CHICKENFOOT - Chickenfoot.


El 2009 ha visto nacer otro “supergrupo” del rock, se trata de Chickenfoot una maravilla sonora formada por músicos de auténtico lujo: Sammy Hagar y Michael Anthony (ex Van Halen), Chad Smith (baterista de los Red Hot Chili Peppers) y Joe Satriani, uno de los grandes guitarristas del mundo, profesor de otros grandes como Steve Vai, con una gran influencia en la música actual. El mejor ejemplo de esa influencia es el descarado plagio que los Coldplay hicieron del tema de Satriani, If I Colud Fly, para su Viva la Vida. El tema de los “supergrupos” es complicado, muchos no llegan a la calidad esperada (Velvet Revolver), otros se separan con tan sólo un par de discos (Damn Yankess), otros sacan un primer gran disco y con posterioridad bajan su calidad (Audioslave). No obstante se están formado desde los sesenta, con grupos como The Velvet Underground and Nico, Crosby, Stills & Nash and Young o Cream. En los setenta, Journey o Bad Company, en los ochenta, Asia o Bad English, y en los noventa con grupos como Down, los locos Fantomas, o A Perfect Circle. Y ahora en pleno siglo XXI los “supergrupos” parecen renacer partiendo de los mencionados Audioslave, los fallidos Velvet Revolver, y ahora con Chickenfoot. Hace poco leí una frase de Chris Cornell (Audioslave, ex Soundgarden) sobre el tema de los súper grupos que no tiene desperdicio. “La culpa de que el término supergrupo esté mal visto es gracias a esas bandas de finales de los 80 y principios de los 90 como Asia o Damn Yankees, que eran una basura. Pero si se echa la vista atrás, encontraremos grupos como Led Zeppelin, Bad Company o Crosby, Stills & Nash and Young, que no eran precisamente nada malos”. Dando a entender que Audioslave es la regeneración de esas bandas de los setenta. En mi opinión las bandas de los 80 no son una basura, y que Audioslave es un gran grupo que han sacado buenos discos, pero que no llegan al nivel de su primer trabajo. La frase deja bien claro lo complejo que es el tema de formar un supergrupo que se mantenga en el tiempo, ya que suelen ser una reunión de egos (como el de Chris) por lo que se acaban autodestruyendo y rara vez superan el par de discos en el mercado. Digo todo esto para que Chickenfoot sean la excepción, y continúen sacando discos tan maravillosos como su homónimo debut, y que la lucha de egos no les lleve a la separación o a bajar el nivel en su segundo trabajo.


Chickenfoot es una verdadera reunión de talento, y aún siendo inevitable hacer comparaciones con los grupos anteriores de los componentes, esa calidad musical logra que el grupo suene absolutamente propio, algo sumamente complicado para ser un primer disco. Estamos ante un disco de verdadero ROCK, duro y enérgico, en el que destaca especialmente la descomunal base rítmica de Chad y Michael, que son el engranaje fundamental de Chikenfoot, dan la sensación de haber tocado toda la vida juntos, y eso lo consigue el talento puro. Al cóctel explosivo hay que unir el virtuosismo del profesor Satriani, que deja de lado sus experimentos particulares, no en vano es el primer grupo en el que participa como miembro oficial. Modera su virtuosismo progresivo para llenar el disco de sublimes solos impregnados de su reconocible estilo. Y la voz de Sammy Hagar, la verdadera voz de Van Halen, David Lee Roth no tenía mala voz pero era básicamente personalidad y espectáculo. La voz de Sammy tiene mucha profundidad, está llena de matices, y posee un tono roto cargado de fuerza sureña que dota al disco de mayor energía y dinamismo.

Antes de iniciar el análisis pormenorizado del disco comentar que tengo la sensación de que se está poniendo de moda utilizar la palabra Rock. Estoy muy cansado de oír a grupúsculos el tipo Canto del Loco, Estopa, El Sueño de Morfeo, decir, cuando sacan nuevo disco, que ahora su estilo es más rockero y duro. Debe ser una estrategia de las avispadas discográficas españolas, ya que siguen haciendo la misma basura pop-flamenca falsa. Y si de verdad creéis hacer rock, haceros un favor y escuchad a Chickenfoot, asumid vuestra incompetencia y dejar de hacer música por el bien de la humanidad.

