miércoles, 31 de diciembre de 2014

Novedades musicales destacadas, noviembre/diciembre 2014.


Ac/dc - Rock or Bust. Una de las grandes bandas de la historia, con su rock sencillo pero efectivo, regresan seis años después de su anterior disco Black Ice. De nuevo, se sobreponen de una tesitura difícil, Malcolm Young, uno de los fundadores de la banda, tiene demencia y no ha podido participar en la composición del disco, una verdadera pena. Y su batería Phil Rudd tiene diversos problemas con la justicia y ha sido apartado del grupo. No obstante, Angus Young y Brian Johnson mantienen vivo Ac/dc en este breve y poderoso Rock Or Bust. Treinta y pocos minutos de ROCK directo y pegadizo, grandes riffs de Angus, mucho boogie, la sencillez del mejor rock llevaba por la característica voz de Brian. Como no podía ser de otra forma, desde el primer acorde y riff todo suena a Ac/dc, gran trabajo en la producción de dos de los grandes gurús del Rock como son: Brendan O’Brian y Mike Fraser. El sonido es espectacular, compacto, directo, tiene alma y suena a Ac/dc, que era lo primordial. Los primeros temas (ambos usados como singles) son himnos clásicos de la banda: Rock Or Bust, en un cañonazo made in Ac/dc, con una base rítmica y un riff sensacional. Play Ball es otro ejemplo de sencillez, que engancha con su gran estribillo. Luego tenemos incluso temas que, aunque son 100% Acdc, suenan y tienen elementos diferentes e interesantes: Rock The Blues Away (con un coro y estribillo muy de los 80), Miss Adventure (con un original riff y ritmo, de mis favoritas), Dogs of War (muy épica y que va creciendo en su desarrollo, para su directo será perfecta). El boogie de Got Some Rock & Roll Thunder y Hard Times, el rock clásico modernizado de Baptism By Fire, bailable y divertida. Me encanta Rock The House, el riff es magnífico y moderno, con un gran estribillo. Para terminar más blues y boogie con Sweet Candy y, sobre todo, en la final Emission Control. Notable para Ac/dc, disco corto, directo y que engancha, y otra gira en la arrasar España.


Devin Townsend Proyect - Z². El polifácetico e inquieto músico canadiense nos presenta la segunda parte de su obra Ziltoid the Omniscient y que lo ha convertido en un disco doble. Nada menos que 23 canciones en dos partes: Sky Blue y Dark Matters, excesivo, desde mi punto de vista si, pero es que no existen las medias tintas para este insensato genial y prolífico músico. Bajo el nombre Devin Townsend Proyect nos muestra su lado más accesible, melódico y atmosférico, con la habitual y maravillosa voz de Anneke van Giersbergen. Sky Blue estaría en la línea de sus anteriores discos Addicted (mi favorito), Epicloud o Ghost. Grandes atmósferas, mucha melodía futurista, estribillos muy poperos y acertados, con los que parece encontrarse muy cómodo últimamente. Destacar grandes canciones como: Fallout, de gran ritmo y estribillo, A New Reign, pura melodía, Universal Flame, también magnífica en las atmósferas vocales y estribillo. Por su parte, Dark Matters es la continuación de las historias del alienígena adicto al café llamado Ziltoid. Nos encontramos con muchas partes hablabas con la voz de Devin, en curiosos diálogos. Musicalmente, es algo mas oscuro, cañero e industrial, aunque con mucha fluidez y melodía. Temas como Deathtray, muy bueno, con gran batería y un ritmo espectacular, Ziltoidian Empire, Earth o Ziltoid Goes Home, nos muestran a un Devin desatado, al igual que la poderosa y épica March of the Poozers. Disco largo y complejo, pero al mismo tiempo accesible y agradable de escuchar, manteniendo su estilo y señas de identidad, Notable para el loco de Townsend. 


