miércoles, 8 de junio de 2011

Personajes Singulares de la Historia XII: Platón.


Busto de Platón.

Platón nace en el año 429 a.C. en el seno de una familia noble, desde su infancia todos son testigos de su talento tanto para la política, la oratoria o la poesía. Es más, Platón parecía decidido a dedicarse a la poesía hasta que conoce a Sócrates, y decide centrarse en la filosofía. Sócrates era un filósofo cercano y popular, que para el joven Platón estaba al margen de los llamados sofistas. Esa personalidad popular llena de agudeza y dialéctica de Sócrates marcan profundamente el pensamiento de Platón. De Sócrates Platón toma su capacidad para dudar y cuestionarse todos los aspectos de la vida, y esa búsqueda de la verdad a través de la razón y el espíritu crítico. El joven Platón, emparentado con el gran Solón, parecía destinado a la política, gracias a la educación que había recibido, pero se cruzo en su camino Sócrates. El nombre real de Platón era Aristocles, como su abuelo, Platón era su apodo relacionado con la anchura de su frente (Platús significa ancho), y luego haría honor a su amplia mirada y su lúcida mente.


Fragmentos de la República.

No hay que olvidar que Platón nace en la Atenas de la mítica y virtuosa Democracia clásica del gran Pericles, que consolidó dicho sistema democrático haciendo que las decisiones políticas pasasen directamente por la Asamblea popular o Bulé. Un sistema que tendría su ocaso en las Guerras del Peloponeso, que comienzan dos años antes del nacimiento de Platón, y que finalizan en el año 404 a. C. con la derrota de Atenas frente a Esparta. Lo que supone el fin de la democracia, al crearse un régimen oligárquico promovido por Esparta, denominado de los Treinta Tiranos, para gobernar Atenas. Un régimen despótico de vida muy corta, ya que fue rápidamente derogado por una sublevación popular sangrienta, que restauró la Democracia. Una democracia algo menos virtuosa que la de Pericles, que llegó a condenar a muerte al gran y justo Sócrates. Un hecho que marcó decisivamente la vida de Platón, que abandona totalmente su fe en una Democracia llena de demagogos e ignorantes. Su desencanto le lleva a criticar el régimen democrático y proponer el llamado “gobierno de los filósofos”, como gobierno ideal en su búsqueda constante la verdad y la justicia. Para Platón sólo a través del saber y la inteligencia se puede conseguir lo que él llamaba una “ciudad justa”.


La muerte de Sócrates por Jean-Louis David.

Platón señalaba que los verdaderos filósofos, los más aptos, debían ser los gobernantes, únicos capaces de conducir al hombre a la verdadera justicia y la felicidad. Para Platón es la ignorancia de los atenienses la culpable de la muerte de Sócrates, esa ignorancia es la que había llevado a la Democracia ateniense a la absoluta decadencia y confusión. Ese proyecto de Cuidad justa o ideal Platón lo plasma en su obra la República, él mismo concluyó que “todas las ciudades de ahora, todas están mal gobernadas... Me vi forzado a reconocer que, para elogio de la recta filosofía, de ella depende conseguir una visión de lo justo, tanto en los asuntos políticos como privados. Por tanto, no cesará en sus desdichas el género humano hasta que el linaje de los que son rectos y verdaderamente filósofos llegue a los cargos públicos...”. El Estado ideal de Platón contaría con una estructura tripartita: los gobernantes o filósofos, los guardianes o guerreros y los trabajadores o artesanos. Todo presidido por esa verdadera Justicia que se ocuparía de lograr la ansiada armonía entre clases sociales. Platón entendía que el mejor modelo, o el menos malo, era una Monarquía aristocrática en la que los reyes filosofaran debidamente, y el poder político y el filosófico concordaran. Hasta que esos dos poderes no se unieran la raza humana no conocería la felicidad, y desde luego, en la Democracia esa unión era imposible. Platón coloca la Democracia como el peor régimen político posible, sólo superado por la Tiranía.


Fragmento del Timeo.

