Novedades musicales destacadas, septiembre/octubre 2014.


Allen - Lande - The Great Divide. Cuatro disco del proyecto de Frontiers Records liderado por dos de las mejores voces del hard rock del siglo XXI. En anteriores ocasiones era Magnus Karlsson el que se ocupaba de la composición, para The Great Divide se ha elegido al excéntrico Timo Tolkki, que tras abandonar Stratovarius, nos da una de cal y otra de arena. Por lo que tenía muchas dudas sobre si esta nueva obra estaría a la altura de las anteriores, pues parece que a tocado arena, y Timo ha sabido crear grandes composiciones, para estas dos sublimes y excelsas voces. A pesar del cambio de productor y compositor las señas de identidad del proyecto se mantienen, con lucimiento para las melodías vocales en un hard rock melódico, variado, con aires progresivos y épicos. Timo añade sus matices de guitarra progresivos, pero, a la vez, accesibles, el mejor ejemplo es la inicial Come And Dream With Me, pura melodía y juego vocal. Seguida de la poderosa y heavy Down For The Mountain, donde luce la profunda voz de Jorn Lande, una pena que este cantante se esté diluyendo entre proyectos y grupos y no se asiente en un gran grupo (hasta 12 grupos y proyectos sin continuidad le acabo de contar). El testigo lo toma Russell Allen dando rienda suelta a su técnica vocal en In The Hands Of Time, en otro gran estribillo, para pasar a la sinfonía de teclados y guitarra de la bella Solid Ground. El disco no decae con la épica y evocadora Lady of Winter, una conjunción perfecta de ambas voces, junto con la potente Dream About Tomorrow. Para terminar, quizás, lo mejor del disco, la progresiva The Hymn To The Fallen, la apasionada y misteriosa The Great Divide, y la elegancia de la gran balada Bittersweet, tremenda amalgama vocal. En definitiva, Notable disco para disfrutar, de nuevo, de dos vocalistas descomunales. 


Amaranthe - Massive Addictive. Tercer disco de los jóvenes suecos Amaranthe, que como ya dije en su momento, son un soplo de aire fresco para la manida escena power metal melódico, y es que han conseguido hacer una propuesta nueva y original basada, fundamentalmente, en la combinación de tres voces. Una femenina, Elize Ryd, quizás la nueva gran sensación del metal melódico. Y dos voces masculinas, la melódica de Jake E Berg, y la gutural de Andreas Solveström, que aportan agresividad y riqueza a la mezcla. Massive Addictive supone el asentamiento definitivo de su sonido, metal discotequero colmado de ritmo e intensidad, caracterizado por melodías y estribillos ultra pegadizos, cuasi pop. Metal fresco y diferente, los puristas se llevaran las manos a la cabeza, pero encantarán a los jóvenes y los más abiertos musicalmente. El inicio es espectacular con Dynamite, el single Drop Dead Cynial y Trinity, ritmos poderosos, grandes guitarras y muchos sintetizadores. El metal divertido y alegre continúa con Massive Addictive, Digital World, Danger Zone o la destacada Unreal, todo es accesible, rítmico y, del mismo modo, suena original. También grandes temas melódicos como: True, gran medio tiempo que se graban a fuego, o Over and Done, de gran sentimiento y trabajo vocal. Siempre Notables Amaranthe, por su propuesta diferente y fresca. 

Evergrey - Hymns For The Broken. Triunfal regreso de Tom Englund y sus huestes, tras varios años de cambios en la formación y buen disco de 2011 (Glorius Collision), ahora regresan al nivel de joyas como The Inner Circle. Y supone el regreso de dos de sus miembros clásicos el guitarrista Henrik Danhage y el batería Jonas Ekdahl. Hymns For The Broken es puro Evergrey, con su original y único metal oscuro de sublimes y cadenciosas melodías guiado por la profunda voz y guitarra de Tom, uno de los grandes músicos de metal europeo. Estamos ante un disco redondo desde la inicial Kings Of Terror, gran single que resume la música de Evergrey, melodía oscura, contundencia, gran ritmo y estribillo para enmarcar. A New Dawn es otro pelotazo lleno de grandeza en una melodía llena de épica y emoción, lucen los teclados y la voz de Tom. Le sigue Wake A Change, una joya musical desde su inicial y melancólico teclado, un medio tiempo de tremendo sentimiento y estribillo. Archaic Rage es contundente y decadente a la vez, llena de pesadez y belleza, con unos cambios de melodías y un estribillo que impresionan. Barricadas es el tema más cañero y rítmico, con grandes y potentes guitarras, que enlazan con un colosal linea vocal llena de melodía, que alcanza su cenit en el sobrenatural estribillo. Pasamos a Black Undertown, puro metal oscuro, con unas armonías tan cadenciosas como llenas de feeling. The Fire es otro de los cortes cañeros con grandes riffs y cambios de ritmo geniales, otorgando variedad al disco. Llegamos a la melancolía y épica de Hymns For The Broken, con una guitarra inicial magnífica y sublime estribillo, y luego llenar todo de melodía con Missing You, una sentida y preciosa balada que desborda emoción en la voz de Tom. Para terminar el disco se rubrica con temas espectaculares: The Grand Collapse, potente y pesada montaña rusa de cambios de armonías y melodías descomunales, y The Aftermath, basada en una melodía llena de calidez, broche de oro para el disco de las melodías oscuras del año. Sobresaliente para Evergrey, uno de los mejores y más personales grupos de metal en Europa, sin duda. 


