jueves, 20 de agosto de 2009

Personajes Singulares de la Historia IV: HAMMURABI, El Legislador del Mundo Antiguo.

Parte Superior de la Estela: El Dios solar Shamash entrega a Hammurabi las leyes de su Código.


En Mesopotamia durante el III milenio a. C. encontramos sociedades urbanas estatales con estructura administrativa. Se trata de ciudades-estado gobernadas por un rey-sacerdote asistido de un complejo aparato burocrático y sacerdotal. Basadas en el templo como centro de poder, apareciendo las monarquías, los imperios y con ellos surge la Historia. Durante este III milenio, sumerios y acadios llevan a la civilización mesopotámica a la vanguardia del progreso técnico y de la organización social. No obstante, ya en el II milenio a. C., será nuestro protagonista HAMMURABI (1792-1750 a. C), rey de Babilonia, él que da un paso más en la complejidad, con el desarrollo de todo un prístino código legislativo. Un rey legislador que será la base del llamado Imperio Babilónico, con su capital Babilonia, una ciudad antes sin importancia, pero que con Hammurabi toma el relevo de Akkad y Ur convirtiéndose en el centro del mundo mesopotámico. Así cuando Hammurabi accede al trono sucediendo a su padre Sin-Muballit, Babilonia era un reino modesto (50 km.). Sin embargo desarrolla una hegemonía social, política y militar, con una serie de campañas militares desde el 1787 a. C. Tomando primero Ur y Uruk, para luego conquistar el reino de Mari (1761) y la zona del Tigris y Asiría, proclamándose rey de Sumer y Akkad y dominando toda Mesopotamia. Pero ha pasado a la historia por su labor como legislador, y la creación de su famoso Código de Leyes, la famosa Estela de Hammurabi (1755 a. C.). Encontrada por Jacques de Morgan en Susa (1901), se trata de una inscripción de caracteres cuneiformes de carácter conmemorativo, que en sentido estricto no es un código legal es una serie de normas precisas aplicadas a situaciones particulares. En el texto se insertan toda una serie de disposiciones que afectan a todas las facetas de la vida social y económica.


El Imperio Babilónico de Hammurabi de 1792 a 1750 a. C.


Un Código legislativo conmemorativo en el que se ensalza las actividades organizativas y legislativas de Hammurabi, un monarca que deseaba pasar a la Historia por su labor legislativa. Un hecho que se atestigua en el epílogo cuando exige que “las palabras de justicia que he escrito sobre mi estela sean respetadas en el futuro por todos los monarcas sucesivos”. Unas palabras de justicia que no son del todo originales, al formar parte de una larga tradición que parte de las ciudades sumerias del III milenio, destacando a UR, cuyos reyes pusieron sus normas por escrito siglos antes que Hammurabi. Se trata de una jurisprudencia que se completaba con la experiencia diaria, con las situaciones determinadas que requerían la intervención del rey. Un Código basado en la famosa ley del Talión, “ojo por ojo, diente por diente”, la justicia más allá de la venganza. Como se atestigua en la Ley 6Si uno robó el tesoro del dios o del palacio, recibirá la muerte y el que hubiere recibido de su mano el objeto robado, recibirá la muerte”. Dicha obra legislativa parece que se hallaba extendida, en distintas estelas, por todo el reino, ya que era un rey que lo controlaba todo, hasta los más mínimos asuntos de su administración. Siendo el rey en persona el que administraba justicia y supervisaba cada caso. En palabras del propio Hammurabi “... Que el individuo que sufra una ofensa (…) acuda ante mi estatua de rey de justicia, que lea mi estela inscrita, que escuche mis muy preciadas palabras y que mi estela le releve la solución a su proceso…


La Estela: Bloque de diorita negra pulida de 2,25 m. de altura.


