Personajes singulares de la Historia XVII: Cleopatra.

La muerte de Cleopatra, por Reginald Arthur. 

La tradicional imagen de Cleopatra como mujer fatal y conquistadora de amantes viene provocado por su mito, una leyenda que se inicia en las guerra civiles entre Pompeyo y César y entre Octavio y Marco Antonio, ya que por ejemplo para los historiadores romanos la influencia de Cleopatra fue clave en la derrota de Antonio. Esa leyenda de sensualidad y crueldad viene de su imagen como reina absoluta, caprichosa y libertina, sin embargo en los últimos años se ha revisado la figura histórica de Cleopatra. Y se concluye que la única intención de Cleopatra era mantener la independencia de Egipto y de su decadente Monarquía. Sus pactos y amores con César y Marco Antonio no son más que un desesperado intento de impedir que el poder de Roma acabara con el Egipto de los Ptolomeos. 

Busto de Cleopatra.

Cleopatra VII fue la última reina de la dinastía de los Ptolomeos o Lágidas, llamada así por Ptolomeo Lágida (Alejandro Magno) su fundador. Tras morir el gran Alejandro su imperio se reparte entre sus generales, Egipto queda para una de sus manos derechas, el sabio Ptolomeo que se proclamó rey e inauguró la Dinastía, creando un gran reino en Egipto alrededor de su nueva y gloriosa capital Alejandría. De esa grandeza poco quedaba ya en Egipto en el siglo I a. C., en el año 69 a. C., cuando nace Cleopatra, Egipto no es más que una especie de protectorado que depende de Roma para la toma de decisiones y resolución de disputas de la corte. Aún más cuando en el año 80 a. C. Ptolomeo XI muere sin dejar descendencia legitima, lo que según su testamento provocaba que Egipto pasara a manos de Roma.

Templo de Isis en Filé, construido por Ptolomeo XII.

Egipto para evitar la anexión nombra rey al bastardo Ptolomeo XII, padre de Cleopatra, y curiosamente el senado de Roma da por bueno el nombramiento. Ya que la legitima heredera era Cleopatra Selene, reina de Siria, y Roma no apoya su nombramiento ante la posibilidad de la unión de Siria y Egipto y la creación de un poderoso Estado. Ptolomeo XII será un títere en manos del Senado de Roma, que en esos momentos dominaba el cónsul Pompeyo, que conquista Siria y la convierte en una provincia romana. Ptolomeo debe sobornar a muchos senadores romanos para conseguir mantenerse en el trono (entre ellos a Julio César) por lo que decreta una subida de impuestos que genera una gran revuelta popular. Ptolomeo XII huye a Roma llegando a vivir en la casa de Pompeyo, y su mujer Cleopatra VI se instala en el trono siendo sucedida por su hija Berenice IV. Hasta que Gabinio, procónsul de Siria, en el año 55 a. C. ocupa Egipto y restaura a Ptolomeo XII en el trono por orden de Pompeyo. 

Cleopatra en las terrazas de Philae, por F. Arthur Bridgman.

Llegamos al año 51 a. C. en el que Cleopatra accede el trono de Egipto tras la muerte de su padre, como establecía la costumbre y el testamento de Ptolomeo XII, Cleopatra se casa con su hermano Ptolomeo XIII, de tan solo 10 años. Cleopatra se convierte en reina con 18 años y desde el primer momento su intención es recuperar la esencia faraónica del Egipto antiguo. Demostró su carácter decidiendo gobernar en solitario, dejando al margen y enfrentándose a su hermano y sus asesores. En ese momento estalla la guerra civil entre Pompeyo y Julio César, y Cleopatra, lógicamente, se decanta del lado de Pompeyo ofreciéndole ayuda logística. Los asesores de Ptolomeo XIII aprovechan el momento para generar un levantamiento contra Cleopatra en Alejandría, y ésta tiene que huir hacia Siria en el 48 a. C. 

Estatua de basalto que representa a Cleopatra. 

