Pasajes de la Historia XXIV: El Imperio Acadio de Sargón, el primer Imperio de la Historia.

Busto de un gobernante acadio, probablemente Sargón.
La aparición del Estado se produce durante el III milenio a. C., sumerios y acadios elevaron a la civilización mesopotámica a nuevas cotas de complejidad, surgiendo las ciudades-estado. Ciudades gobernadas por un rey militar asistido de un complejo aparato burocrático y sacerdotal, basadas en el templo como centro de poder. Con un importante desarrollo de la metalurgia, la orfebrería y del comercio, apareciendo las primeras monarquías e imperios de la Historia. Mesopotamia durante el III milenio a.C. se caracterizaba por las luchas entre esas ciudades por controlar el poder, el control de las tierras y de las rutas de comercio. Hacia el 2500 a.C. se impone la ciudad de Kish con su rey Lagash, y, posteriormente, la ciudad de Uruk con su rey Lugalzagesi, que extiende sus fronteras hasta Siria y Palestina, apareciendo la idea de imperialismo. Unos conflictos entre ciudades que generan debilidad del Sumer, ante esa situación va a surgir el nuevo poder de los acadios. Pueblo semita del norte de Mesopotamia, del país de Acad, que dirigido por Sargón, va a crear el primer Imperio conocido, hace unos cinco mil años. 

Extensión del Imperio Acadio en tiempos de Sargón.
El Imperio Acadio (2333-2154 a. C.) lo forjó el mítico Sargón, ya que como siempre en el Mundo Antiguo nos encontramos entre la historia y el mito. Según textos tardíos, los orígenes de Sargón son humildes, era copero del rey Urzababa de Kish. En el año 2333 a.C. Sargón se levanta contra su rey y asciende al trono como nuevo rey de Kish, convirtiéndose con celeridad en el líder del país de Acad. Lugalzagesi (Lugal=rey/gran hombre), rey de Uruk, ciudad que dominaba el Sumer, acude en ayuda de Kish, pero Sargón derrota a la coalición de ciudades-estado lideradas por Uruk, capturando y humillando a Lugalzagesi. De modo que, con su expansión militar y territorial reúne en su cetro a toda Mesopotamia (extendiéndose hasta Siria y Asia Menor) y crea un gran imperio que se extiende desde el Golfo Pérsico hasta el mediterráneo. Sargón fue fundador de una dinastía y del primer gran imperio de la Historia, además de ser ejemplo de gobernante y militar durante milenios en la zona de Mesopotamia. Numerosos textos y fuentes alaban sus habilidades en el combate y la política. Lo comparan con un león por su fiereza y determinación, además en el famoso relato acadio Rey de la batalla, que habla de la belicosidad de Sargón y los acadios, diciendo de Sargón “no existe adversario para ti (...) tus enemigos están aterrados...” 

Estandarte de ur, muestra de la lucha constante entre las ciudades-estado sumerias.
Sargón fue una gran militar y conquistador, que se convierte en rey de Kish, Ur y Uruk, conquista Susa o la ciudad de Ebla, unificando el país de Acad y el Sumer, él mismo se autodenomina “rey de los cuatro cuadrantes”. Además fue un gran gestor capaz de organizar una eficiente maquinaria administrativa y económica sobre la que se asentaba su Imperio. Desde Acad, su capital, mantiene el poder social y político gracias a una eficiente burocracia y el ejército. De esta forma, fue el primer gran emperador de la Historia y detentó un poder que hasta entonces no había tenido ningún otro hombre. Tal fue la grandeza de Sargón, que los asirios, grandes dominadores militares de la zona mil quinientos años después, lo convierten en un personaje mítico. Inventado una leyenda (que luego encontraremos en Moises, Ciro o Romulo y Remo). Sargón, hijo ilegitimo de la sacerdotisa Azupinaru, fue abandonado en un cesto de juncos en el Eufrates, siendo encontrado por un aguador llamado Akki, que lo crió como su hijo. Y cuando se convirtió en un poderoso joven, se enamoro de él la diosa Ishtar y le concedió la realeza sobre todo el Sumer.

