SLIPKNOT + MACHINE HEAD. Viernes 10 de Julio de 2009. Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid.



El viernes 10 de julio llegue a Madrid para disfrutar del concierto de uno de mis grupos favoritos en la actualidad, Slipknot, además ir de fiesta por la capital siempre es un placer. Llegamos a eso de las cuatro de la tarde a las inmediaciones del Palacio de los Deportes, esto es, tres horas antes de la apertura de puertas, y ya había gente en las puertas soportando estoicamente un sol de justicia. Estuvimos tomando unas birras y calimocho en la sombra, a pesar de las recomendaciones policiales, y casualmente se formó una cola por donde estábamos sentados, de manera que una vez abiertas las puertas entramos sin problemas. Bueno tuvimos que tirar la bebida ya que la policía había comenzado poner multas al personal. Una vez dentro comprobamos como los precios de los litros se mantenían como en otras ocasiones, diez euros del ala, y que sólo se habían vendido entradas de pista, por lo que las gradas permanecieron completamente vacías. La afluencia de público fue menos numerosa de lo esperado, aún así había unas 5.000 personas que iban a darlo todo. Otra sorpresa, en parte, fue que la media de edad del público era de unos 17 años, parece ser que Slipknot ha calado entre los sectores más jóvenes del metal.


La puntualidad fue la norma a lo largo de la noche, de forma que a las 20.45 h. los “teloneros” salieron al escenario, en parte ya preparado para la descarga de Slipknot. Pero Machine Head no fueron los típicos teloneros, gozaban de medio escenario decorado, y un sonido inferior al de Slipknot, pero mucho mejor que otros teloneros que he tenido la ocasión de ver en el Palacio. Los Machine Head lo dieron todo, y yo lo di todo con ellos, desde la inicial Imperium, que sonó algo embarullada, y no obstante brutal, gracias a la enorme labor de su batería Dave Mclain, un verdadero titán cuyos ritmos hipnóticos lograban envolverte en una espiral de saltos, gritos y movimientos de cabeza. Pasando por la clásica Ten Ton Hammer y la magnífica Beautiful Morning, de su última y excelsa obra discográfica, con las que mejoró algo el sonido, pero el sonido no importaba, mientras el grupo lo diera todo. Y así fue, con el gran Robb Flynn que no paraba de provocar al público para que hicieran el famoso "Circle Pit", clásico con este tipo de grupos. Struck A Nerve y Bulldozer fueron las siguientes, verdaderos temazos antesala del gran tema, desde mi punto de vista, de la noche, Halo, en cuyo comienzo mis gafas salieron literalmente volando, una vez encontradas, con una patilla rota, algo que muestra del buen rollo de la gente, seguí saltando, abrazando a gente que no conocía y flipando con este tema excepcional. La corta descarga terminó con la clásica y brutal, Davidian, que hizo las delicias de los seguidores más fieles. A pesar de gozar de un buen sonido yo flipe con el grupo y me dejé gran parte de las energías y el cuello, que pensaba reservar para los Slipknot.


Setlist de Machine Head:

1. Imperium
2. Ten Ton Hammer
3. Beautiful Mourning
4. Struck A Nerve
5. Bulldozer
6. Halo
7. Davidian



Con la misma puntualidad saltaron al escenario los Slipknot, concretamente a las 22.15 h. y estaban dispuestos a arrasar con todo, y así lo hicieron demoliendo al personal. Con una escenografía muy currada, pero con la ausencia de un miembro del extenso grupo, el narigudo Chris Fehn, quien según comentó Corey Taylor durante la actuación tuvo que marcharse debido al fallecimiento de un familiar cercano, aunque al tratarse de un grupo tan completo su labor en percusión no fue ningún lastre. La descarga fue brutal, el sonido nítido y excepcional, mucho mejor que con Machine Head. Desde mi punto de vista todo sonó genial, un grupo tan complejo, con tantos miembros e instrumentos, logró sonar compacto, diáfano y limpio al extremo.





