Novedades musicales destacadas, abril 2013.


Avantasia - The Mistery Of Time. Tobias Sammet se ha convertido, sin ninguna duda, en el mejor músico y compositor de metal/rock melódico, con cada entrega de su proyecto operístico Avantasia se ha ido superando, hasta dejar a su grupo Edguy en un segundo plano. Y es que Avantasia ya es su grupo, una maravilla de grupo, además Tobias nos ofrece con cada nueva y épica Opera Rock muchas novedades y una mayor amplitud en sus miras musicales, junto con nuevas e inesperadas colaboraciones (como Eric Martin, Joe Lee Turner o la orquesta Babelsberg) que hacen, cada vez, más ricas y variadas sus obras. The Mistery of Time me parece una pasada musical total, desde su apertura con la sinfónica, orquestal y sublime Spectres, de original ritmo lleno de puentes y cambios. Seguimos con The Watchmakers' Dream, puro hard rock clásico con un magnífico Hammond que lo inunda todo. Black Orchid es otra maravilla llena de orquestaciones sublimes y cambios de ritmo, tremenda. El mejor metal melódico de la actualidad llega con Where Clock Hands Freeze y un tremendo y desgarrador Michael Kiske, velocidad y melodías vocales insuperables, una joya. Sleepwalking, el single, es el contrapunto comercial, pero genial, pop-rock, una maravilla melódica el dueto Tobias y la desconocida Cloudy Yang. La segunda parte del disco se abre con la larga y progresiva Savior in the Clockwork, llena de grandes guitarras y juegos vocales. Proseguimos con la cañera y potente Invoke the Machine con Ronnie Atkins (Pretty Maids), y la maravillosa balada Whats Left of Me, donde se luce el gran Eric Martin. Para terminar con Dweller in a Dream, otro pelotazo de metal melódico de la pareja Sammet/Kiske, y la final, The Great Mystery, ampulosa y orquestal llena del sentimiento vocal de Bob Catley. Una vez más, Sobresaliente para el señor Tobias Sammet. 


Deep Purple - Now What!. Sorprendente e inesperado gran disco (de simplona portada) de los clásicos Deep Purple, mitos vivientes y pioneros del hard rock y el heavy metal que nos sorprenden con una nueva entrega discográfica sensacional, algo, al menos para mi, muy sorpresivo. Sin el renegado del rock, Ritchie Blackmore, y sin el tristemente fallecido y genio de las teclas John Lord, Deep Purple existen y nos regalan un grandísimo disco. Y es que Steve Morse, Don Airey, Roger Glover, Ian Pace, e, incluso, el ya limitado Ian Gillan, son músicos tremendos. Sobre todo Steve y Don dan una lección de como llevar la música de Deep Purple a la vanguardia musical del siglo XXI. No hay mas que escuchar la maravilla que abre el disco, una sensacional A Simple Song. Seguido por originales y sorprendentes cortes como Weirdistan, de gran ritmo, atención a los teclados futuristas del señor Airey, la progresiva Out Of hand, con una exhibición de la guitarra de Steve, la clásica y potente Hell to Pay, todo con grandes cambios y bellas melodías y teclados, como en el original medio tiempo Above And Beyond. Las delicias sonoras siguen con Uncommon Man, tremenda, progresiva, vanguardista y setentera a partes iguales, con la belleza y tranquilidad de All The Time In The World o la modernidad sonora, oscuridad y cambios de ritmo de Vincent Price. Desde mi punto de vista, gran y Notable disco de Deep Purple, que parece increíble aún tengan mucho que decir en el panorama musical actual.