Flying Colors - Second Nature. Una vez más, y ya van tres este año, tengo que hablar de otro disco de Neal Morse, en mi humilde opinión el músico del año, sin duda, y estamos ante la segunda obra de otra gran banda formada por absolutos genios musicales. Junto a la talento polifacético y caleidoscópico de Neal, encontramos a: Mike Portnoy, Steve Morse, Casey McPherson y Dave LaRue. Unos genios que nos ofrecen, de nuevo, otro gran disco tremendamente variado, pegadizo y accesible. La amalgama de estilos es brutal: el rock progresivo, el hard rock, el pop, el metal, el jazz, el blues rock, todos en su dosis correcta, sonando todo con una coherencia y naturalidad extraordinarias. El disco se abre con la excelsa y progresiva Open Up Your Eyes, verdadera joya de metal/jazz fusión llena de cambios y sobrenaturales melodías acompasadas. Luego entramos en tesituras más accesibles, que son la seña de identidad de Flying Colors, con la pegadiza y llena de ritmo Mask Machine, gran single muy moderno, con un estribillo que se graba a fuego en la mente, ayudado por unos estelares coros. Bombs Away es un tema basado en una linea de bajo muy funky y una melodía para emarcar., es que cada tema es un mundo musical, son la heterogeneidad máxima. Continuamos el viaje con The Fury Of My Love, tema basado en el piano de Neal, una genial balada marcada por un sensacional ritmo de guitarras de Steve y su gran estribillo, donde luce la voz de Casey. A Place In Your World es un tema muy animado y rockero que destaca por un estribillo que desprende buen rollo. Para pasar a Lost Without You, un tema lleno de delicadeza musical, toda una delicia llena de matices y un estribillo que emociona. One Love Forever es puro ritmo rockero con elementos jazz/folk y grandes guitarras, y la balada Peacefull Harbor, una de las melodías del año. Para terminar, Cosmic Symphony, otro corte lleno de progresivo fusión, delicadeza, con momentos experimentales y otros accesibles y melódicos. Flying Colors son pegadizos y progresivos, algo muy original que les hace ser Sobresalientes


Mr. Big - The Stories We Could Tell. Mr. Big es otro de los grandes grupos clásicos que Hard Rock que han sabido volver a la actualidad con discos a la altura de sus clásicos. El disco coincide con la desgraciada noticia de que Pat Torpey, su gran batería, padece un avanzado parkinson que le imposibilita tocar con ellos todos los temas en directo, pero en el disco aún participa como batería principal, una pena, otro de los grandes que enferma. Pero vamos a The Stories We Could Tell, un disco a la altura de su anterior y sublime What If, que suponía su regreso triunfal. De nuevo, nos encontramos con cuatro genios de sus instrumentos en su mejor versión, y lo más importante todos son únicos y originales con su instrumento. El disco arranca con la rítmica y dinámica Gotta Love The Ride, de gran estribillo y desarrollo instrumental, seguimos con I Forget To Breathe, 100% Mr. Big con su ritmo de guitarra divertido, muy funky y entrecortado. El destacado inicio se completa con Fralige, tema muy melódico, donde luce la melodía vocal de Eric, me recuerda a la época del Bump Ahead. Continúan con Satisfied, otro clásico modernizado de Mr. Big, mucho dinamismo y un estribillo marca de la casa, para tararear sin fin. Y volvemos a la cálida melodía de la mano de The Man Who Has Everything, bella balada llena de sentimiento vocal, para regresar a buen rollo y dinamismo con Monster in Me, de original estribillo y tremenda linea de bajo, y la rockera What If We Were New?, con unas líneas de guitarras y voz sublimes. Continúan con una de mis favoritas, el gran medio tiempo East/West, pura melodía acústica y un estribillo glorioso. Vamos terminando con la cañera y potente The Light of Day, muy directa, la gran balada Just Let Your Heart Decide, preciosa base acústica y mucho feeling. En el final, la rítmica y destacada It’s Always About That Girl, 100% su ritmo entrecortado con gran estribillo y coros. Terminan con la homónima The Stories We Could Tell, original y diferente por su estructura mas pausada y densa, curioso tema para cerrar un Notable disco. 


