Mis inicios fotográficos: Cáceres al final de un día de Otoño.








Comentarios

  1. muy guapas las dos primeras, Paparazzo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias tío. La verdad es que me gusto mucho como quedaron. Cuando tenga un trípode en condiciones va ser la bomba.

    ResponderEliminar
  3. Pedro, colega, ya sabes que la primera me encanta. De veras que me podría pasar tiempo mirándola y creo que no me cansaría. Y las otras dos también son hermosas (la segunda por el ángulo y esa similitud del edificio con el rostro de un antiguo monstruo mítico, la tercera por la sensación de conjunto, las nubes, no sé cómo explicarlo)... Pero es que haber captado ese momento, con tantas cigüeñas en vuelo...

    No me quiero imaginar qué fotos te saldrán cuando tengas ese trípode. ¡Qué arte!

    ResponderEliminar
  4. Pedro, soy Marck. Ya tenía ganas de echarle un vistazo a tu blog. Me gustan las fotos. La primera es una pasada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).