lunes, 21 de diciembre de 2009

Pasajes de la Historia V. Los Orígenes de Roma: La Monarquía.

La Loba Capitolina, que se ha demostrado que no pertenece a época estrusca sino a la Edad Media

Los orígenes de Roma están ligados a Troya y su destrucción. De la mano de Eneas, mítico superviviente de la Guerra de Troya. Unos míticos orígenes que mezclan la realidad y la leyenda, que conocemos gracias a la tradición romana. Una tradición elaborada por los propios historiadores romanos, con una intencionalidad política y patriótica. Autores romanos que, como Tito Livio, eran conocedores de que está época de la Historia de Roma se basa en lo mítico, con la intención de magnificar sus inicios. Tito Livio señala “… si a algún pueblo se le debe reconocer el derecho a sacralizar sus orígenes…” es al pueblo romano. Para los historiadores habría dos teorías sobre el origen de roma. Por un lado, Roma sería el resultado de la unión de diversos pueblos latinos que crean una unidad política. Y por otro lado, la teoría que señala que partiendo de la colonia del Palatino, Roma se extendería al resto de las 7 colinas. Sin embargo, Tito Livio y la tradición establecen que los padres de Roma son los descendientes de Eneas. Entre los que destaca Numitor, que fue depuesto por su hermano Amulio. Este Amulio obligó a la hija de Numitor, Rea Silvia, a convertirse en sacerdotisa vestal, algo que exigía la virginidad. Pero interviene el Dios Marte, que violó a Rea, dando a luz a dos gemelos, Rómulo y Remo. La madre es castigada por su deshonor y los gemelos son arrojados al Tiber. Siendo recogidos por una loba, que los amantó. Hasta que son recogidos por un pastor, Fáustulo, que los acogió en su casa en el monte Palatino. Ya en su adolescencia son reconocidos por su abuelo Numitor. Y se deciden a fundar una ciudad en el Palatino, siendo Rómulo el que traza el famoso pomerium o surco que delimitará a la futura Roma. No obstante, Remo no está de acuerdo, él prefería que la cuidad se situara en el Aventino, por lo que traspasa de un salto el surco. Momento que es aprovechado por Rómulo para darle muerte. De forma que Rómulo se convierte en el único fundador y primer rey de Roma en el 753 a. C.

El rapto de las Sabinas, por Jacques-Louis David.

Rómulo organizó la cuidad aglutinando pastores del Lacio y gentes de origen diverso. Pero estaban faltos de mujeres, y Rómulo invitó a los sabinos, de las ciudades vecinas, a unos juegos en honor a Neptuno. Mientras tanto, los romanos raptan a sus mujeres, en el famoso y mítico episodio del Rapto de las Sabinas, que consolidó a la naciente ciudad de Roma. Ya que las mujeres raptadas impusieron una alianza entre Sabinos y Latinos. Además la tradición atribuye la creación del Senado a Rómulo, formado por los pater familias, para asesorar al monarca y discutir problemas de culto y seguridad común. Un senado donde se aprecia que la primitiva sociedad romana es gentilicia. La Gens o familia es la base de la sociedad, como conjunto de familias que descienden de un antepasado común. Además es el creador de la asamblea popular o Populus. Rómulo fue elevado a la categoría de dios, como carismático rey y jefe militar. Instaurando la Monarquía que durante más de 200 años va a gobernar Roma. Desde Rómulo, el denominado por Tito Livio como “semidiós y primer caudillo”, la Monarquía se consolidará como la institución fundamental de Roma de la mano de seis reyes.

Los tres reyes Latinosabinos:

Numa Pompilio (717-672 a. C.), sensato anciano, muy diferente al belicoso Rómulo. Es elegido por el conjunto de los grupo gentilicios por su prestigio como hombre piadoso. Será considerado el artífice de la consolidación de las instituciones de la cuidad, especialmente las religiosas. Fundador y constructor de los primeros templos, como el de Jano, fijando los ritos y los hábitos religiosos de Roma. Según Tito Livio, el pueblo le emuló y se volvió piadoso.

Tulio Hostilio (672-640 a. C.). Su reinado está marcado por las guerras con los pueblos vecinos. De manera que se le atribuye la primera expansión de Roma, al dominar el centro de la Península Itálica. Rey belicoso y supersticioso que se ganó la hostilidad de los dioses, de modo que fue asesinado por Júpiter con su mortal rayo.

