Maravillas del Mundo Antiguo XII: Los jeroglíficos, el arte hecho escritura.

Jeroglíficos del Templo de Filae, los últimos de la historia.
Los jeroglíficos son la escritura de más larga vida de la Historia, además supone la base sobre la cual se mantiene la extraordinaria civilización del Egipto Antiguo. Durante casi tres mil estos jeroglíficos permanecen inalterables, como la escritura más longeva de la historia, por encima de la cuneiforme. Es la más antigua y bella de las escrituras, y como no podía ser de otra forma en la civilización egipcia está íntimamente ligada a la religión. En los centros y templos sacerdotales es donde se crearon los jeroglíficos y donde se formaban los escribas. 

Jeroglíficos del obelisco de Hatshepsut,  Karnak.
Los egipcios los llamaban mdu ntr o “palabras divinas o de los dioses”, la denominación jeroglífico se la ponen los griegos, que significa “letras sagradas talladas”. Los bellos jeroglíficos tienen un contenido claramente simbólico, religioso y mágico, las pinturas de las tumbas son muchas veces jeroglíficos de mayor tamaño pintados. De manera que, para traducir y entender jeroglíficos hay que conocer la religión y el pensamiento del antiguo Egipto, ya que se trata de una escritura tan bella como compleja y completa. La escritura jeroglífica nace a finales del IV milenio a.C. (hacia 3100 a.C.) y se mantiene casi sin cambios importantes hasta los últimos jeroglíficos del templo de la isla de Filae en el 394 d.C. Mas de 3500 años de la escritura más bella y longeva de la historia, el arte hecho escritura. Al ser representada esculpida en templos, columnas, estatuas o sobre el papiro, por los escribas, también existía una versión más rápida y sencilla para la vida cotidiana y la administración.

Dios Toth o Tot representado como un babuino, museo del Louvre.
La escritura jeroglífica egipcia fue inventada, según el mito, por el dios Toth (también inventor del calendario y que toma la forma de un babuino) y nace al tomar como modelo todas los elementos del entorno y de la naturaleza que podían servir para comunicarse (plantas o animales) y el resto de signos surgen de la simplificación. Por ejemplo los faraones se identifican con un león, si el león era el rey, medio león el príncipe, un escritura lógica y bella.

Criptogramas del Templo de Filae.
Los animales son representados con absoluta perfección en una escritura llena de plasticidad que se perpetua en el tiempo, que puede leerse de arriba a bajo o de izquierda a derecha y viceversa, otro elemento que abunda en su complejidad. En un principio los jeroglíficos eran pictogramas, signos que representan algo concreto, pero pronto se convierten en ideogramas, signos que además de representar un fonema o una letra, podían identificarse con una idea (como unas esquemáticas piernas referían al movimiento). Ver que los signos tenían esa doble faceta y que constituían un alfabeto fue el gran descubrimiento de Jean-François Champollion a partir del gran hallazgo de la Piedra de Rosetta (ver entrada Grandes Hallazgos Arqueológicos IV). 

Jeroglíficos de las columnas de la tremenda sala hipostila de Karnak.
Gracias a Champollion descubrimos que son fonogramas, signos que puede representar una letra o un sonido, además hay que señalar que en el egipcio al escribir se omitían las vocales (como en el hebreo o el árabe). Estamos ante signos que representan una cosa concreta, pero además representan un sonido y una idea, son criptogramas o ideogramas (como nuestras señales de trafico actuales). En su evolución la escritura jeroglífica incluye los llamados signos determinativos o signos que determinan el verdadero sentido de la palabra. Además la complejidad residía en que existían muchas palabras homófonas, que se escribían y tenían el mismo sonido, pero con significados totalmente diferentes. De manera que, los escribas introducían elementos aclaratorios para evitar confusiones, y diferenciar esas palabras homófonas (el determinativo de Isis es una cobra). 

El célebre escriba sentado de la Dinastia V, siglo XXIV a.C., Louvre.
Los escribas y artistas egipcios necesitaban de mucha precisión y paciencia para no caer en errores o faltas ortográficas, además la tarea se complicaba al quedar obsoletos muchos criptogramas. Por ejemplo, para los escribas del Imperio Nuevo había elementos del Imperio Antiguo que carecían de sentido, sin embargo mantenían su valor fonético.

Entrada del Templo de Isis en la isla de Filae.
Las figuras y los jeroglíficos se relacionan de forma inseparable en las tumbas egipcias, signos y figuras próximas pueden relacionarse y compararse (figura Isis siempre aparece relacionado con una serpiente o cobra). La compleja escritura egipcia, puro arte escrito, se presta a constante segundas lecturas, ya que los jeroglíficos son símbolos y contienen significados que sólo conocerían los propios escribas.

Jeroglíficos del famoso Juicio de Osiris, Libro de los Muertos.
Hay que mencionar los cartuchos con los nombres de los faraones, una forma ovalada que rodea los nombres de los reyes, viene de la palabra shen, que el símbolo de lo infinito y significa "rodear". Por lo que la idea es envolver el nombre del faraón en una protección infinita, muchos sarcófagos también adoptaron esa forma como símbolo de alargada y ovalada protección. Los nombres de los faraones, por tanto, se asociaban a la idea de universal protección infinita, el cartucho se vinculaba a los faraones como la corona a nuestras monarquías. 

Cartucho de Amenhotep II.
Los egipcios crearon la escritura más bella y artística de la humanidad, una escritura en la que se sustentó durante 3.000 años a la civilización más duradera e impresionante de la Historia. Comprendiendo sus símbolos jeroglíficos, de múltiples significados, se puede entender la religión y el arte de la gran civilización egipcia. 

Bibliografía:
E.A. Wallis Budge. Jeroglíficos egipcios. Humanitas, Barcelona, 2000.
M. Collier y B. Manley. Introducción a los jeroglíficos egipcios. Alianza, 2003.

Comentarios

  1. Hola, Pedro: Cada visita a este mundo de Babel, es un hermoso paseo en el tiempo, sobre todo si se trata de una cultura como la egipcia llena de arte y misterio, que desvelamos un poquito cada vez, leyendo estas entradas. Gracias una vez más y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por Mundo de Babel y por tus palabras Selegna. Se bien que eres una apasionada de la civilización egipcia y por mi parte espero seguir realizando entradas sobre el fascinante Egipto Antiguo, el próximo mes al menos una seguro. Muchas gracias, de nuevo, un cordial saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).