Novedades musicales destacadas, marzo 2012. 1ª parte.


Adrenaline Mob - Omerta. Adrenaline Mob es el nuevo supergrupo formado por el portento vocal del cantante Russell Allen (Symphony X, Allen/Lande), el talento del omnipresente baterista Mike Portnoy (Flying colours, ex-Dream Theater, ex-Avenged Sevenfold), que han unido sus fuerzas a joven y virtuoso guitarrista americano, Mike Orlando (Sonic Stomp), la formación se ha completado con la reciente incorporación del bajista John Moyer (Disturbed). La mezcla de talento no puede ser más oportuna y notable. Estamos ante un disco muy directo, contundente y variado con una base de metal moderno melódico a la que añaden una pizca de virtuosismo progresivo, mucho groove pesado en los riffs de guitarra, otra pizca de aire sureño, junto con grandes y reconocibles estribillos. El disco se abre con la contundencia de Undaunted, con un riff matador y un despliegue vocal tremendo y agresivo, es un verdadero puñetazo de metal desgarrador y técnico. Psychosane mantiene esa agresividad y groove del mejor metal/hard rock, con un riff impresionante lleno de distorsión, que recuerda al gran Dimebag Darrel. Indifferent supone un cambio, de la contundencia a una melodía sensacional, con un estribillo para enmarcar, un gran medio tiempo lleno de intensidad y armonía, uno de los temas metal del año. La variedad es pasmosa, pasamos de una preciosa e impresionante balada como All On The Line a la caña y crudeza de Hit The Wall, o a la frescura hard rockera y vacilona de Fellin’ Me. Y para sorprendernos incluyen una alucinante versión del clásico de Duran Duran, Come Undone, un tema que llevan a su estilo de forma sensacional, una de las versiones del año. Hacia el final la calidad y variedad no decae con la crudeza de Believe Me, la divertida Down To The Floor, la belleza de otra gran balada como Angel Sky, y la energía metalera sureña de Freight Train, que cierra un disco de notable alto, el sobresaliente lo dejo para su siguiente disco, ya que espero y deseo que este talentoso proyecto tenga continuidad. Notable. 


Bruce Springsteen - Wrecking Ball. El rockero americano por excelencia regresa a la actualidad con su nueva “bola de demolición”, en la que ha querido ser muy crítico y comprometido con la situación actual del mundo, de la sociedad y la economía. “El Jefe” muestra su absoluta decepción con políticos y banqueros, responsables de la deplorable situación de Occidente, acabando con el optimismo que mostraba en su anterior Working On A Dream. Una situación que denuncia a través de sus letras y canciones, con un aire muy americano y patriótico, Bruce es un maestro a la hora de conectar con el pueblo americano. A nivel musical, desde mi punto de vista, tras la belleza acústica de Devil And Dust, o trabajos que contenían grandes singles pero no eran completos como Magic o Working On A Dream, ahora nos nuestra un trabajo más completo, rockero y trabajado. Hay que destacar la inclusión en el E Street Band de Tom Morello (Rage Against the Machine y Audioslave) y Matthew Chamberlain (ex-Pear Jam). Y con ellos Bruce recupera su sonido más rock and roll americano, muy sureño y country, aderezado con muchos elementos de folk americano e irlandés. Todo tiene un aire muy folk recogiendo la mejor tradición del rock americano unido al folklore tradicional de su querida USA. Las canciones son himnos para enlazar con las mentes del pueblo americano, como el single We Take Care Of Our Own, que desprende mucho dinamismo. Esa raíz country o rockera americana la podemos apreciar en Easy Money o Shackled And Drawn, con grandes estribillos y armonías, dos grandes temas 100% Bruce. Todo con muchos arreglos, diferentes y potentes percusiones, grandes coros gospel, inclusión del saxo, muchas palmas e instrumentos de viento y cuerda. Destacar Death To My Hometown, puro folk de raigambre irlandesa, las épicas Wrecking Ball y Land Of Hope And Dreams, mis favoritas del disco, o el rockabilly más americano a lo Johnny Cash en We Are Alive. Estamos ante un gran disco dentro de la dilatada carrera de Bruce Springsteen, un trabajo que deja muy buen sabor de boca, sus fans deben estar de enhorabuena. Notable.