Además ofrece una completa visión de la sociedad babilónica, que era tripartita, ya que cada individuo tenía unos derechos y obligaciones según su estrato social. En la babilonia de Hammurabi había tres grandes categorías sociales: los awilium o aristocracia palacial; los muskenum, los no pertenecientes a la administración palacial, una especia de cajón de sastre, que incluía a ricos y pobres. Y los wardum o esclavos, inferiores y servidores, según el Código la huída de esta condición, estaba castigada con la pena de muerte. La obra de Hammurabi pone de manifiesto la existencia de diferentes formas de vida en el Imperio Babilónico: una urbana y sedentaria, y otro pastoril y nómada. Otro elemento regulado por el Código era la familia, por lo que sabemos que la monogamia era el régimen habitual, no obstante, sobre todo cuando la esposa no podía ofrecer descendencia, se admitía la existencia de concubinas subordinadas a la primera esposa. Igualmente regulaba la infidelidad, que sólo se contemplaba en el caso de la mujer, siendo sancionada con la muerte. Algo sorprendente es que se contemplaba la adopción, como un elemento esencial del derecho familiar. Un Código que regula, en definitiva, toda la vida familiar y social de Babilonia.


La Estela de Hammurabi en el Museo del Louvre, París.


En conclusión el rey Hammurabi, durante sus cuarenta y dos años de reinado, transformó la modesta ciudad de Babilonia en una verdadera potencia hegemónica sobre Mesopotamia. Gracias, en parte, a su extraordinaria labor como legislador, elaborando un Código de leyes concretas, que nos revela una sociedad babilónica muy compleja y con altísimo grado de especialización. Una sociedad babilónica que, en esos momentos, era vanguardia el progreso mundial, y estaba gobernada por un rey, que ante todo era fuente suprema de justicia y poder.

miércoles, 19 de agosto de 2009

DREAM THEATER – Black Clouds & Silver Linings (2009)


Cada dos años tengo la gran suerte de poder embelesarme escuchando la nueva obra del mejor grupo de la actualidad, los americanos Dream Theater. Tras el magnífico Systematic Chaos, en el que, desde mi punto de vista, continuaban la línea abierta por el Train Of Trought, modernizando su sonido y la intensidad de su música. Ahora regresan, en parte, al sonido del excelente Octavarium, cercano a los clásicos Images and Words o Metropolis. En este Black Clouds & Silver Linings, que es toda una verdadera obra de ingeniería musical encerrada en tanto sólo seis temas, que mezclan todos los elementos que han hecho a Dream Theater los más grandes: momentos de puro progresivo, de fusión con el jazz, de rock sinfónico, de thrash metal, sublimes estribillos y excepcionales melodías. Es una mezcla de todo lo mejor del rock y el metal en una extraordinaria combinación sublimemente ejecutada. Hay que decir que Black Clouds, al igual que todos los discos de Dream Theater, es un disco para degustar con tranquilidad y escuchar con detenimiento, ante la complejidad de su música, no en vano con sólo seis cortes el disco tiene una duración de más de setenta minutos. Algo que podría parecer exagerado, pero una vez que te adentras en cualquier joya de Dream Theater suelen parecerte incluso cortas. Es un disco complejo musicalmente, y sin embargo esta lleno de sentimientos desbordantes y de unas melodías sobrecogedoras.



La superproducción comienza con A Nightmare To Remenber, iniciada con unos sonidos de tormenta acompañados de la poderosa batería de Mike Portnoy, para enlazar con un tremendo riff de guitarra, absolutamente thrash metal, del genial John Petrucci. Es un tema en el que destaca, para mi sorpresa, la voz de James Labrie mucho más profunda y roquera combinada con su habitual tono melódico. La canción en su parte central se torna absolutamente melódica e incluso taciturna, de la caña metálica a la melodía más popera, eso es Dream Theater. Tras esa parte un excelente duelo de solos de guitarra y teclado nos hace alucinar. El tema culmina con el batería cantando el final de tema, en un tono casi death, y desarrollando toda una serie de ritmos metálicos basados en la base rítmica del bateria y el bajo John Myung. A continuación el corte A Rite of Passage, el single del disco, un tema directo y metálico, lleno de energía, en que nos vuelven a mostrar sus habituales guiños a Metallica. El comienzo no pude ser más extraño, con la voz de Labrie distorsionada y un poderoso riff de guitarra, que da paso a un sublime estribillo. Puro metal progresivo en su versión más cañera, especialmente en la guitarra de Petrucci, cuyo sólo domina toda la parte central y final del tema, junto con un glorioso solo de teclado, muy distorsionado, de Jordan Rudess, excepciónales. El tercer tema es Wither, la balada del disco y el corte de menor duración, una de las mejores baladas de Dream Theater, muy inspirada. Se trata de un tema de Petrucci en solitario, lleno de melancolía y dulzura, perfecto para la melosa voz de Labrie, muy emocionante.


video


Video: A Rite Of Passage.