La sublime Estela de la Victoria
Sargón muere en el 2278 a.C., y sus hijos Rimush y Manishtushu consolidan su Imperio e, incluso, lo amplían con nuevas conquistas. Manteniendo la política de su padre de férreo control de sus dominios y expansionismo militar, además de acabar con rebeliones de ciudades como Umma o Lagash. Rimush conquistó, definitivamente, la zona del Elam (actual Irán), mientras que Manishtushu (que pudo ser el responsable de la muerte de su hermano en una conspiración palaciega) asegura el Elam y además ocupó la zona de Omán, comprando gran cantidad de tierras para recompensar a los soldados, imponiendo su total control sobre el Golfo Pérsico. No obstante, el imperio acadio forjado por Sargón llega a su cenit político, militar, económico y a su máxima extensión territorial con su nieto Naram-sin, en el 2255 a.C., al conquistar la zona de Anatolia y Ebla en Siria. Se autodenominó rey de las cuatro regiones, en alusión a ser el dominador de todo el mundo conocido e, incluso, se denomina “dios de Acad”, estamos ante primeros indicios de divinización real. 

Detalle de Naram-sin con casco de cuernos, divinizado en su Estela de la Victoria
Naram-sin amplia y mejora el aparato administrativo del Imperio, creciendo la red administrativa de forma sustancial, incluyendo a miembros de la familia real. Aunque tuvo que hacer frente a un levantamiento interior de todas la ciudades sumerjas, que le llevó a verse cercado, pero, finalmente, sale victorioso y queda divinizado como representante de los dioses sumerios en la tierra. De ese modo, nos encontramos con la célebre la Estela de la Victoria que reza así “Naram-sin, el rey fuerte, dios de Acad, rey de las cuatro regiones del mundo...”. Una estela de piedra arenisca de dos metros de altura, mando crear Naram-Sin para honrar una de sus primeras victorias sobre los peligrosos pueblos Lullubi o Guti (pueblo nómada de los Montes Zagros en Irán). La estela que fue encontrada por el famoso Jaques de Morgan en Susa (Irán) y es una de la piezas maestras del arte mesopotámico. Al no estar estar dividida en partes horizontales, como era habitual, sino que es una única escena. En la que se muestra al nieto de Sargón a mayor tamaño pisoteando a sus enemigos (entre ellos Satuni, rey de los Guti) ataviado con un casco con cuernos, símbolo de los dioses.

Ur, ciudad conquistada por Sargón, imagen de su gran zigurat construido en el siglo XXI a.C.
Según textos mesopotámicos como la Maldición de Acad, Naram-sin es el responsable de la caida y crisis del imperio por su falta de ortodoxia religiosa, pero la realidad es que la decadencia comienza con su hijo Sharka-lisharri, que accede al trono hacia el 2192 a.C. Que ve impotente como el imperio de sus antecesores, del gran Sargón, se va desintegrando ante el empuje de pueblos bárbaros como los amorreos y, sobre todo, los antes mencionados pueblos Lullubi. Los Guti ocupan el imperio acadio que estaba sumido en un caos administrativo y económico. Como siempre, los gran grandes imperios, y el primer gran imperio de la historia así lo confirma, desaparecen y se hunden por combinación de varios motivos. De esta manera el prístino Imperio de Sargón y Naram-sin desaparece en el 2154 a.C., tras dos siglos de esplendor.

Bibliografía: 
A. Leo Oppenheim. La Antigua Mesopotamia. Gredos, Madrid, 2003. 
M. Liverari. El Antiguo Oriente. Historia, sociedad y economía. Crítica, Barcelona, 1995. 
J.N. Postgate. La Mesopotamia araciaca, sociedad y economía en el amanecer de la Historia. Akal, Madrid, 1999.

Comentarios

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).