Foo Fighters - Sonic Highways. La banda de Dave Grohl (antiguo batería de Nirvana) ha conseguido ser una de las grandes del rock de las ultimas décadas a base de mucha calidad y saber hacer musical en sus lanzamientos. Y con su nuevo Sonic Highways no hacen más que confirmar su estatus de banda de culto dentro del rock. Disco de 8 canciones, que han grabado cada una en un estudio diferente, intentando trasmitir la inmediatez, la crudeza y la variedad del directo al estudio, y, desde mi punto de vista, lo han logrado. El inicio es inmejorable con el single Something From Nothing, un tema que comienza como medio tiempo y que va creciendo de forma genial hasta desembocar en crudeza y agresividad. The Feast and the Famine, el rock potente que engancha, con un ritmo y guitarras geniales y un estribillo marca de la casa. Congregation tiene una melodía que me encanta y junto con su grandioso estribillo lo convierten en uno de los temas del disco. Más rock clásico es What Did I Do?/God as My Witness, con Dave cantando con mucho feeling y un gran cambio de ritmo que te hace mover la cabeza. Alternativa y potente es Outside, mucha melodía y cambios acelerados, 100% Foo Fighters, muy buena. Al igual que In The Clear de gran riff, ritmo y estribillo. En el final tenemos la calidez acústica de Subterranean, y I Am A River, medio tiempo lleno de originalidad e intensidad, atención a las guitarras. En definitiva, Foo Fighters, de nuevo, enganchan, me enganchan, con un disco variado y Notable, lleno de clase, melodía e intensidad en dosis iguales.


Harem Scarem - Thirteen. Otro de esos grupos que han sabido regresar con un disco que hace honor a su pasado, pero sin llegar al nivel de su insuperable obra Mood Swings, que, precisamente, han reeditado este mismo año. Y ahora se sacan de la chistera, de su original hard rock melódico, un alegre y variado disco como Thirteen. Es una verdadera joya de rock melódico lleno de calidad instrumental, monumentales guitarras de Pete Lesperance, y vocal, las lineas vocales de Harry Hess son únicas y sublimes, tiene un timbre de voz tan inconfundible como personal y cálido. Es un disco sin temas de relleno, todos los temas están a gran nivel desde la inicial, y 100% Harem Scarem, Garden of Eden, llena de ritmo y dinamismo sobre grandes guitarras. El feeling y el buen rollo es la seña de identidad de Thirteen en temas como: Live It, de gran armonía vocal y melodía de guitarra sencilla pero efectiva, Early Warning Signs, es puro rock duro alegre y directo con un gran solo de guitarra, The Midnight Hours, de las destacadas por su cálida melodía vocal y estribillo, y Whatever It Takes, una de esas excelentes baladas acústicas marca de la casa, con un Hess que emociona. El nivel guitarrero y de buen rollo se mantiene con las pegadizas Saints And Sinners o All I Need. Al igual que las magníficas melodías y estribillos en Trouble Times o Never Say Never, y para terminar la bella y melódica Stardust, gran final para un Notable disco. Muy agradable escuchar de nuevo a Harem Scarem en este final de 2014. 


Machine Head - Bloodstones & Diamonds. Lo que hace un mes dije para Slipknot sirve también para Machine Head, otro grupo que a base de evolucionar y explorar nuevos sonidos, sin perder su esencia, se ha colocado a la cabeza del Metal internacional. Yo pensaba que The Blackening (auténtica obra maestra) y el anterior y sobresaliente Unto The Locust eran muy difíciles de superar, pero después de dar las merecidas escuchas a Bloodstones & Diamonds, creo estamos ante la obra definitiva de Robb Flynn y sus huestes. Son tantos los matices, pasajes, atmósferas, cambios y momentos musicales creados por Machine Head, que Bloodstones & Diamonds necesita ser degustado con mucho detenimiento, cada tema es un mundo y seria eterno comentar la cantidad de detalles musicales que contienen. Robb ha decidido improvisar (en el buen sentido), experimentar, no repetir formula y dejarse llevar por la inspiración, elevando a sus Machine Head a otro nivel musical, en la cima del metal contemporáneo. El sonido y la producción son soberbios, a la altura de la composiciones, Colin Richardson y Andy Sneap, hacen un trabajo en la mezcla que dignifica uno de los mejores  y mas complejos discos que he tenido la suerte de escuchar. 