El disco prosigue con The Shattered Fortress, que parece completar una excelsa Suite que el grupo lleva gestando desde el Six Degrees of Inner Turbulence de 2002. Introduciendo en cada disco las distintas partes de la suite. Una Suite que conoce su final en este Black Clouds, con sus tres últimos movimientos (X Restraint; XI Recieve; XII Responsible). Un final que se nos revela impresionante, de nuevo un pesado riff de guitarra sumamente metálico, y las voces del batería y el cantante se funden en esta orgía metálica. De tremendo virtuosismo, llena de partes instrumentales muy complejas y de una belleza insuperable en el panorama musical actual. El quinto corte The Best of Times, está dedicado a Howard Portnoy, el desaparecido padre del batería. Este homenaje se convierte, a mi modo de entender, en una de las mejores y más bellas canciones que he escuchado en mi vida. Es una verdadera delicia sonora, que te transporta y te hace evadirte de la realidad durante sus trece minutos, que sinceramente se me hacen muy cortos. Su inicio es relajado y sinfónico, muy clásico con una guitarra acústica emocionante y llena de sentimiento. Es un corte de puro rock progresivo (se aprecia la influencia de los Rush), donde la calidad de estos músicos se pone a nuestro servicio para hacernos disfrutar y emocionar. El estribillo es una maravilla, muy evocador, con unas partes instrumentales excepcionalmente melódicas y una voz que capta a la perfección la emoción del tema, me quedo sin palabras. Y el sexto y último corte es The Count Of Toscany, de casi 20 minutos, quizás es musicalmente una de las mejores canciones de Dream Theater y por tanto de la música contemporánea. Si Best Of Times era una delicia sonora, Count Of Toscany es una joya musical e instrumental. Con una guitarra inicial super progresiva (muy Satriani), es un compendio de todas las influencias (Queen, King Crimson, Pink Floyd, Metallica, etc.) y las virtudes del grupo. Es un resumen de la historia del rock, del metal y del progresivo, que encumbra definitivamente a Dream Theater como el mejor grupo del mundo, sin ningún género de dudas. Sorprende por su reconocible estribillo, por sus magníficas partes instrumentales, en las que destaca John Petrucci, elevándose a la categoría de mito de la guitarra. Como se demuestra en la parte central del tema (a partir minuto 11) con un solo de un bestial sentimiento, insuperable.


Además, para un disfrute mayor, la edición especial viene con un disco extra con seis excepcionales versiones, todas magníficamente ejecutadas, en las que demuestran cuales son sus influencias. Destacar el medley de Queen, al rescatar uno de los mejores y más desconocidos discos de la banda británica Unas versiones que suponen un aliciente añadido, para hacerse con esta joya de la música.


1. Stargazer (Rainbow del album Rising)


2. Tenement Funster / Flick Of The Wrist / Lily Of The Valley (Queen del album Sheer Heart Attack)


3. Odyssey, de la banda de rock progresivo Dixie Dregs.


4. Take Your Fingers From My Hair, de Zebra, unos desconocidos del rock progresivo


5. Larks Tongues In Aspic Pt. 2 (King Crimson, del album Larks' Tongues in Aspic)


6. To Tame a Land, del Piece of Mind de los Iron Maiden.


En definitiva Black Clouds & Silver Linings, en mi opinión, es uno de los mejores discos de Dream Theater. Un disco que los encumbra no sólo a la cima del metal progresivo mundial, si no al cenit de la música actual en general. A los que os cuesta entrar en este grupo, por su densidad, os pido que hagáis un esfuerzo, ya que os estáis perdiendo las maravillas sonoras del mejor grupo, musical e instrumental, de la historia.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Pasajes de la Historia III. La Renovación del Pensamiento a inicios del siglo XVI.