Anco Marcio (640-616 a. C.). El impulsor del desarrollo urbano y comercial de Roma. Se le atribuye la fundación de Ostia, a la postre, gran centro comercial y de aprovisionamiento de la cada vez más populosa Roma. A su muerte deja el reino en manos de un etrusco, llamado Tarquino.

Numa Pompilio y Anco Marcio en una denario del 88 a. C.

Los tres reyes Etruscos. Que, en realidad, serían latinos con una fuerte influencia etrusca en política y cultura, que actuarían a modo de los tiranos griegos. En una época de expansión social y cultural de Roma.

Tarquino Prisco (616-578 a. C.), hijo de un exiliado griego de Corinto, llevó una política exterior de conquista contra los pueblos vecinos. Y es clave en el desarrollo urbano de Roma, al ser creador de la Cloaca Máxima y del gran templo de la “triada máxima” (Júpiter, Juno y Minerva) en la colina del Capitolio.

Servio Tulio (578-534 a. C.). De incierto origen servil, es considerado por la tradición como el reformador y legislador de la primitiva Roma. Estructuró la población en distritos territoriales o tribus, sustituyendo a la tradicional organización gentilicia. Desarrollo una timocracia al dividir a los ciudadanos en cinco clases según su censo o fortuna, y cada censo en centurias. Reguló la participación en política con la creación de unas nuevas asambleas, llamadas Comitia Centuriata o comicios por centurias. Unos censos que sirvieron para consolidar un ejército homogéneo. Además de crear una gran muralla, el famoso muro serviano, que rodeada las siete colinas de la ciudad.

La violación de Lucrecia, versión de Tiziano.

Tarquino “el Soberbio” (534-509 a. C). Según la tradición es el cruel asesino de Servio Tulio, que se proclama rey sin la autorización del Senado. Ejemplifica, para los historiadores romanos, la decadencia de la Monarquía con sus horribles crímenes. Como la violación de Lucrecia, esposa de un noble patricio, por su hijo Sexto, que generó el levantamiento del patriciado contra Tarquino. Una revuelta que supone la expulsión de Tarquino y el fin de la Monarquía. Siendo reconocido como gran libertador de Roma el mítico Lucio Junio Bruto, como el personaje clave del violento arranque de la República en el 509 a. C. Siendo el iniciador de la célebre familia de los Brutos, ya que siglos después, en el 44 a. C., otro Bruto pondría punto final a la República con el asesinato de Julio Cesar. Estamos ante un ejemplo más de que la historia es tan paradójica y sorprendente como el propio ser humano.

Busto de Lucio Junio Bruto.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Wolfmother - Cosmic Egg (2009)


En una de las primeras entradas del blog comentaba la tristeza que me causaba el más que probable final de Wolfmother. Sin embargo, aquí estoy con su flamante nuevo disco delante. Sólo tres años después de su excepcional debut, un disco que les encumbró como una de las grandes promesas del rock clásico. Pero que provocó la marcha de dos de sus tres componentes, el bajista Chris Ross y el batería Myles Heskett. Quedando huérfano al grupo y a su líder, Andrew Stockdale. Un Andrew que, para mi sorpresa, ha conseguido llevar adelante el grupo y conseguir unos sustitutos a la altura de Chris y Myles. Además ha logrado grabar un disco sobresaliente, también a la altura de su explosivo debut, incluso más elaborado y complejo, con una excelente producción. Continúa con su retro hard-rock, aderezado con cierta aptitud Indie, y digo aptitud, ya que la música es puro rock duro clásico. Es clásico al extremo, con las consabidas influencias de Led Zeppelín y Black Sabbath, a las que ahora se une la vertiente más psicodélica del rock de los setenta. Facturando un disco lleno de verdaderos temazos de rock, canciones adictivas, auténticos hits, que alucinaran a sus fans. Todo envuelto en un sonido sublime de guitarras, que nos demuestra, que Andrew, además de calidad, tiene las cosas muy claras. Doce cañonazos de rock construidos sobre potentes riffs de guitarra. Comentar que existe una interesante Edición Deluxe, que es imposible de comprar en España, que cuenta con 4 trallazos más de rock.