Devil's Train - Devil's Train. Una grata sorpresa de este nuevo grupo finlandés formado por grandes músicos de la escena del power metal: el cantante R.D. Liapakis (Mystic Prophecy), junto con el guitarra Lakis Ragazas, y el batería Jörg Michael y el bajista Jari Kainulainen (Stratovarius). Y digo sorpresa agradable, ya que Devil's Train suena totalmente diferente a lo que yo me esperaba, nada de power metal melódico escandinavo, esto es hard rock americano de la mejor escuela de los 80, con la contundencia y la crudeza de la actualidad. Nos encontramos con temas de puro hard rock lleno de garra, gancho, energía y buen hacer, todo con un sonido espectacular lleno de clasicismo combinado con la modernidad. Ese rollo añejo y poderoso inunda grandes composiciones de hard rock como la inicial Fire And Water o Devil’s Train. Todo aderezado con unos guitarras sensacionales y la gran voz de Liapakis, con un tono y poso rockero americano que sorprende sobremanera. Los grandes temas de rock americano se suceden como Roll The Dice, o el sensacional y melódico Forever, que a mi me recordado a los magníficos Tesla. O canciones como Sweet Devil’s Kiss, Room 64/66 y Find New Love marcadas por estribillos muy pegadizos, en los que combinan el rollo americano sureño en la voz con el sonido europeo similar al de grupos como Pretty Maids o Gotthard. Un sensacional y sorprendente disco que rematan con una lograda y contundente versión del American Woman del grupo canadiense The Guess Who, que popularizó Lenny Kravitz, demostrando cuales son las influencias que han tomado para este disco. Un disco 100% recomendable e Interesante.


Epica - Requiem For The Indifferent. Epica es uno de los grupos más originales y con un sonido más personal que han salido en el escena metal en los últimos años. Su combinación de una voz mezzo-soprano con voces guturales y grandes coros, muchos y cuidados arreglos orquestales, guitarras contundentes, mucha melodía barroca y árabe, una gran amalgama de estilos metálicos con un toque bastante progresivo, además de unas letras muy cuidadas. Unos elementos que ya se apreciaron en su disco de debut, el destacado The Phantom Agony, o en su sensacional Consign To Oblivión. Disco a disco han ido asentando su estilo, y en este Requiem For The Indifferent, su quinto álbum de estudio inciden en su particular forma de entender en metal. La producción una vez más a cargo del Sascha Paeth ha conseguido que las guitarras metal queden un escalón por encima de los arreglos orquestales, y como siempre logrando destacar unas voces y unos teclados magníficos. El trabajo de Mark Jansen a las guitarras es digno de destacar con grandes riffs y solos, ya que estamos ante un disco más directo, pegadizo y variado. La voz de Simone Simons, una de las bellas del panorama musical actual, se muestra cada vez más versátil con una pasmosa variedad de registros, no sólo operísticos, dando una riqueza de matices a las composiciones sin parangón, además se añade la ayuda de la gran vocalista Amanda Sommerville y las voces guturales de Mark, por lo que la riqueza vocal es inigualable. Todo es muy épico y teatral, desde la obligada introducción inicial, que da paso a un genial Monopoly of Truth. Un gran tema lleno de contundencia y dinamismo, ejemplo perfecto del ese sonido tan original de Epica con voces combinadas, y una impresionante Simone. De la velocidad pasamos a la melodía de Storm the Sorrow, single de adelanto, marcada por un teatralidad que emociona y engancha. La melodía continúa con Delirium, preciosa y grandilocuente balada operística. Para pasar a la oscuridad de Internal Warfare con grandes coros y teclados, intensidad y voz tenebrosa. Todos los temas están marcados por estribillos magníficos como Requiem for the Indifferent, uno de los grandes temas del disco, muy progresiva y marcada por grandes arreglos, matices y guitarras, al igual que Deep Water Horizon o Stay the Course, donde la combinación de voces limpias y guturales es sublime. Hacia el final el disco no decae, más bien lo contrario, con tres temas largos y progresivos con muchos elementos orquestales y de la música clásica, tanto Deter the Tyrant como Avalanche son sensacionales, y al final la grandilocuente Serenade Of Self-Destruction, donde la la guitarras y la orquesta se unen en pasajes instrumentales llenos de virtuosismo, una pasada. En definitiva, Epica con este Requiem For The Indifferent sacan su mejor disco desde sus dos obras iniciales, evolucionan y progresan adecuadamente, más bien de forma Notable.



