y Marco Hietala, que en este disco lo han reservado para final. Sobresaliente para Nightwish, con un disco fiel, maduro y variado. 


Paradise Lost - The Plague Within. Cada disco de Paradise es un mundo diferente y yo siempre agradezco eso, su anterior Tragic Idol, suponía, en mi opinión, el cenit de su evolución musical hacia canciones con unas melodías y estribillos que enamoraban. Parecen olvidar, en parte, ese sonido y regresar a sus orígenes más oscuros y extremos, algo que agradecerán sus fans clásicos, siempre descontentos con la variedad musical de Paradise, y que, obviamente, a mi no me ha gustado tanto. The Plague Within es un disco muy doom, death y gothic en el que Nick Holmes recupera sus líneas vocales más guturales y rasgadas, dejando de lado sus melodías limpias, que, en mi opinión, son su fuerte, a día de hoy, como pude comprobar en directo. En el inicio si encontramos algo del sonido moderno de Nick y Greg Mackintosh en No Hope In Sight, sabía combinación de melodías limpias y con otras agresivas unidas a un gran estribillo, que pensé que iba a ser la línea a seguir del disco, pero no es así. Las melodías oscuras y doom se van imponiendo en Terminal, aunque es un tema que me gusta por su estructura y estribillo, en An Eternity of Líes, tema muy doom y original con combinación de voces melódicas y limpias femeninas, de mis favoritas. Junto con Punishment Through Time que abunda en esa interesante amalgama de líneas crudas y lúgrubes con otras preciosistas y limpias. El doom y la oscuridad reinan en el disco desde Beneath Broken Earth, un pelotazo de estremecedor metal oscuro al igual que: Sacrifice The Flame, de evocador inicio con voces guturales y guitarras rasgadas, Flesh From Bone, es lo más extremo y death que han hecho en años, el reino de las voces guturales. También Victim of the Past, con grandes arreglos orquestales y combinación de voces en un gran estribillo. Terminando con la diferente y stoner Cry Out, que también me ha gustado por diferente, con soberbias guitarras de Greg, y el final, puramente doom con la oscura Return to the Sun. La producción es espectacular, y Paradise hacen un gran trabajo ofreciendo otro disco diferente y Notable, que, en mi opinión, regresa demasiado a los orígenes, pero que será disfrutado al máximo por los clasicómanos. 


The Answer - Raise a Little Hell. Quinto disco de los norirlandeses The Answer que son, para mi, uno de los mejores grupos del siglo XXI haciendo hard rock, con una de las voces más soberbias del momento, el gran Cormac Nelson. Con cada lanzamiento asientan y maduran su sonido, clásico y moderno a la par. Un hard rock muy cargado de sonidos retro, blues, pero también elementos de rock moderno y directo, con grandes riffs de guitarra y ultra pegadizos estribillos, donde lucen los múltiples registros de la voz de Cormac. One, two, tree, four.. y Long Live The Renegades toda una declaración de intenciones y de lo que saben hacer este cuarteto norirlandés, base rítmica espectacular, mucho feeling y boogie, el estribillo es magnífico hecho a la medida de la cruda y potente voz de Cormac. Los ritmos sencillos y con gancho se suceden en temas para no parar de mover la cabeza como: The Other Side, pegadiza y con una melodía de guitarra sencilla y genial, Aristocrat, tiene un inicio original con un riff vacilón y ritmo cabalgante sensacional, Cigarettes & Regret es diferente, mucho feeling y una melodía vocal que atrapa y confluye en otro estribillo marca de la casa, o el soberbio medio tiempo Last Days of Summer, con aires psicodélicos y cambios de ritmo adictivos, y descomunal solo de guitarra de Paul Mahon. Seguimos con la preciosa balada Strange Kinda’ Nothing, Cormac pone los pelos de punta, derroche de feeling vocal y acústico, me encanta su rollo in crescendo y su estribillo. Luego rock duro sencillo y directo con dos cañonazos llenos de ritmo como: I Am What I Am y Whiplash. Para continuar con dos temas de su línea más americana y comercial, aunque con su personalidad, como: Gone Too Long y, sobre todo, Red, sobresaliente single que se graba a fuego en tu cerebro, paradigma de uno de los mejores grupos de hard rock del siglo XXI. Para terminar este Notable disco, otro más para la colección, la homónima The Raise a Little Hell, con aires a los 70, armónicas sureñas geniales y un estribillo para enmarcar. The Answer demuestran que siguen siendo la verdadera respuesta y luz en el futuro del Hard Rock. 