Poets of the Fall - Jealous Gods. Los genios finlandeses de la delicadeza y la melodía en el rock, regresan con otro gran disco rock muy suave y cálido colmado de originalidad y personalidad. Con sus sobrenaturales, cuidadas y elegantes melodías, que nos permiten disfrutar de la sublime y preciosa voz de Marko Saaresto, que personalmente me emociona como pocas voces lo han hecho en el rock. De nuevo, Poets of the fall nos ofrecen otra obra llena de variedad, belleza y grandeza, es que estamos ante grupo desprende magia El inicio es sensacional con Daze, un single para poner en las antologías del rock comercial, de grandiosa melodía, estelar estribillo y la voz de Marko en todo su esplendor, para reproducir una y otra vez, al menos eso he hecho yo. Son los reyes de las melodías y lo demuestran en Jealous Gods, preciosa, con un ritmo creciente que desemboca en un estribillo que se graba en la mente, y Rumors, que es relajada y delicada, con una melodía que enamora. Brighter Than The Sun es pura comercialidad bien entendida, y unas guitarras acústicas que realzan una colosal linea vocal, y Love Will Come To You, marcada por ritmo militar muy suave, ejemplo de su sorprendente capacidad para crear atmósferas accesibles y bellas. Pasamos a Rogue, sorpresa, un tema instrumental, lleno de ritmo y calidad instrumental, con una línea de guitarra virtuosa. No obstante, llegamos al cenit melódico del disco, la gloriosa balada Rebirth, una de las balada del año, pureza y calidez vocal acompañada de la guitarra acústica, sólo con eso desprenden más sentimiento que la mayoría de grupos. Hounds To Hamartia es más dinámica y épica, con grandes guitarras y el estribillo 100% Poets. Mas rockeras y potentes son Clear Blue Sky, con gran ritmo, y Choice Millonaire, muy moderna. Para terminar otra suprema demostración de como crear melodía en Nothing Stays The Same, otra gran balada, que cierra un Notable disco de unos maestros a la hora de crear belleza a través de la melodía. 


Scar Symmetry - The Singularity (Phase I - Neohumanity). Los suecos Scar Symmetry regresan a la actualidad y lo hacen con un disco soberbio, cercano a sus clásicos Pitch Black In Pogress y Holographic Universe, demostrando que, definitivamente, se han superado la marcha de su cantante original Christian Älvestam. Holographic quizás sea insuperable, pero nos ofrecen un disco conceptual (estamos ante la primera parte de una trilogía) que contiene todas las señas de identidad del grupo: sublimes e impolutas guitarras de Per Nilsson, grandes teclados y sintetizadores, sus clásicas, soberbias y bellas melodías cuasi poperas combinadas con ritmos endiablados y líneas death metal. Y, sobre todo, unos estribillos dulces y pegadizos, donde apreciamos totalmente acoplada la dualidad vocal entre la pulcritud de Lars Palmqvist y la oscuridad y guturalidad de Roberth Karlsson. Otra virtud es que estamos ante un disco conciso y corto, yo diría justo, para escuchar una y otra vez y que no cansa. Abren fuego con un tremendo Neohuman, la base rítmica y teclados hacen de colchón para una tema magnífico lleno de ritmo, que alcanza su cenit en un estribillo tan pegadizo como precioso. Los estribillos te dejaran boquiabierto, como en Limits To Infinity, la unión del death metal gutural y belleza del pop-rock soft, una pasada. Cryonic Harvest tiene una gran melodía de guitarra y mucha calidad instrumental con otro gran estribillo para la colección. En esa línea rítmica y cañera está The Spiral Timeshif, que facilidad para crear lineas vocales y melodías. Gran virtuosismo en la instrumental Children of the Integrated Circuit, pasando al trallazo Neuromancers, lleno de cambios de ritmo y juegos vocales. Para terminar la compleja Technocalyptic Cybergeddon, donde demuestran todo su repertorio de ritmos instrumentales, capacidad para crear y unir pasajes ultramelódicos con atmósferas muy oscuras. Gran tema que rubrica un Sobresaliente disco, quizás las segunda y tercera parte sean aún mejor, habrá que esperar con avidez. 