Him - Tears On Tape. Los finlandeses Him, grandes del metal/rock gótico a finales del siglo pasado con discos como Razorblade Romance, regresan a la actualidad musical tres años después de su irregular Screamworks, y las huestes de Ville Valo regresan con fuerza. Ya que Tears on Tape nos devuelve a los mejores Him, con su Love Metal aderezado con grandes y envolventes teclados, que crean atmósferas de rock gótico lleno de romanticismo, y unas melodías vocales sensacionales de señor Valo. No hay más que escuchar el single All Lips Go Blue (envolvente y rítmico) para ver que Valo sigue en forma. Los temas 100% Him de la nueva época se suceden como: Love Without Tears (puro Love Metal), I Will Be The End Of You (más cañera y metálica), Into The Night o Drawn & Quartered, en los que podemos apreciar esa combinación de armonías vocales y juegos envolventes de teclado, que los hizo grandes. También sus grandes medios tiempos como el homónimo Tears On Tape, muy lograda, pegadiza y adictiva. Y temas que me han sorprendido bastante como Hearts At War (oscuro y guitarrero), W.L.S.T.D. (muy intenso) y, sobre todo, No Love, lleno de curiosos agudos de Valo, de caña y de garra. En definitiva, Notable regreso discográfico, de unos Him, que para alegría de sus fans recuperan su mejor nivel. 


Killswitch Engage - Disarm The Descent. Los grandes del metal/metalcore moderno americano regresan a la actualidad, y lo hacen, de nuevo, demostrando como hacer metal arrollador y cañero, que combina a la perfección la potencia y velocidad con la belleza y la melodía. Además contaban con el hándicap de la pérdida de su gran cantante, Howard Jones, pero el regreso de su cantante original, Jesse Leach, ha sido una gran decisión. Jesse tiene una tesitura vocal similar a Howard, quizás algo más gutural, pero consigue mantener la esencia melódica de los Killswitch. ya que nos siguen deleitando con su sublime combinación de partes llenas de potencia y agresividad con otras llenas de estribillos pegadizos y melodías sublimes. Junto con una base rítmica tan afilada y pesada como siempre, y unos magníficos riffs de guitarra. Es un disco corto, lleno potencia no hay más que escuchar su portentoso inicio, con dos temas explosivos lleno de intensidad y melodía como son The Hell in me y Beyond the Flames. Seguidas de un brutal y pesado The New Awakening y el sensacional single In Due Time, todo un decálogo de como hacer metalcore melódico. Todo es contundencia y velocidad combinada con juegos vocales tremendos y unas melodías llenas de frescura en cortes como: A Tribute to the Fallen, All That We Have, You Don’t Bleed for me o la melódica Always. Notable para Killswitch Engage, quizás, al menos para mi, el mejor grupo de metalcore melódico. 


Kvelertak - Meir. Segundo disco de Kvelertak, un original grupo noruego, con un sonido totalmente novedoso mezcla de rock and roll, punk rock, hard rock melódico, y sonidos del viking, del black y del flok metal de sus tierras nórdicas. En su primer disco ya apuntaron maneras, pero ahora regresan con una obra mas madura, con calidad e ideas, y sobre todo, con mucha originalidad. Ritmos frenéticos, sonido muy crudo y macarra, guitarras afiladas e endiabladas, voces muy sucias combinadas con otras muy impolutas y limpias, en temas cantados en noruego, lo que abunda en la extrañeza y originalidad. Mucha base de metal pesado tradicional y viking/black nórdico en un inicio devastador con: Spring Fra Livet o Trepan. Muchos aires folk norteño en la magnífica Evig Vandrar, mucha raigambre del punk rock sueco y rock clásico escandinavo en el guitarrero single Bruane Brenn, en la cruda y densa Smilepisk, o en la final Kvelertak, en las que sobresalen los tremendos riffs de guitarra y unos estribillos muy reconocibles. Si piensas que en el metal/rock ya está todo inventado, te recomiendo que escuches Kvelertak, son Notables y diferentes, además de tener mucho margen de evolución y mejora. 