En el inicio encontramos California Queen, para abrir fuego, ¡qué sonido de bajo!. Es una canción muy intensa, potente, ideal para iniciar el disco. Que nos hace recordar al disco de debut, y a esa voz zeppeliana aguda que tanto nos hizo disfrutar, unida a unas guitarras muy electrizantes. New Moon Rising es hiperclásica y, a la vez, absolutamente actual. Denota con claridad la influencia de Sabbath, con un riff de guitarra demoledor y genial, y una base de batería, para destrozarte el cuello. Es el single, y la elección no puede ser más acertada, resume toda la intensidad del rock de Wolmother. White Feather es como regresar in situ a los 70, en un corte verdaderamente adictivo, con un riff muy a lo Keith Richrads, para engancharte desde la primera escucha y demostrar que estamos ante un disco variado y completo. Los Black Sabbath más clásicos reviven en Sundial. Es un tema hipnótico con unos teclados magníficos y una cruda y pesada base rítmica. ¡qué temazo!, bestial el sólo de guitarra. Con In The Morning encontramos uno de esos temas lentos e intensos, al estilo White Unicorn de su primer disco. Es psicodélico y, de nuevo, muy adictivo. Con su gran estribillo y su intenso cambio de ritmo comandado por la inusual voz de Andrew y una descomunal batería del nuevo Dave Atkins. Pasamos a 10.000 Feet, de nuevo otro corte muy pesado y cañero. El riff es de la mejor escuela Iommi/Page, toda una demostración de densidad e intensidad rockera, gracias a una sobresaliente producción. Con una parte intermedia mucho más moderna, en la que apreciamos la explosiva combinación de estilos

video


El tema Cosmic Egg nos ofrece un riff verdaderamente original en su trepidante inicio. Este Andrew es un genio. De nuevo nos mete en la maquina del tiempo y regresamos a los 70, con toda la energía y fuerza de la actualidad. Far Away es psicodélica, con una onda muy Beatle, y un estribillo para recordar y recordar. Demostrando que también pueden emocionar cuando se ponen más lentos y melódicos. Pilgrim nos trae de nuevo los riffs cortantes y potentes del mejor rock clásico que se puede escuchar en el siglo XXI. Muy en la línea Aplee Tree de su anterior obra, otro temazo y es que el nivel no baja en todo el disco. En In The Castle nos adentramos, en sus inicios, en la vertiente más atmosférica y psicodélica de Wolfmother, combinada con esos cambios de ritmo y juegos de guitarra y batería. Por lo que acaba siendo un tema atronador, absolutamente magistral. En la recta final nos encontramos con Phoenix, donde Andrew se muestra en pleno estado de gracia, combinando con acierto distintos registros. En un tema muy intenso, como mucha distorsión en la guitarra, muy elaborado, con numerosos cambios rítmicos y de registro. Finalmente, Violence Of The Sun es muy sosegada y denota mucha influencia de los Led Zeppelín. Totalmente atmosférica y envolvente, aderezada con una excepcional sonido de batería y guitarra. Desde mi punto de vista es un colofón genial para un disco que ha superado ampliamente mis expectativas.

Larga vida a Wolfmother, ya que son pura calidad, fuerza, intensidad y genialidad. De manera que estamos ante el futuro más añejo y retro del rock duro. 9/10

miércoles, 9 de diciembre de 2009

ARDI y los primeros Homínidos.

La aparición de los primitivos homínidos se produce a finales de la era terciaria, durante el Mioceno y el Plioceno, hace unos 7 millones de años, momento en que los Homínidos que se separan de los grandes simios. Se documenta un cataclismo natural en la zona oriental de África, que separa, por un lado, a los simios de la selva, los llamados Póngidos, como el chimpancé, el gorila o el orangután, y los Hilobátidos, como los gibones. Y por otro lado a los que quedan en la sabana, que tienen que evolucionar y sobrevivir sin tantos árboles, los Homínidos. Por lo que se produce la bajada de los árboles y la progresiva adaptación a la vida en el suelo. Evolucionan y pasan a ser bípedos, se levantan sobre sus patas traseras, lo que supone el gesto más importante de la Humanidad. Ya que significa el arranque del llamado Proceso de Hominización, que continúa con los dos grandes géneros el género Australopiteco y el género HOMO. Un Homo que ante la liberación de las manos, consecuencia fundamental de caminar erguido, desarrollará la capacidad de generar comportamiento cultural y de trasmitir cultura heredada.

Todo el proceso arranca con estos primeros Homínidos, que serían nuestros antepasados iniciales, los cuales conocemos gracias a algunos hallazgos asombrosos:

Cráneo de TOUMAÏ.