Slash - World on Fire. Slash regresa a la palestra musical con otro gran disco acompañado de una de las voces del rock del siglo XXI, Myles Kennedy, y el resto del grupo, que se hacen llamar The Conspirators. Creo que estamos ante una soberbia obra de rock con mayúsculas, pero que resulta algo difícil de digerir del tirón por sus 17 temas, creo que son demasiados, aunque sean muy buenos. Hay que escuchar el disco muchas veces y con detenimiento para sacarle todo su jugo, yo hubiera dejado el disco en 12 o 13 temas y el resto los hubiera sacado en plan extra o bonud cd, y creo que estaríamos ante una obra si cabe más redonda. Sería eterno comentar cada tema, por lo que hablaré de algunos, y que cada uno escuche el disco y se haga una idea. Mis favoritos serían: World On Fire, gran single lleno de la energía del mejor rock y su gran estribillo, la gloriosa melodía de guitarra y vocal de Shadow Life, la potente Automatic Overdrive. El gran inicio de disco se completa con Wicked Stone, mi tema favorito del disco, glorioso y pegadizo riff y puro hard rock lleno de adrenalina, y un estribillo en el que Myles lo borda. Destacaría también la balada Bent To Fly, colmada de sentimiento, con su melodía da contrapunto a un disco muy directo. Un gran tema como Stone Blind, de repasado inicio y que va creciendo terminado en derroche de rock y voz. La cañera Too Far Gone, la guitarrera y con mucho buen rollo Withered Delilah, la relajada y original Battleground, y del final destaco The Disisident, corte diferente del disco, rollo sureño rock comercial bien entendido, y me encanta su estribillo. Notable disco de Slash y Myles, que no llega al sobresaliente por un exceso de minutos.No obstante, si eres amante del buen rock no puedes dejar escapar, quizás te gusten otros temas, hay para dar y tomar. 


Slipknot - .5: The Chapter Gray. Por fin tengo en mis manos en nuevo disco de Slipknot, he tenido que esperar nada menos que seis años desde su excelso y apabullante All Hope Is Gone, cuyo nivel y variedad musical se me antojaban difícil de igualar, y no digamos superar. Yo no voy a decir si uno es mejor que el otro, no puedo, pero .5 The Chapter Gray está al mismo nivel, a la altura del grupo de metal más sorprendente del siglo XXI. Y lo que es más sorpresivo es que mantienen el nivel tras la trágica muerte de su bajista, Paul Gray, uno de los pilares del grupo, incluso se rumoreó la disolución del grupo. Y la salida de Joey Jordison, un coloso de batería, por diferencias musicales. Dos bajas que parecían casi imposibles de sustituir con éxito, pero Corey Taylor y el resto lo han conseguido, lo que demuestra una vez más que la vida sigue, y menos mal, hubiera sido una tragedia quedarnos sin Slipknot. Sus sustitutos Alessandro Venturella y Jay Wienberg hacen una magnífica labor, al bajo y la batería, respectivamente, no son Paul y Joey, obvio, pero el resultado es sensacional. Estamos ante, quizás, la base rítmica más apabullante y descomunal que he escuchado, algo en lo que tiene mucho que ver la gloriosa producción y el impoluto sonido del disco, de la mano del propio grupo y Greg Fidelman, otro gurú del rock/metal. Como dijo Corey no hace falta a Rick Rubin para sonar bestiales, bueno él dijo que era un “fucking mito”, algo bastante cuestionable, por otra parte.

.5: The Chapter Gray es una apisonadora, una estampida sónica, que te aplasta sin compasión, y además todo suena con una coherencia sobrenatural. Las voces, la guitarras, la percusión, la base rítmica, los sintetizadores…todo está encajando con precisión de cirujano, la complejidad y bestialidad de Slipknot así lo exigen. Estamos ante una obra larga, era de esperar, 14 temas (más 2 bonus tracks), para escuchar muchas veces antes de emitir un juicio. Un disco variado, aplastante y acojonante, que inspira terror, pero también cuenta con buena dosis de melodía y de grandes guitarras, esa linea evolutiva que los ha convertido en mi grupo favorito de metal. Hablar de todos los temas sería eterno, además están llenos de gran variedad de matices: devastadores ritmos, tremendos juegos vocales (Corey mantiene su gran nivel y variedad de registros), afinadas y limpias guitarras, partes que te aniquilan sonoramente, junto con momentos armónicos y melodías muy cuidadas redundando en grandes estribillos. El inicio es insuperable con temas como: Sarcastrophe, AOV, The Devil in I son buena muestra de la variedad que mencionaba, tienen de todo, y todo en su justa medida. Killpop destaca por su gloriosa melodía, eso es lo que yo llamo evolución como forma de mejora. Al igual que Goodbye, basado en una melodía y un cambio de ritmo con guitarras magníficas que sorprenden. Son el contrapunto ante auténticas barreras y explosiones sónicas como Skeptic, Lech o Nomadic, con una melodía en el estribillo que engancha. Junto con el rodillo industrial/thrash de Custer o The Negative One, que te aplastan como una fresadora eléctrica. Slipknot van vuelto a facturar un señor y Sobresaliente disco, mantienen su señas de identidad y su impecable evolución sonora. ¿Estamos ante el disco de metal del año? pues, probablemente, si. 