Ilustración de la Isla de Utopía de Moro.

El s. XVI es un siglo de grandes transformaciones en todos los campos de la actividad humana y del pensamiento. Se produce el Descubrimiento de América, con la afluencia de metales preciosos y la continuada alza de precios. Se desarrolla del capitalismo comercial, la cultura renacentista se va extender por Europa, además de la Reforma de la Iglesia. Una Iglesia que según L. FEBVRE, como en la Edad Media “sigue establecida en pleno corazón de la vida de los hombres manteniendo un dominio total”. En las ideas políticas se elabora la doctrina del absolutismo afirmando una soberanía monárquica sin límites, opuesta al feudalismo. Aunque la política sigue en dependencia ideológica de la religión, en un momento en el que Europa es un mosaico de cuerpos políticos muy diferentes, acentuándose el carácter nacional de las monarquías (Francia, Inglaterra, Alemania, España).

Por un lado se dan supervivencias feudales y particularismos locales, a pesar de que autoridad real no deja de afirmarse, destacar el ejemplo de los RR. CC. Pero ese autoritarismo regio debe hacer frente a numerosos particularismos. Por otro lado el absolutismo monárquico se funda en esa aceptación natural de la autoridad existente, y en la obediencia enseñada desde hace siglos por la Iglesia. En Francia, tras la guerra de los Cien Años, la monarquía tenía un carácter casi místico, con un poder enraizado en el derecho romano. El rey es emperador en su reino, al igual que en Inglaterra, o en España, desde Alfonso X el sabio. Esta balanza de fuerzas, entre la monarquía y los localismos, se inclina del lado de la autoridad real. Y tres grandes pensadores serán la expresión intelectual de esta lucha de poderes que se produce en el siglo XVI:

Niccolo Maquiavelo.

Niccolo Maquiavelo (1469-1527). Miembro de la burguesía florentina, es alejado de la vida pública por la restauración de los Médicis. A uno de los Médicis, Lorenzo, le dedica su obra El Príncipe (1513), según Jean TOUCHARD, para recobrar su favor e incitar al joven a levantar a Italia contra los bárbaros, consejos que los Médicis no toman en cuenta. Como patriota italiano envidia la solidez de Francia o España, frente a una Italia tomada por la anarquía, con sus divisiones y la nefasta presencia del papado. Señala que para elevarse el príncipe deberá ser “un hombre hábil o bien protegido por la fortuna”, aunque el “príncipe sólo se mantendrá por su virtud poco común, que es una energía a la vez brutal y prudentemente calculadora, ajena a cualquier preocupación de moral ordinaria”. Su mayor fortaleza será la adhesión al pueblo, Maquiavelo reconoce ya el papel de la opinión pública, para construir una teoría sobre el manejo del sensible y maleable populacho. Así la hipocresía se convierte para el príncipe en un deber, para lograr conservar su vida y su Estado, de manera que “todos los medios que haya aplicado serán juzgados honorables”. Un pensamiento que pretende ser realista, basado en un deseo de movimiento patriótico italiano contra los invasores. Es un admirador de la república Romana en sus Discursos, siguiendo a Aristóteles y a Polibio, señala que “El príncipe, los grandes y el pueblo gobiernan conjuntamente el Estado”. Para Maquiavelo “la dictadura, una dictadura legal, es indispensable a las Republicas para superar los grandes problemas". El dictador es un legislador, un verdadero superhombre que ejerce la autoridad sin compartirla en exclusivo interés del Estado. Con Maquiavelo el pensamiento político se seculariza radicalmente, desprecia el poder temporal de la Santa Sede, concibe una religión subordinada al Estado, como mero elemento de cohesión social. Exaltando al Estado contra el imperio y el universalismo cristiano. Para TOUCHARD, su relevancia no es sólo la de ser un testigo de su tiempo, “sino que además expulsa de la política toda metafísica y corta el vínculo entre la ciudad de Dios y la Ciudad de los hombres” allanando el terreno para nuevas ideologías.

