Aclarando el concepto de Fascismo.

El Fascismo es un término que deriva de fascio, haz, que a su vez procede del latín fasces, o haces de varas llevados por los lictores de la antigua Roma, como símbolo de poder del Estado. Un símbolo que va a ser tomado por Benito Mussolini a la hora de inventarse el Fascismo. Con esto Mussolini rinde culto a Roma, a la Roma eterna, de la que es heredera el fascismo, esto es, el Fascismo como continuación de la civilización romana. Esa era su intención, y sin embargo creo una de las ideológicas más perniciosas del siglo XX.

Un fascismo italiano que cuenta con unos caracteres fundamentales:


- La omnipotencia del Estado. Los individuos totalmente subordinados al Estado, conllevando la eliminación de la oposición política al considerarla un obstáculo para el buen gobierno. Para Mussolini “el fascismo reafirma al Estado como la verdadera realidad del individuo (...) la única verdadera libertad, la libertad del Estado y la libertad del individuo dentro del Estado (...) El fascismo es totalitario, y el estado fascista interpreta desarrolla y domina toda la vida del pueblo”. Un modelo social con el pueblo como base, en el centro el partido único y en la cúspide el jefe carismático, el superhombre al que sigue ciegamente, líder que encarna el Estado.

- El protagonismo de las élites. Ya que se parte de la desigualdad de los hombres, por lo que hay una minoría debe gobernar en contraposición al liberalismo decimonónico basado en la igualdad. Mussolini desprecia la democracia, y señala “el liberalismo clásico surgió de la necesidad de reaccionar contra el absolutismo y que ha perdido su función histórica desde que el Estado se ha convertido en la misma conciencia y voluntad del pueblo...

- La exaltación de un líder carismático. Al partir del postulado de la desigualdad humana, la nación necesita encontrar un superhombre que la lideré, Benito Mussolini, el Duce (del latín Dux), título otorgado así mismo, que significa caudillo o guía. Desarrollandose todo un culto a su persona, de manera que se decía “el Duce siempre tiene la razón”.

- El imperialismo. Para el fascismo una gran nación encuentra su horizonte en la formación de un gran imperio (espacio vital). Según Mussolini “El estado fascista es una voluntad de potencia e imperio (...) el imperio no es solamente una expresión territorial o mercantil, sino espiritual o moral (...) que guíe a otras naciones sin que sea necesaria la conquista “. El imperio es una manifestación de la vitalidad de las naciones, Benito decía “los pueblos que nacen o resucitan son imperialistas”, pero “el imperio exige disciplina, coordinación de esfuerzos, deber y sacrificio (...). En este momento, mas que nunca los pueblos tiene sed de autoridad, de dirección y de orden”.

- La desconfianza de la razón. El fascismo desafía y exalta la irracionalidad de la conducta, los sentimientos, esto es, fanatismo. Un fanatismo donde adquieren sentido sus irracionales dogmas de superioridad. El fascismo desconfía de la razón y de los intelectuales, al ser el arma que puede desvelar la escasa validez de sus argumentaciones. Para lograr el triunfo sólo hay que obedecer, el lema de Mussolini era “creer, obedecer y combatir”. De manera que todos los individuos deben subordinarse sus intereses al Estado totalitario y sus libertades políticas quedan prohibidas.

- Su filosofía procede, en parte, de la teoría orgánica de la sociedad, según la cual, la sociedad es una especie de organismo vivo en el que cada persona no es más que una célula. De forma que el individuo no puede tener existencia independiente fuera de la sociedad al recibir de ella sus ideas y la propia vida.

- El estado se dedica a manufacturar el pensamiento, a través de la propaganda, alienación del individuo, al que se le restringe la capacidad razonar. La igualdad democrática es rechazada imponiéndose una desigual jerarquizada. Según Ebensteinen el código fascista los hombres son superiores a las mujeres, los soldados a los civiles, los miembros del partido a lo que no lo son, la propia nación a las demás, los fuertes a los débiles, los vencedores de la guerra a los vencidos”.


Tras quedar muy claros sus elementos fundamentales, hay que decir que el fascismo es una dictadura totalitaria, no autoritaria. Además, según Tusell, “el fascismo constituye la visión conservadora del Estado totalitario”. Y para aclarar definitivamente el concepto de fascismo, mencionar a Stanley Payne, que en su Historia del Fascismo, hace una precisa definición del término. Señalando que es “una nueva forma de ultranacionalismo revolucionario que se basa en una filosofía primariamente vitalista, que se estructura en la movilización de las masas, el elitismo extremado y el führer-prinzip [líder total], que da valor positivo a la violencia y tiende a considerar normales la guerra y las virtudes militares”. Califica al fascismo como uno de los dos movimientos políticos más atroces de nuestra época, junto al estalinismo.


En conclusión, Payne señalaba que el fascismo histórico no puede recrearse en las condiciones actuales, pero en el actual siglo XXI bien podríamos ser testigos del surgimiento de nuevas formas de nacionalismo autoritario… Que no pueden ser calificadas de fascistas, término obsoleto en el siglo XXI, serán ultra-nacionalistas totalitarias. No obstante mejor que no exista ningún término para definirlos, ya que eso supondría su ausencia de nuestra sociedad. La continuidad de la utilización del término fascista, me hace pensar lo poco que hemos avanzado, y que continuamos subsistiendo en un mundo dominado por la irracionalidad, que es lo que interesa a los dominadores del mundo…


Aclaración: Es una entrada iconoclasta, la sinrazón no merece imágenes.

Comentarios

  1. Tío, la de información que voy a sacar de esta entrada para cuando me prepare el tema del fascismo para las opos, jajajaja... Muchas gracias, Pedrote, eres la caña. Hace tiempo que no me pasaba por el blog y mira cómo lo encuentro. Qué prolífico, la leche...

    Por cierto... "Es una entrada iconoclasta, la sinrazón no merece imágenes". ¡Qué grande eres! Te aplaudo por los siglos de los siglos.

    Nos vemos en la biblioteca. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).