The Darkness - Last Of Our Kind. Otro gran grupo de Hard Rock, que tras dos grandes discos iniciales se separaron por los insondables del rock, pero que en 2012 se reunieron con un gran disco como Hot Cakes. Ahora regresan a la actualidad siempre liderados por Justin Hawkins, cuya personalidad y voz marcan la trayectoria de este grupo, que si no se llega a separar tras aquel One Way Ticket to Hell…, quizás hubieran sido los nuevos llena estadios, yo los vi en directo en aquella gira y sonaban sensacional. Ahora no llenan estadios, pero nos regalan otro gran disco de hard rock divertido, bailable, sencillo, directo, con grandes coros y estribillos todo sublimado por la voz y falsetes de Justin, que son soberbios y dan mucha personalidad los temas. El inicio es sorprendente con la super original Barbarian, de curioso ritmo que te atrapa y un estribillo donde lucen los gorgoritos de Justin, una gozada de tema. Open Fire, es diferente con un rollo de los 80 (con una aire a The Cult en las guitarras iniciales) pero con su ritmo cuasi bailable y con un estribillo muy pegadizo. Last Of Our Kind es 100% The Darkness, ritmo que te hace mover la cabeza y un estribillo tan efectivo como soberbio. Luego más hard rock sencillo y pegadizo en Roaring Waters, y Wheels of The Machine, un medio tiempo que engancha por su gran melodía y línea vocal. Otro tema diferente es Mighty Wings, de mis favoritos, con un inicio futurista, rollo musical, tema basado en grandes y crudos riffs de guitarra que van creciendo, y con un genial estribillo. La diversión, el buen rollo y el rock no cesan con: Muslide, con mucho boggie, Sarah O’Sarah, de gran melodía y línea vocal que confluyen en un estribillo diferente por la percusión, otra de mis favoritas. Para terminar Hammer & Tongs, más rock bailable que te atrapa, y el gran medio tiempo Conquerors, lleno de sentimiento vocal y buenas guitarras. Notable muy merecido para una banda que, desde mi punto de vista, merece más reconocimiento del que tiene ahora mismo. 


The Night Flight Orchestra - Skyline Whispers. Curioso y sorprendente proyecto de Björn "Speed" Strid (cantante de Soilwork), junto con otros reputados músicos escandinavos en la línea heavy y death melódico, como Sharlee D’Angelo. No obstante, The Night Flight Orchesta nada tiene que ver con eso, son puro rock clásico, vacilón y bailable de raigambre setentera u ochentera, que nos acerca a Kiss, a Survivor o, incluso, a ABBA y a los Bee Gees. La segunda entrega mejora si cabe la primera, de nuevo estamos ante un disco valiente, diferente y lleno de personalidad, además es aún más variado y pegadizo, asentando su sonido sonando absolutamente originales y propios. Son rock suave y bailable desde la inicial Sail On, llena de ritmo y con un estribillo embriagador, aires cuasi discotequeros (un cruce entre Bee Gees y Survivor) en la genial Living For The Nighttime, cuyo ritmo atrapa tu mente y la hace moverse, original y sensacional tema con glorioso estribillo, de lo mejor del año, sin duda. Continúan haciendo mover nuestras cabezas con Stiletto, un "estilete" musical de melodía y ritmos llenos de buen rollo. El rock lleno ritmo y las melodías elegantes no cesan con Lady Jade, potente línea vocal en la que apreciamos la variedad de registros de Björn, I Ain’t Old, I Ain’t Young (me gusta el titulo) otro estribillo para fiebre del sábado noche, y una melodía muy Broadway. El nivel no decae en ningún momento, pasamos a All The Ladies, directa y pegadiza con uno teclados clásicos y estribillo que se graban en tu mente. Luego las originales guitarras españolas en el inicio de Spanish Ghosts, tema diferente con un ritmo delicioso y cadencioso, las melodías vocales de Demon Princess, que destaca por su gran estribillo y cambio de ritmo, gran trabajo del teclista Jonas Källsbäck. En el final influencia de Kiss y el divertimento de Road Less Traveled, y la trabajada llena de rollo de los 70 The Heather Reports, tema que va creciendo sobre una gran melodía y un gran cambio de ritmo con unas guitarras espectaculares. Broche de oro para un disco que por valentía, originalidad, calidad y capacidad de alegrarte el día (al menos conmigo lo logra) se merece un Sobresaliente, geniales. 


Tremonti - Cauterize. Esperado, por mi, segundo disco Mark Tremonti (Creed, Alter Bridge) que ya en 2012 nos regaló un sorprendente disco de debut, All I Was era un discazo de rock duro/metal americano potente y melódico a partes iguales. Ahora regresa con Cauterize y mantiene el gran nivel de su primera obra. De nuevo, podemos apreciar su gran voz, que en Creed o Alter Bridge queda en segundo plano, y su descomunal técnica a la guitarra, con unos solos de un virtuosismo brutal, aseverándose como uno de los mejores guitarristas americanos de la actualidad. Cauterize abunda en la formula de melodías trabajadas y potentes riffs guitarra, gran sonido y variedad al combinar potentes y crudos cortes con magníficos medios tiempos y baladas. 10 grandes temas, para que más, desde la potente y cañera Radical Change, con un gran estribillo y unas guitarras tremendas, la cruda y de ritmo entrecortado Flying Monkeys, cuya melodía vocal central es sensacional y desemboca en otro pegadizo estribillo. La caña y la velocidad continúan con la homónima Cauterize, crudos riffs combinados con una melodía genial y un estribillo que te tiras repitiendo todo el día (time and time again…), como el gran estribillo de Arm Yourself. Luego Dark trip, el primer medio tiempo de melodía soberbia, la crudeza y ritmo cortante del primer single Another Heart, de gran melodía y mejor estribillo, y Fall Again, medio tiempo marcado por un poderoso cambio de ritmo. Para terminar la original y diferente Symphathy, pegadiza marcada por una melodía vocal y estribillo para enmarcar, y Providence, el mejor medio tiempo del disco de grandes guitarras y cambios de ritmo. Notable disco para uno de los músicos más en forma de la escena metal/rock actual.