Erasmo de Rotterdam.

En contraposición a Maquiavelo destaca el humanismo cristiano de Erasmo de Rotterdam (1467-1536). Cuya teoría política ocupa un lugar secundario en su inmensa obra. Y su idea de Estado y sociedad son inversas a la de Maquiavelo (cuya obra ignora) al partir de imperativos morales y religiosos. Príncipe de los humanistas, sus concepciones políticas podemos encontrarlas en su Institutio principis christiani (1516) escrita al joven Carlos I. Según TOUCHARD todas sus reflexiones se centran en un alto grado sobre la Filosofía de Cristo. En su Institutio establece como debe ser un príncipe cristiano en todas sus facetas. Partidario de un tipo mixto de gobierno que conjugue los tres tipos de regimenes políticos, se muestra adepto del régimen de los Países Bajos, al que considera democrático. A Erasmo le importa menos la forma de Estado que el espíritu y el corazón de los gobernantes. Abogando por un total pacifismo, señala que la guerra “trae consigo un cortejo infinito de crímenes y desgracias que caen principalmente sobre los inocentes”, y le indignan las guerras predicadas por ciertos papas. Pero admite la defensa contra la agresión, la guerra justa. El pacifismo es para Erasmo una condición imprescindible de un buen gobierno. Sin embargo su exigencia es esencialmente la reforma moral, además, para TOUCHARD hay en él una desvaloración de la noción de derecho ligada a su concepción de libertad cristiana. Su pensamiento tiene un acento de moderna humanidad, debido a su mayor preocupación por la moral que por el derecho. Erasmo es una síntesis del Humanismo, según el historiador BENNASSARsu obra, abundante y diversa es una ilustración de las ambiciones espirituales del Humanismo (…) expresa las grandes respuestas que el Humanismo intenta dar a las cuestiones que refieren al hombre”.

Tomás Moro de Rubens.

Tomás Moro (1480-1535). Jurista, notable humanista de espíritu religioso, y consejero de Enrique VIII, al que acaba desafiando por su tiranía. Moro es un erasmista que lucha contra la herejía luterana, estando más comprometido en la acción política que Erasmo. En su Utopía (1516) analiza los vicios de la tiranía, de la que luego será victima, a través de la descripción del régimen ideal de la isla de Utopía. Régimen con el que crítica la realidad, y muestra los defectos de la sociedad, como el excesivo número de nobles “zánganos y ociosos” e incluso rechaza la concentración de la tierra. Para Moro el Estado es expresión de los intereses de la clase dominante, señala “allí donde todas las cosas se midan por el dinero, no se podrá nunca organizar la justicia y la prosperidad sociales”. De manera que Utopía es un régimen comunista, igualitario, nadie posee nada en propiedad. Sin embargo con la disciplina como algo indispensable en esta sociedad. El papel del Estado se reduce a la administración de las cosas. Moro construye su ciudad ideal sin referencia al evangelio, sin más luz que la razón natural. Según TOUCHARD su obra “debe mucho a la república de Platón y al antiguo mito de la Edad de Oro". De modo que la generosidad esencialmente moral del humanismo cristiano se convierte en Moro en política y social. Dicha Utopía tuvo un gran éxito en el s. XVI, ya que desarrollo un régimen ideal, en el que los magistrados y sacerdotes son elegidos, donde existe una aristocracia intelectual y moral, y se desarrolla el llamado gobierno de los mejores. La influencia de Moro fue más allá de un éxito literario, así conquistadores españoles como Vasco de Quiroga intentaron aplicar la Utopía de Moro en sus dominios de México.

En definitiva tres autores que renuevan el pensamiento político, ético y moral, poniendo las bases de posteriores construcciones doctrinales como las de BODIN o ALTHUSIUS a fines del siglo XVI. Que conducirán a la definitiva victoria del absolutismo en el siglo XVII, y su posterior ocaso en el siglo XVIII.