El terror comenzó, tras las intros Iowa y 742617000027 y, con (sic) y Eyeless, ambas de su primer disco, en las que corroboramos que el grupo estaba dispuesto a todo para hacértelo pasar bien, y destrozarte el cuello. Tras un trepidante inicio, los decibelios, gritos, saltos... aumentaron con Wait And Bleed, todo un temazo lleno de fuerza y melodía. Del mismo modo que la siguiente la genial Before I Forget, donde Corey Taylor demostró que es mejor cantante de metal en la actualidad, tiene una inusual capacidad para pasar de la voces guturales a las limpias y melódicas, cada vez más abundantes en sus entregas discográficas. Como se demuestra con Sulfur, de su absolutamente excepcional All Hope Is Gone, su último disco, que a mí entender es el mejor disco que han facturado nunca. Algo que demuestra este tema mucho más heavy y melódico, dejando atrás su inicial new/extremo metal, introduciendo excelentes solos y manteniendo esa sublime base rítmica, que hace que te dejes el alma en cada canción. La noche continúo con la sensacional The Blister Exists, de su Vol 3, The subliminal verses, que pasada de canción comandada por su titánico batería Joey Jordison, que manera de aporrear la batería y que limpieza de sonido, yo tenía el cuerpo destrozado, pero no sentía nada estaba extasiado. Nos dieron un respiro físico, que no emocional, con Dead Memories, de su última obra, un tema donde la melodía es la verdadera protagonista. Desde mi punto de vista sonó genial, tiene un estribillo ideal para el directo, y Corey se lució en su versión más limpia, no obstante no pareció entusiasmar al respetable. La locura y la fiereza regresaron con Disasterpiece, una de sus clásicas demostraciones de energía metálica, demostrando la capacidad del cantante para cambiar de registro.



Así llegamos al tema que llevaba esperando toda la noche, Psychosocial, el temazo de su All Hope Is Gone, que parece si ha calado en los fans, no podía ser de otra forma, por ser una explosión sonora que te introduce en otra dimensión. Con un magnífico solo de Mick Thomson, que la gente no sabe asimilar. Yo soy partidario de la evolución del grupo, más heavy, más solos, más melodía, pero la misma brutalidad, pero parece ser que hay gente que no lo ve del mismo modo. Con este tema lo di absolutamente todo, y mi cuello se destrozó definitivamente. Y aún quedaban dos verdaderos trallazos como la genial Duality, coreada hasta extenuación por el público, y la brutalidad de People=Shit, con la que la gente se volvió loca guiada por los salvajes Slipknot, que no paraban de mover sus cabezas, mientras unas plataformas levantaban a los percusionistas con sus barriles, espectacular. Nos merecíamos un breve descanso y el grupo también. Para luego regresar con la fuerza de los bises, el clásico Surfacing acabó de aplastar al personal, junto con Spit It Out, gran tema que alargaron en su parte central con Corey haciendo que el público se agachara durante varios minutos, para luego saltar brutalmente, entre tanto la batería de Joey era levantada por una plataforma que giraba para ponerse vertical, boca abajo... mientras él seguía destruyéndola con su sobrehumana capacidad, un verdadero espectáculo. 100% recomendable aunque no te guste el grupo, al suponer una descarga de adrenalina sensacional. La sensación final (con el Till We Die de fondo) era de euforia desmedida por haber asistido a una descarga alucinante, sólo una pega , la escasa duración del concierto, 90 minutos son escasos para un cabeza de cartel. Con un par de temas más (Vermilion, y alguno del All Is Gone) el sobresaliente hubiera sido aún más merecido. Grandes Slipknot, y grande el Palacio, como suenan los grupos en este genial auditorio.



Setlist de Slipknot:

1. Iowa (Intro)
2. 742617000027
3. (sic)
4. Eyeless
5. Wait And Bleed
6. Before I Forget
7. Sulfur
8. The Blister Exists
9. Dead Memories
10. Disasterpiece
11. Psychosocial
12. Duality
13. People = Shit

Bises:
14. Surfacing
15. Spit It Out
Till’ We Die (pregrabada)


Fotos: http://www.rafabasa.com/

Comentarios

Entradas Populares:

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo IV: El Palacio de Cnosos (Creta).