Tras morir Sócrates, Platón se exilia durante algunos años, que dedica a viajar por diversos lugares como Egipto o Sicilia, a donde viaja varias veces intentando poner en práctica sus ideales políticos de una Monarquía virtuosa. Concretamente en Siracusa donde es invitado por los tiranos Dionisio I y II, y acaba siendo expulsado, convertido en esclavo y hasta fue hecho prisionero. Sus intentos de ser consejero real se saldaron con un rotundo fracaso, algo que demostraba lo complicado que era que un rey se trasformará en un recto filósofo. Al volver de Sicilia Platón acomete su mayor y mas virtuosa obra, su escuela de filosofía o Academia, que funda en el año 387 a. C. Un centro de estudios donde se formaron algunos de los más grandes filósofos de la Antigüedad como Aristóteles, que permanece en la Academia unos veinte años. Y donde Platón fragua su pensamiento y sistema metafísico, al escribir allí sus grandes Diálogos. En los establece su idea de una realidad superior, o mundo de las Ideas, de la cual nuestro mundo empírico es mero reflejo. Platón va a filosofar sobre el amor en el Banquete, la inmortalidad del alma en el Fedón, sobre el origen del universo y la estructura de la materia en su Timeo. Sobre la utópica Atlántida en su Critias, o sobre las formas de gobierno y la política en la República y en su inconcluso las Leyes, que queda interrumpido por su muerte en el 347 a. C. Su obra es de una riqueza excepcional, sus Ideas marcan el camino a seguir por el pensamiento occidental, desde el Neoplatonismo del final de la Antigüedad, pasando por el Renacimiento que emana directamente de esas ideas platónicas de belleza y búsqueda de la verdad, hasta llegar a ser toda una inspiración para Hobbes o Rousseau como gran teórico filosófico y político.

Platón y Aristóteles en la Escuela de Atenas imaginada por Rafael.

Platón, uno de los más grandes de la historia humana, ya renegó de la Democracia como sistema político, la que algunos hemos defendido como el menor de los males. Platón ansiaba cambiar la Democracia por un sistema monárquico clasista basado en la búsqueda de la verdad, la libertad y la justicia absoluta, donde quedará desterrada la ignorancia. Un régimen en el que reinaba la inteligencia por encima de la fuerza y la riqueza, todo auspiciado por los verdaderos filósofos y una excelsa educación. Un proyecto utópico, y quizás pretensioso, pero Platón nos daba una alternativa razonada a la Democracia. Un sistema que sólo podemos mejorar o cambiar aportando ideas, incidiendo en la educación como medio para conseguir esa verdadera libertad platónica, si es que verdaderamente existe.

7 comentarios:

  1. Interesante entrada. Un personaje que ha dado muchas páginas a la historia y muchos quebraderos de cabeza a los estudiantes. Un idealista que nunca fue capaz de interpretar la realidad con auténtico sentido práctico. Su visión de la política chocó siempre con la realidad. Todos los movimientos utópicos nacen del platonismo. Platón fue un soñador, y muchas veces soñó cosas totalmente irrealizables.
    Quizás debería puntualizar que la democracia ateniense está demasiado idealizada y la realidad fue muy distinta, pues para poder ser como era dependía de un sistema de esclavitud que permitía que parte de la sociedad se reuniera en asamblea. ¡Un mal para permitir un bien! ¡Contradicciones de la condición humana!

    ResponderEliminar
  2. Ulises gracias por pasarte por mi blog. Muy de acuerdo contigo en que la ideas de Platon eran totalmente utópicas, pero a veces sólo nos queda soñar. Y por supuesto, la democracia clásica está muy sobrevalorada era un sistema bastante injusto en el que sólo participaban los llamados ciudadanos, la raza humana está llena de contradicciones. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Nos haría falta más de un Platón en nuestra sociedad, sobre todo dentro de la clase política. Una gran entrada, Pedro. Personaje esencial, sin duda, en la historia de la humanidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué se puede decir de Platón, es un personaje que trasciende más allá de su propia figura, su pensamiento es uno de los pilares de la cultura europea de todos los tiempos, sus ideas crearon escuela dentro de la filosofía y es un referente de cualquier filósofo, de cualquier teólogo, de cualquier político.... odiado o amado, Platón es un punto de partida para la filosofía, la ciencia, la religión, la ética o la política.

    Me quito el sombrero ante su entrada amigo Pedro, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón tienes Ricardo, algunos Platones nos vendría bien para mejorar nuestra sociedad, Muchas gracias amigo por pasarte por mi blog. Otro abrazo fuerte amigo. Que no se me olvide te recomiendo estas novedades musicales:

    Black Country Communion - 2
    Black Stone Cherry - Between The Devil and The Deep Blue Sea
    Symphony X - Iconoclast
    Lionville - Lionville

    ResponderEliminar
  6. Muy de acuerdo con lo dices Pedro, Platón es una de las principales bases del pensamiento occidental, es básico revisar su pensamiento y utilizarlo para mejorar. MIl gracias por tus palabras, por compartir conmigo el premio Sunshine Award, y por seguir pasándote por mi blog.

    Un abrazo y muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. Agradezco las recomendaciones, me pondré a ello y te contaré. He escuchado otros discos de Scar Symmetry, me encantó el Pitch Black Progress.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar