Personajes Singulares de la Historia V: SÉNECA

Séneca según un grabado de Rubens.


La Córdoba romana del año 1 al 4 a. C. verá nacer al gran filósofo Lucio Séneca. Su padre, “Séneca el viejo”, gran orador de la Bética, se lo llevó siendo niño a Roma donde es educado en la oratoria, en la retórica y la filosofía, y adoctrinado hacia la política y el pensamiento. La familia de Séneca en Roma pertenecía al acomodado ordo equester u orden de los caballeros. Con esos mimbres pronto logró ser reconocido como un destacado abogado y orador, desarrollando el llamado cursus honorum y llegando a ser cuestor y senador. Una fulminante carrera que incitó que el locuaz Calígula estuviera a punto de condenarlo a muerte. Y el emperador Claudio lo desterró a la isla de Córcega, acusado de adulterio con la hermana de Calígula. Un exilio que dura nueve años hasta que la segunda esposa de Claudio, Agripina, le hace regresar para ejercer la labor de preceptor de su hijo Nerón. Agripina eligió a Séneca para instruir a su talentoso hijo como hábil orador y cosmopolita político, pero además fue inspirador de su carácter y su moral en una primera época de su gobierno. Una etapa en la que Séneca era el Consilium principis, y como tal dirigió al esperanzador Nerón hacia unos inicios gloriosos, en contraste con los desastres de Claudio y Calígula. Un Nerón que en el año 59 d. C. será nombrado emperador, con Séneca como consejero político junto con su amigo y prefecto del pretorio romano Afranio Burro.


En esos años iniciales de Nerón, Burro y Séneca hacían la labor de ministros del emperador, llevando a Roma a una época dorada. Como señala Suetonio en sus Vidas de los Césares, está época está marcada por los gestos de piedad y las coherentes políticas de gobierno. Indica Suetonio sobre Nerón, “…declaró que gobernaría siguiendo los preceptos de Augusto, e hizo gala (…) de liberalidad, clemencia, e incluso amabilidad. Abolió o disminuyó los impuestos demasiado gravosos…”. Repartió dinero entre el pueblo, daba discursos y hacía lecturas públicas de poemas. Mejoró la administración de justicia, reguló mejor el comercio, y renunció a ampliar el imperio para evitar guerras. Llegó a decir “¡Cómo me gustaría no saber escribir!” al firmar una sentencia de muerte. Ofreció al pueblo grandes espectáculos y juegos escénicos, que pronto se tornarían excesivos. Séneca en esa primera etapa dedica a Nerón una diatriba filosófica, en la que ensalzaba, como virtud más digna de un monarca, la Clemencia, para ganarse el afecto del pueblo. La mejor forma de tener un gobierno fuerte era tener el apego y la gratitud de sus súbditos. Además de elogiar a Nerón como un buen rey y benevolente príncipe. Sin embargo Séneca al estar tan cerca del poder supremo fue objeto de constantes acusaciones y reprimendas por su codicia o servilismo. San Agustín en su Ciudad de Díos hablaba de él en estos términos “…practicaba lo que reprendía (…) adoraba cuanto censuraba”. Y es que no deja de ser incongruente que un estoico, que tenía como fin la virtud, se mantuviera tan comprometido con el poder, por muy virtuoso que este fuera.


Platón, Séneca y Aristóteles. en una miniatura medieval.


De forma que a pesar de su ética estoica se mantuvo cercano a Nerón, incluso hasta los primeros asesinatos: de Británico, hijo de Claudio, y de Agripina, la propia madre de Nerón, que se había convertido en una figura opresiva para el otrora clemente emperador. Muertes que Séneca tuvo que aceptar y hasta justificar. Hay que decir en su defensa, que de haber sido crítico con Nerón hubiera muerto mucho antes. Pero es curioso que él mismo en su Tratado sobre la tranquilidad de ánimo, expusiera que el filósofo no debía comprometerse ni aceptar obligaciones que recorten su libertad. Por lo que estamos ante una personalidad compleja, llena de contradicciones entre su pensamiento y su vida. Quizás Séneca quiso ser inspirador de un virtuoso imperio romano, e intentó que su apuesta por la clemencia calara en el potencial de Nerón. Aunque finalmente su discípulo, no tomará la senda de la benevolencia marcada por su mentor.


De modo que las extravagancias del emperador y la muerte de Burro, hacen que Séneca solicite permiso para abandonar la corte y se retira durante tres años de la vida pública. Hasta que en el año 65 es acusado por Nerón de haber inspirado la fracasada conspiración de Pirón contra Nerón, ordenando a su antiguo maestro que se suicidara. Puede que esa conspiración fuera la forma de vengarse de Séneca, contra su discípulo, del que había tolerado todos sus desmanes. Séneca acata la orden y no sólo se corta las venas, sino que bebió cicuta, y para facilitar la hemorragia, decidió meterse en una bañera de agua caliente. Una muerte llena de arrogancia estoica, similar a la de Sócrates, que se torna conmovedora, ya que su mujer, Paulina, intentó suicidarse junto a él. Pero los soldados, siguiendo orden de Nerón, impidieron la muerte de su mujer, algo que Séneca nunca llegó a saber. Estamos ante otro ejemplo más de que el poder supremo de un gobernante no es compatible con la libertad de pensamiento. Un hecho que es una constante en la Historia de la Humanidad, como el caso de Tomás Moro y Enrique VIII. Lo que nos demuestra que la razón filosófica no puede con la crueldad e irracionalidad de cualquier tipo de despotismo.


Muerte de Séneca según Jacques-Louis David.


Muchos entienden, y yo también lo comparto, que fue un filósofo comprometido que sacrificó su independencia, a pesar de renegar de su pensamiento, para ser útil en su tiempo. A través del intento de adoctrinar, como director de conciencia, a un gran emperador, algo en lo que fracasó. A pesar de su escaso éxito con Nerón es considerado uno de los grandes de los pensadores morales y ensayistas, con una extraordinaria influencia en el pensamiento humanista moderno. Al proclamar la reflexión filosófica como el mejor modo de lograr la felicidad. Séneca reflexionaba hace unos 20 siglos con estas palabras: que no es que no tengamos tiempo “sino que perdemos mucho. Nuestra vida es suficientemente larga (…) para poder realizar las más altas empresas (…) Pero si se disipa en el lujo y la indolencia…” corre y se hace corta, no obstante si la administramos bien resulta extensa…

Comentarios

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo III: Las Pirámides de Gizeh.