El disco se abre con Avenida Revolution tema basado en un riff puramente hardrockero en el que la voz de Sammy se muestra en toda su profundidad, y el protagonismo lo tiene la guitarra de Satriani de conduce el tema hasta el final, con un asombroso solo en el que a su excepcional estilo añade toda la intensidad de rock duro. Continúa con Soap On a Rope, se cambian los papeles y ahora es el bajo y la batería los que construyen el tema, sobre todo el inmenso sonido del bajo de Michael, que genera un adictivo ritmo que hace que no pares de mover la cabeza, de nuevo el estilo Satriani se aprecia en el solo, el tema es una muestra de como hacer rock clásico en el 2009 sin tener que plagiar a nadie, portentosa la voz de Sammy finalizando junto con la guitarra este colosal temazo. Sexy Little Thing es la siguiente, puro hard rock sureño americano con un estribillo memorable marcado por la voz rota californiana de Sammy, de nuevo la base rítmica y la guitarra son sublimes y desprende una gran energía. Oh Yeah, es el primer single del disco, representa a la perfección el sonido de Chickenfoot, sobrehumano sonido de bajo y batería, la excelencia de la guitarra, y un estribillo lleno de dinamismo y electricidad con el que no paras de vibrar, es un resumen de toda la energía del mejor rock. Runnin’ Out es muy Van Halen tanto en las voces como en la melodía, la diferencia viene en el solo, donde Satriani aporta toda su personalidad, esto es, verdadero rock clásico.


video

La exhibición no decae con Get It Up, uno de los temas más enérgicos y pegadizos, incluso con la introducción de una parte del estribillo en español. ¡Arriba, Arriba! nos dice Sammy mientras el solo nos vuelve a dejar boquiabiertos. Down The Drain es más melódica y suave, y está construida, de nuevo, desde el bajo genialmente acompañado por la batería de Chad, un medio tiempo en el que la voz de Sammy nos revela todos sus matices, y el solo es de una indescriptible belleza, sublimes. My Kinda Girl es otro temazo de hard rock americano, con un adictivo estribillo, y el grupo dando una moderada muestra de virtuosismo instrumental, de nuevo la base rítmica fundamental, y Satriani a lo suyo, es una pena que hasta el 2009 no se haya decidido a formar un grupo. Con Learning To Fall nos volvemos a relajar, es rock melódico en su máxima expresión, se podría decir que es la balada del disco, el estribillo y el coro son inmejorables, un tema de gran sentimiento, en parte gracias a la guitarra que conduce el tema con una melodía de una delicadeza brutal. Vamos llegando al final con Turnin’ Left, deudor del sonido Van Halen en la distorsión, el sonido de la guitarra y el bajo. Pero Satriani se vuelve a superar con un solo de los que hacen afición (hacía mucho tiempo que no escuchaba un disco con unos solos tan magníficos) en un tema de marcado dinamismo vinculado la enérgica voz de Sammy, que no para de gritar como acompañamiento de la progresiva guitarra. Y el colofón lo pone Future In The Past, un medio tiempo con cambios de ritmo, basados en la colosal labor del bajo y la batería unidos al felling de la guitarra. En definitiva es el futuro y pasado del rock combinados de manera magistral para resultar completamente original. Discazo tanto en producción, composión, como en interpretación y presentación, que esperemos tenga continuación. 9/10

http://www.chickenfoot.us/

Comentarios

Entradas Populares:

Grandes Iconos Universales XI: La Virgen de las Rocas, Leonardo da Vinci, 1483-1486.

Maravillas del Mundo Antiguo VII: El Circo Máximo de Roma.

Maravillas del Mundo Antiguo II: El Partenón, Atenas.

Grandes Hallazgos Arqueológicos II: La tumba de Tutankamón.

Maravillas del Mundo Antiguo III: Las Pirámides de Gizeh.