AVATAR


Avatar es la mayor y más apasionante experiencia audiovisual. Una experiencia sin parangón en la historia del cine, marcará un antes y un después en el llamado séptimo arte. James Cameron (Titanic, Aliens o Terminator) llega a su máximo nivel como director al crear una fascinante obra llena de épica, de entretenimiento y de desbordante imaginación. Creando un mundo, Pandora, fascinante y atractivo en el que como espectadores nos vemos inmersos gracias, en parte, a la magia de la tecnología del 3D, y del que no queremos salir. Cada vez que el protagonista Jake Sully, un desconocido Sam Worthington, ex-marine confinado en una silla de ruedas, deja su avatar es una pequeña decepción. Y todos deseamos, tanto o más que él, que regrese con presteza a ese maravilloso mundo de Pandora. Un mundo lleno de peligros y aventuras increíbles, donde habitan unos, no menos maravillosos, nativos, los Na’vi. Entre los que Jake comienza a vivir, una vez que Neytiri, la bella Zoe Saldana, salva su vida. Se trata de un alienígena que aprende y se enamora del mundo de los Na’vi.


Una futurista aventura épica, que se desarrolla en el año 2154, con un fuerte mensaje ecologista y antiimperialista. Con un ritmo absolutamente vertiginoso, que hace que a pesar de sus dos y media de duración, se pase como un suspiro. Ya que tu mente y retina están centradas y copadas por una sucesión imparable de bellísimas imágenes, que logran evadirte de la realidad circundante. Tu mundo es ahora Pandora y desearías no abandonarlo nunca. Es el espectáculo total, que recupera ese espíritu de cuando se iba al cine con la idea de disfrutar, y al final de la película todo el mundo aplaudía y se marchaba satisfecho. Muchos criticaran su guión, pero estoy seguro que nadie puede negar que se trata de una experiencia que ningún ser humano del siglo XXI debe dejar pasar. Avatar sublima el género de ciencia-ficción, lo renueva e introduce en el siglo XXI abriendo el camino para revitalizar el cine. En mi opinión, la gente quiere disfrutar en el cine, olvidarse de sus problemas reales e introducirse en mundos maravillosos. Por eso el cine no debe ser sólo historias complejas, de pesimista realidad o lacrimógenos dramas. Ahora bien, espero que no todo el cine empiece a realizarse en 3D, o peor que se hagan remakes en 3D de películas clásicas de ciencia-ficción o aventuras, ya que ese no es el camino. El camino es hacer películas como Avatar, gloriosas y fascinantes.


Quizás no soy objetivo, sin embargo creo que Avatar es una película inmensa de principio a fin. Que trasmite unos magníficos valores de regreso a la naturaleza y de la destrucción que pude generan el ser humano. Sin lugar a dudas es la película más importante de la primera década del siglo XXI, que acaba de finalizar. No se a vosotros pero a mi gustaría vivir en Pandora.

Comentarios

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).