En ese mismo año se produce la victoria de César sobre Pompeyo en Farsalia, y Pompeyo decide refugiarse en el Egipto de su gran aliado Ptolomeo XII. Pero Ptolomeo XIII y sus preceptores, para ganarse la simpatía de César y evitar el regreso de Cleopatra, asesinan a Pompeyo nada más llegar a Alejandría. A Ptolomeo XIII no le sale la estrategia como había pensado, ya que César al llegar triunfal a Alejandría reclama la presencia de Cleopatra, para ejercer como mediador entre los dos hermanos. Cleopatra tenía vetada la entrada en el Palacio e idea el famoso ardid en el que se cuela dentro de un saco de un sirviente. César conoce a Cleopatra y queda rendido a sus encantos, esa misma noche la pasan juntos. Por lo que César decide restaurar el gobierno de los dos hermanos, algo que provoca el levantamiento de los partidarios de Ptolomeo XIII. Cleopatra, César y sus hombres quedan sitiados en el palacio real hasta que llegan las legiones de César, que dan muerte a Ptolomeo XIII. Y Cleopatra se erige como reina, desposándose con su único hermano vivo, Ptolomeo XIV.

Cleopatra y César, por Jean-Léon Gérome.

Es curioso que César no decida regresar con celeridad a Roma, donde los pompeyanos eran aún poderosos.  Se queda en Egipto por un periodo de tres meses, según la tradición por la fascinación hacia su amante egipcia. Pero el motivo real de César era esperar a la recolección del cereal en el Nilo y llenar sus cuatrocientos barcos de grano, y así regresar triunfal con alimento para toda Roma. De manera que, en el año 47 a. C. César sale de Egipto dejando a Cleopatra embarazada de su hijo, Cesarión. Algo que interesaba a ambos amantes, César se convertía en administrador de Egipto y sus riquezas, y Cleopatra veía como Egipto se convertía en un poderosa provincia romana que sería liderada por su hijo. En año 45 a. C. César es proclamado dictador perpetuo, y Cleopatra decide marchar a Roma. Donde lógicamente la relación de César con ella genera un gran rechazo social, César estaba casado con una romana, Calpurnia. A pesar de ello César reconoce públicamente su relación y a su hijo bastardo Cesarión. La influencia de Cleopatra y el exceso de poder de César (iba a ser nombrado rey) son algunas de las causas que llevan a la conspiración que acaba con su vida en el año 44 a. C. a su entrada en el Senado. 

Cleopatra y Marco Antonio, por Lawrence Alma-Tadema.
Cleopatra ve como la prematura muerte de César deja a Cesarión fuera de su testamento, César había nombrado heredero a su sobrino Octavio, y decide regresar a Egipto. Cleopatra envenena a su último hermano Ptolomeo XIV y coloca a su hijo como regente con tan solo tres años. Cleopatra modernizó la administración y sacó a Egipto de su autarquía, por lo que su reino prosperó mientras en Roma Octavio, Lépido y Marco Antonio luchaban contra los asesinos de César. Pero todo cambia en el 42 a. C. los asesinos republicanos de César son derrotados por el triunvirato, se reparten el Imperio y Antonio recibe Oriente, que gobernara siguiendo la estela de César. Cleopatra conocía la necesidad de riquezas que Antonio tenía, y se presenta ante él como una gran y rica reina en el 41 a. C. Antonio, al igual que César, queda huérfano ante sus encantos y se instala en Alejandría con Cleopatra. La nueva pareja se decida a lo que Plutarco llamó “vida inimitable” de lujo y placeres. Cleopatra da a luz a dos gemelos hijos de Antonio, Alejandro y Cleopatra. Pero la vida de Cleopatra y Egipto se ve afectada una vez más por un guerra civil en Roma. En el año 36 a. C. Octavio, una vez derrotado Lépido, se convierte en dueño y señor de Roma. Mientras que Antonio tras derrotar a lo partos, sin la ayuda militar de Octavio, y celebrarlo en Alejandría pierde toda su popularidad en Roma, más aún cuando se casa con Cleopatra siguiendo el ritual egipcio, y tras rechazar a la hermana de Octavio. Cleopatra y Antonio (Isis y Dioniso) pensaban crear un gran imperio cuyo centro sería Egipto y que estaría gobernado por sus hijos y Cesarión. 