Spiritual Beggars - Earth Blues. Octavo disco del grupo de Michael Amott (ex-Carcass y Arch Enemy), que nada tiene que ver con el death metal, Spiritual son stoner metal y rock clásico muy cercano a los 70. Que ya demostró su calidad con discos como Mantra III o Ad Astra, y que ahora regresan con un disco totalmente imbuido en el hard rock de los setenta (de Black Sabbath, Zeppelin, Rainbow, Deep Purple o Uriah Heep) pero con mucha potencia, personalidad propia y mucha psicodelia. La voz de un cada vez más potente y grave Apollo Papathanasio (Firewind) hará las delicias de cualquier fan del heavy metal clásico setentero. Spiritual Beggars combinan el stoner, el metal, el rock clásico y el rock psicodélico en temas contundentes y originales como: Sweet Magic Pain (llena cambios y con un mágico teclado), la inicial y single Wise As a Serpent (directa e hipnótica), One Man’s Curse (con gran estribillo y trabajo vocal). Todo son Hammond y pianos en Kingmaker o en Too Old To Die Young, o la tremenda, psicoldélica y atmosférica Dreamer, una joya musical y vocal que corona un disco Notable, de un gran grupo lleno de calidad que hace un homenaje a los clásicos pasándolos por su personal prisma musical.


Stone Sour - House Of Gold & Bones Part 2. Hay que decir que sacar dos discos en tan sólo unos meses es una maniobra muy arriesgada, que a otros grandes del rock duro actual como Coheed And Cambria les salió bien, pero que a Corey Taylor y sus Stoner Sour, quizás no tanto. La primera parte es sobresaliente y esta segunda entrega en simplemente notable. House Of Gold & Bones Part 2 es algo inferior, pero también es diferente y original, por lo que mantiene a Stone Sour, como ya dije en su momento en la cima del metal internacional. Estamos ante un disco más oscuro, denso y pesado que se abre con una canción llena de extrañeza y oscura pesadez, Red City, de melodía lúgubre y brutales cambio vocales, pero cambian rápidamente de tercio con Black John, quizás el tema ideal para iniciar el disco, ya que enlaza a la perfección la primera parte. No obstante, de nuevo se adentran en atmósferas opresivas llenas de densidad en: Sadist y Peckinpah, lo que nos descoloca y hace difícil que el disco entre a la primera. Luego retoman lo que mejor saben hacer, que no es otra cosa que la melodía y potencia en perfecta conjunción, con sublimes estribillos en: Stalemate (crudo y tremendo medio tiempo), Gravesend (llena de ritmo, una de mis favoritas), además del tremendo medio tiempo 82, y el gran single Do me a Favor, muy directo y de gran estribillo. En definitiva, a pesar de lo extraña y densa que es esta segunda parte, estamos ante un disco Notable, de un grupo fresco y original, que mantiene su status de gran esperanza y realidad del metal actual. 


Volbeat - Outlaw Gentlemen & Shady Ladies. Ya dije en su momento que los daneses Volbeat son el mejor y más original grupo surgido en los últimos años en la escena metálica, y, de nuevo, lo vuelven a demostrar. Ya que Outlaw Gentlemen & Shady Ladies no sólo mantiene el nivel de su increíble Beyond Hell/About Heaven, sino que sigue abundando y mejorando su particular forma de metal fusión de rock and roll, thrash y rockabilly, es como si Metallica y Elvis se dieran la mano. Como ya dije una vez es alucinante la pasmosa facilidad con la que pasan del thrash metal al rock más bailable y enérgico. En grandes temas llenos de sensacionales melodías y mejores estribillos, todo liderado por la voz de Michael Poulsen, además creo que ha sido un gran acierto la incorporación de Rob Caggiano (ex-Anthrax), ya que da más solidez a Volbeat. Todo es muy americano, con un aire constante a Western, tanto en las letras como en la música, desde la inicial y tremenda Pearl Hart, totalmente adictiva. The Nameless One y Dead But Rising son potentes, llenas de contundencia y rock and roll. Destacar la original Room 24, oscura y pesada, que encaja como anillo al dedo con el invitado King Diamond. El single Cape of Our Hero, es melódico y lleno de comercialidad bien entendida. Todo es variedad y calidad en el gran estribillo de Lola Montez, muy sureña americana, en el rock/metal cañero de Black Bart, y el country americano mezclado con el metal en las tremendas y originales Lonesome Rider y Doc Holiday. Sobresaliente disco de Volbeat, que no te cansas de escuchar, para mi, son el grupo más innovador e inteligente del panorama musical actual, que claramente ya lideran.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. La verdad es que como dices todo un lujazo de mes, grandes bandas y grandes discos.
      Otro abrazo amigo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo III: Las Pirámides de Gizeh.