Threshold - For The Journey. Los ingleses Thershold son uno de los mejores grupos de metal progresivo europeo, incluso puede que los mejores. Regresan con otra gran y variada obra musical, con unas melodías y unos estribillos descomunales y evocadores. Damian Wilson regresó para sustituir al gran y desconocido cantante Andrew 'Mac' McDermott, que murió de forma repentina, y el grupo suena igual de bien. Como ya dije en su momento, una pena que este grupo no haya tenido más repercusión, lo tienen todo para ser uno de los grandes del género. Temas tremendos llenos de sentimiento, melodía, técnica instrumental, cambios de ritmo guiados por las lineas de guitarra de Karl Groom y los excelsos teclados de Richard West. Desde la inicial Watchtower On The Moon, tema con un ritmo genial y mucho dinamismo. Todo es 100% Thershold, es que tienen un sonido  propio y desde el primer acorde sabes que son ellos, una gran virtud. Unforgiven es melódica, evocadora y pesada, en la que la poderosa voz de Damian luce en un gran estribillo. The Box es la gran Opus del disco, mas de 10 minutos de melodías, lineas acompasadas, cambios de atmósfera y demostración de virtuosismo instrumental, soberbio tema. Pasando a la directa y cañera Time To Dust, puro ritmo, o a la gran balada Lost In Your Memory, de gloriosa melodía de piano y una melodía vocal para emocionar. Autumn Red es cadenciosa y oscura, llegando a The Mystery Show, medio tiempo lleno de intimismo. Terminamos con Siren Sky, más heavy y potente, todo un ejemplo de metal progresivo accesible. Broche de oro para otro Notable disco de Thershold.


Work Of Art - Framework. Tercer disco de los grandes maestros escandinavos del rock melódico/AOR, sus dos primeros discos, sobre todo el primero, suponían un soplo de aire fresco en el estilo. Y ahora “Obra de Arte" regresan con Framework, un señor disco que ha cubierto totalmente mis expectativas, disco de rock melódico del año, junto a Overland. Estamos ante tres genios del AOR de la actualidad, que recogen la mejor esencia de los clásicos (Chicago o Toto) y le dan su propia personalidad y sonido. El genial Robert Sall es un maestro de las melodías de guitarra y los teclados envolventes, los coros y la voz de Lars Safsund roza lo superlativo, y un gran sonido de la batería de Herman Furin, la conjunción entre los tres músicos es perfecta. Y se aprecia en unas composiciones estelares colmadas de una clase infinita, partiendo de Time To Let Go, un tema inicial lleno de ritmo y dinamismo, con unos magníficos teclados y estribillo. Las melodías son las protagonistas absolutas como en How Will I Know, de sublime linea vocal y de guitarra, junto con unos coros y estribillos muy pegadizos. Shout ‘Till You Wake Up, es mi favorita, tiene un inicio relajado de teclados y va creciendo a través de unas grandes guitarras, y, sobre todo, cuenta con unos alucinantes cambios de ritmo a base de teclados de jazzprog. Can’t Let Go es otro gozada melódica con un estribillo muy rítmico que se graba a fuego. Llegamos a un How Do You Sleep At Night, un tema espectacular lleno de matices y cambios, armonía y ritmo pegadizo en suprema fusión. El nivel de excelencia se mantiene con Over The Line, super pegadiza con una genial melodía y estribillo, The Machine, es muy potente y rockera. Las melodías alcanzan su cenit con el medio tiempo Hold On To Love, de clase infinita, con Natalie que rebosa dinamismo, y la elegante y cálida The Turning Point. Sobresaliente para esta obra de arte de los Work of Art.

Comentarios

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).