Flying Colors - Flying Colors. Segundo proyecto del mes en el que está involucrado el polifacético baterista Mike Portnoy (ex-Dream Theater, actualmente en Adrenaline Mob), junto con un elenco de músicos impresionante: el gran teclista Neal Morse (Spock’s Beard, Transatlantic), el guitarrista Steve Morse (Dixie Dregs, Deep Purple), como cantante un, para mi desconocido e increíble, Casey McPherson (Alpha Rev), y el bajista Dave LaRue (Dixie Dregs). Todos grandes músicos con un bagaje musical impresionante, que parece que han intentando aunar modernidad y clasicismo musical, con una voz muy accesible y melódica. No estamos ante un proyecto de puro rock progresivo, como yo esperaba, al estilo Spock’s Beard o Transatlantic, es un disco tremendamente variado y accesible. La amalgama de estilos es brutal: el rock progresivo, el hard rock, el pop, el metal y el jazz, el blues rock, todos en su dosis correcta, sonando todo con una coherencia y naturalidad extraordinarias. El disco se abre con Blue Ocean, toda una declaración de intenciones, todo es muy funky y rock progresivo, un tema melódico y armónico sensacional, con un estribillo para enmarcar. Shoulda Coulda Woulda mezcla el metal moderno con el blues rock clásico, una combinación sublime, junto con la gran y colorista voz de Casey, un tema alucinante. Kayla es otro ejemplo más de versatilidad y heterogeneidad musical, se pasa de la balada rock acústica, al jazz y al funky con una facilidad pasmosa. The Storm es un sensacional corte de hard rock melódico que aúna tradición modernidad. El rock progresivo lleno de pinceladas pop rock con unas guitarras y teclados impresionantes lo encontramos en temas como Forever in a Daze, o las sublimes baladas que suponen Everything Changes y Love Is What I'm Waiting For. Better Than Walking Away continúa con la exhibición de virtuosismo y melodía. Después de tanto preciosismo melódico pasamos a la intensidad power y épica de All Falls Down, marcada por guitarras veloces y frenéticas, puro metal con una batería acelerada y poderosa, un verdadero y genial contrapunto del disco. En el final encontramos Fool In My Heart, un gran medio tiempo, e Infinite Fire, el único ejercicio de puro progresivo e improvisación del disco. En definitiva, uno de los disco del año, sorprendente y accesible que hará las delicias de cualquier fan del rock duro, no sólo es apto para oídos progresivos, y ese hecho es lo que convierte a Flying Colors en algo Sobresaliente.

Comentarios

  1. Interesantísimas novedades, amigo Pedro. De momento sólo he escuchado el de Adrenaline Mob, y no está nada mal. Le tengo muchas ganas al de Springsteen. Ojalá me guste el de Epica, aunque no han vuelto a hacer un disco tan bueno como el que supuso su debut.
    Un abrazo y feliz Semana Santa.

    ResponderEliminar
  2. Pedro, antes te dejé un comentario que parece haber desaparecido...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que ha podido pasar sólo me sale este último. Te recomiendo que escuches el nuevo de Epica, te va a gustar. Otro abrazo amigo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo III: Las Pirámides de Gizeh.