Difícil analizar cada canción, intentaré resumir al máximo los elementos de una obra tan compleja y monumental como espectacular y poderosa. Arranca con un Now We Die, que es uno de los jo-----* temas del año, lleno de complejidad, oscuridad y densidad, estribillo que engancha y una base rítmica devastadora, incluso una sección de cuerda que encaja a la perfección, paradigma de evolución metálica. Las excelsas composiciones se suceden: la potente y rítmica Killers & Kings, las sublimes guitarras y melodía de Ghost Will Haunt My Bones, la apisonadora sónica que supone Night Of Long Knives. Y llegamos a Sail Into The Black, es otro ejemplo de evolución bien entendida, un tema melódico y oscuro lleno de atmósferas que van in crescendo en diversos cambios y pasajes musicales, que seduce y enamora, tiene de todo y todo encajado con clase y perfección. La potencia regresa con In Comes The Flood, pasando por una gran balada como Damage Inside, la voz de Robb también alcanza un nuevo nivel y dimensión. El impresionante Game Over, que es otro cañonazo heavy y melódico, a partes iguales, con un estribillo adictivo y tremendo, glorioso tema. Y en el final virtuosismo instrumental de Imaginal Cells, y cierran con otro tema lleno de épica y complejidad como Take Me Through The Fire. Obra maestra Sobresaliente de uno de los grupos del año, Machine Head, que junto con Slipknot y Mastodon han levado su música a un nuevo nivel en 2014, será muy difícil elegir el disco del año. 


Nickelback - No Fixed Adress. Han tenido que pasar tres para que Chad Kroeger y los suyos regresaran a la actualidad musical, tras varios discos a un nivel superlativo como Dark Horse o su ultimo Here And Now. Discos en los que había llevado al grupo a un nivel musical superior, más variado y potente. Tenia muchas esperanzas en este No Fixed Adress, sobre todo tras escuchar el single de adelanto, un cañonazo metálico como Edge Of The Revolution, uno de los mejores y mas heavy temas que han compuesto, de glorioso estribillo, que se te graba a fuego, ideal para el directo. Pero fue un single algo engañoso, ya que no refleja lo que vamos a encontrar en No Fixed Adress. Un disco en el que Nickelback han querido evolucionar hacia un sonido muy pop/funky, que, desde mi punto de vista, no era la evolución que yo tenía pensada para Nickelback. El inicio es muy bueno con la potente y 100% Nickelback Million Miles An Hour, de ritmo entrecortado y potentes riffs, y el trallazo mencionado de Edge Of A Revolution, luego el medio tiempo marca de la casa What Are You Waiting For?, un tema que tienen estandarizado, pero eso también tiene mérito, donde luce la gran voz de Chad. Hasta ese momento todo era lo esperado, pero desde ese instante se abren a nuevos sonidos pop y ritmos funkys. Hay varias canciones de ritmos demasiado accesibles y bailables, que tras muchas escuchas me van entrando, pero no era lo que me esperaba como fan total de Nickelback. Los nuevos sonidos se abren con She Keeps Me Up, puramente funky (rollo Lenny Kravitz total) que, aunque es agradable, no acabo de verla. Luego otro medio tiempo muy melódico como Make Me Believe Again, con un gran estribillo, pero que le falta garra. Seguimos con Satellite, balada muy bonita y típica de Nickelback, me encanta su estribillo y melodía. Intentan aumentar la caña y el ritmo con Get ‘Em Up, dinámica y de riff entrecortado. Pero regresan a nuevos sonidos con The Hammer's Coming Down, moderna y comercial como gran estribillo, sin embargo le falta ritmo, y con la pegadiza y popera Miss You, demasiado dulce e inocente para Nickelback. Y para terminar más ritmos funky con Got Me Runnin' Round (tema que me recuerda a unos Marron 5 algo mas rockeros) y la sureña comercial Sister Sin. En definitiva, en parte, decepcionado con la nueva línea evolutiva de Nickelback, soy muy partidario de los cambios, pero creo que su evolución no debe ser hacia el funky/pop sino hacia un rock mas potente y elaborado. 


Nightingale - Retribution. Una grata sorpresa, ya que no esperaba ningún disco más de este proyecto del músico escandinavo Dan Swanö. Han pasado nada más y nada menos que siete años desde su anterior y maravilloso White Darkness, una obra de pura belleza melódica, y de obligada escucha para los fans del metal melódico. Dan Swanö es un músico cuya carrera está muy vinculada al metal extremo, pero con Nightingale saca a relucir su faceta más intimista y melódica. Y su inesperado y nuevo Retribution es una maravilla de metal lleno de gloriosas melodías, ambientaciones y atmósferas, pero también con tintes oscuros, grandes arreglos, y muchos matices llenos de calidad y personalidad. Y, sobre todo, unas líneas vocales y una calidez vocal que asombra, la voz de Dan es sublime, profunda y llena de feeling. Es un disco para disfrutar desde la inicial On Stolen Wings, de los temas más potentes, como mucho ritmo y gran estribillo. Lucifer's Lament enamora desde su inicio (impresionante la voz de Dan) con una preciosa melodía y unas supremas líneas vocales. Chasing The Storm Away, tiene vigor y ritmo muy rock melódico y un estribillo en el que vuelven a lucir Dan y unos teclados que dan empaque al tema. Las grandes melodías, teclados y arreglos se suceden en temas como Warrios of The Death (de una original oscuridad bella y futuristas teclados), Forevermore (una pasada, otra melodía que enamora y un estribillo adictivo), Divided I Fall (tremendo medio tiempo, llena de calidez y clase) The Voyage of Endurance (más potente y llena de cambios, con una parte intermedia en la que Dan nos traslada a otra dimensión con su voz). Y para terminar, la progresiva y llena de ritmo The Maze, y la gran balada Echoes of a Dream. En definitiva, Sobresaliente para Dan y sus Nightingale, un proyecto y un músico, cantante y compositor por descubrir.