TOUMAÏ, fósil de 7-6 millones de años encontrado en el Chad, que significa en la lengua local “Esperanza de vida”. Parece ser que se trata del último ancestro común entre el chimpancé y el género homo. Su estructura craneal se parece mucho a la de un mono, pero la cara es corta y los dientes, en especial los colmillos, son pequeños y se parecen mucho a los de un ser humano moderno. Por lo que pudo ser el primer homínido o, por lo menos, uno de los primeros en empezar el camino de la Hominización. Sin embargo, no hay pruebas suficientes para afirmar que era bípedo.

Huesos largos de ORRORIN.

ORRORIN TUGENENSIS, extraordinarios fósiles de homínido encontrados en el año 2000 en Kenia, con una antigüedad de 6 millones de años. Un simio de 1,40 metros de altura cuyas características del fémur y de la dentadura eran similares a las de los humanos modernos. En concreto, la estructura de los huesos largos de la pierna nos indica que caminaba erguido, era bípedo. Quizás fue el primero en levantarse, en ponerse de en pie e iniciar el largo camino evolutivo que conduce hasta nosotros, los Sapiens Sapiens.

Reconstrucción ideal de ARDI.

ARDIPITECUS RAMIDUS, de 4,4 millones de años, descubierto por TIM WHITE en la región del Afar en Etipia, en el África oriental. El Ardipitecus está de nuevo de actualidad por los artículos de Tim White, de la Universidad de California en Berkeley, publicados en la revista Science. Donde presenta los principales descubrimientos de la investigación y estudio de 110 especímenes de Ardipithecus. Y sobre todo de ARDI, como han denominado al ejemplar mejor conservado. Una hembra que pesaba 50 kilogramos y medía alrededor del metro y medio y de la que se conserva un esqueleto parcial con gran parte del cráneo y la pelvis. De nuevo una hembra, como el excepcional hallazgo de LUCY o la NIÑA DE DIKIKA, ambas Australopitecus Afarensis de 3,3 millones de años.

Interesante fragmento del artículo de la revista Science.

ARDI tenía un cerebro pequeño, incluso más pequeño que el del Australopithecus y similar al de los chimpancés hembra. Su cara tenía un hocico prominente, lo que le confería una apariencia muy simiesca. Según Tim White, Ardi vivía en un ambiente boscoso y húmedo, donde existían claros, bosques y prados. Subía a cuatro patas a las ramas de los árboles, como algunos primates del Mioceno hacían, y caminaba erguido sobre las piernas traseras cuando se encontraba en el suelo. El Ardipithecus caminó sobre dos piernas aunque no de forma tan eficaz como los homínidos posteriores. C. OWEN LOVEJOY, investigador de la Universidad del Estado de Kent, indica que la pelvis del Ardipithecus es particularmente útil para comprender cómo el esqueleto de los homínidos se modificó progresivamente al bipedalismo. Y sugiere que el Ardipithecus pudo también correr, pero probablemente con menos velocidad y eficacia que los humanos.

Los dientes y el cráneo del Ardipithecus son bastante diferentes de los del Australopithecus y los simios modernos. Ardi y su linaje eran omnívoros, contaban con una dieta relativamente diversa que incluía frutas, nueces u hojas. El análisis de sus dientes también sugiere que el Ardipithecus era socialmente menos agresivo que los chimpancés y otros simios africanos actuales. Además, el hecho de que los dientes de macho y hembra sean de tamaños similares, a diferencia de lo que sucede en los simios africanos, también indica que estos homínidos podrían haber participado en un sistema social que supusiera menos competición entre los machos. Los investigadores también proponen que las manos eran ya relativamente ágiles y que sólo requerían un alargamiento de los pulgares y un acortamiento de los dedos para poder utilizar y producir herramientas.

Las manos de ARDI.

De manera que sería nuestro prístino ancestro, al haber liberado sus manos y posiblemente empezar a utilizarlas. Lo que combinado con el progresivo aumento del cerebro y la capacidad craneana nos conducirá hasta el género HOMO, y el primer inventor de la humanidad, el Homo Habilis. Que abre un imparable camino evolutivo que culmina con nosotros, los Sapiens Sapiens. Que en la actualidad poblamos y explotamos el planeta tierra. Y somos tan contradictorios, por no decir arrogantes, que jugamos a ser dioses, con la ciencia, con la robótica o intentando conocer otros planetas, sin conocer nuestro propio planeta. Los océanos, donde se inició la vida, están sólo parcialmente descifrados, y ni siquiera sabemos aún con certeza quien es nuestro primigenio ancestro, el que supuso nuestra separación de los simios. Si ARDI nos viera que pensaría…