Moneda de Cleopatra, en la podemos apreciar su nariz y que su belleza es un mito.
Octavio consigue ganarse a Roma y al Senado y marcha contra Cleopatra y Marco Antonio, todo se decidió en una única batalla en las aguas del Accio en el 31 a. C. La superioridad de Octavio fue manifiesta y los amantes deben huir y se refugian el Alejandría esperando la llegada de Octavio, algo que se produce en el 30 a. C. Marco Antonio superado y derrotado se suicida, posteriormente se detiene a Cleopatra, Octavio quería exhibirla como gran trofeo. No obstante, la reina aprovecha un descuido para suicidarse, según la tradición por la mordedura de una serpiente (áspid) que se encontraba en un cesto de higos. Pero hay que decir que los médicos no encontraron ningún resto de veneno en su cuerpo, por lo que su muerte es un misterio.

La muerte de Cleopatra, por John Collier.
De esta forma, muere quizás la mujer más famosa de la historia, una Cleopatra que quedo marcada por su leyenda de mujer fatal, bella, ambiciosa y cruel, que la literatura contribuyó a crear. Pero que fue una gobernante brillante, no muy agraciada físicamente, que puso su cuerpo y mente al servicio de la independencia y la prosperidad de Egipto y de su linaje. 

Bibliografía:
M. Chauveau. Cleopatra. Alianza, Madrid, 2000.
J. Padró. Historia del Egipto faraónico. Alianza. Madrid, 2003.

Comentarios

  1. Sin duda una mujer que supo manejar como casi nadie la vertiente política y sentimental de su vida en provecho de su pueblo y de sí misma. Aunque la lección que observo es que al final siempre se pagan las actitudes vitales y Cleopatra tuvo que suicidarse para evitar ser mostrada como un trofeo. ¿Cuánto de feminismo puede haber en este personaje? Por lo visto las feminazis sólo saben mirar a determinadas figuras de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ulises Manu. Desde luego como dices Cleopatra manejó a la perfección su posición y cualidades en favor de su familia y de la independencia de Egipto. Tienes razón al final se suicida, pero es que tuvo la mala suerte de aliarse con Marco Antonio que sucumbe al poder del gran Octavio Augusto. El feminismo radical ha tomado a las grandes mujeres de la Historia como ejemplo, y Cleopatra quizás fue la más grande.

      Un cordial saludo amigo.

      Eliminar
  2. Hola, Pedro: Las leyendas ya se sabe, tienden a idealizar a sus personajes en cuanto a hechos y características físicas; luego, ya se encargan los historiadores y arqueólogos de poner las cosas en su sitio. En el caso de Cleopatra, a la vista está que no tenía esa belleza que se le atribuye; sin embargo seguramente dió pié con sus fórmulas de embellecimiento, a crear la industria cosmética.
    Excelente entrada, como de costumbre.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Selegna, muchas gracias, una vez más, por tus palabras, y perdona mi tardanza en contestar, ando algo liado. Cleopatra fuera o no fuera bella eso no es relevante, su relevancia radica en su coraje y brillantez política, que la convierten en una de las grandes mujeres de la Historia. Muchas gracias y un afectuoso saludo.

      Eliminar
  3. Una magnifica mujer... debería comprarme la biografía!!!!!:P

    Me ha encantado la entrada

    bsssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas muchas gracias Sol por comentar y por que te haya gustado mi acercamiento a la gran Cleopatra. Ya te recomendaré alguna biografía de Cleopatra, como la de M. Chauveau reciente y muy completa. Un gran abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo III: Las Pirámides de Gizeh.