Primordial - Where Greater Men Have Fallen. Primordial es un grupo de black/folk/doom metal que con sus últimos discos ha conseguido impactarme, a pesar de no ser, para nada, mi estilo musical. Y es que su black metal épico y folk se me revela como totalmente diferente, original y muy digerible, incluso “accesible”. Desde su anterior y superlativo Redemption at The Puritan's Hand han reducido su carga de black y han explorado y mejorado musicalmente con muchos elementos épicos y doom, con unas melodías oscuras, pero, a la vez, llenas de bella musical. No hay mas que escuchar el inicio con la homónima y poderosa Where Greater Men Have Fallen, un verdadero tema lleno de melodías épicas y densas, que enamora por su bella oscuridad, ritmo y estribillo, espectacular, uno de los temas del año. Pasando a la cadenciosa y doom Babel’s Tower, y las black, épicas y llenas de grandes melodías: Come The Flood o Born To Night. Dos temazos intermedios como: The Alchemist’s Head y Ghosts Of The Charnel House, que son una montaña rusa de ritmos poderosos y densos combinados con grandes estribillos y guitarras. Al igual que la final Wield Lightning to Split the Sun, otro corte (como el inicial) que se me revela espectacular, nunca me gustó el Black, pero el Black entendido y dibujado por Primordial me parece Sobresaliente, otro grupo y disco para descubrir de este excelso 2014.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Maravillas del Mundo XVIII: La Ciudad Prohibida, el colosal palacio imperial de la Dinastía Ming.

Palacio de la Armonía Suprema, epicentro de la Ciudad Prohibida.
Año 1368, Zhu Yuanzhang, caudillo de un levantamiento campesino, se hace con el trono de China e inaugura la célebre Dinastía Ming. Y fue a principios del XV, bajo el reinado de Yongle (1404-1424), que traslada la capital de Nankin a Beijing (Pekín), cuando se construye el mayor centro y monumento político de China, la llamada Ciudad Prohibida, en el momento de máximo esplendor y extensión del Imperio Chino. Después de Yongle, China pasa a una política conservadora, cesa en su expansión y se repliega para protegerse, de los ataques de mongoles, machués o de pueblos de la Estepa, y Beijing era el lugar idóneo por su fácil defensa y por estar más al norte. Durante cinco siglos los emperadores de la Dinastía Ming residieron en la Cuidad Prohibida, protegida por un gran trama de la gran Muralla China. 

Trono del Dragón en la Sala de la Armonía Suprema.
Fueron 24 emperadores los que gobernaron desde el denominado Trono del Dragón en el centro de la Ciudad Prohibida, vetada para el pueblo, nadie podía ver nunca al emperador y todo estaba regulado por un riguroso protocolo. La ciudad imperial, para el emperador o hijo de cielo, se construyó siguiendo la tradición y las milenarias técnicas ritualistas chinas, siguiendo patrones de más de mil años de antigüedad. Los palacios de la Ciudad Prohibida se estructuraron igual que los primeros palacios y ciudades ex novo chinas. Un gran recinto de horizontalidad total, abierto y amurallado en cuyo centro se levantaba una gran plataforma o podio donde se construían los edificios y palacios más relevantes orientados de norte a sur. Era una disposición que enlazaba con la visión cosmología y social de Confucio y sus discípulos.

Torre de una de las esquinas de la muralla que rodea la Cuidad Prohibida.
Junto con esa tradición milenaria constructiva, llama mucho la atención el constante uso de la madera. La mampostería y la piedra era utilizada para obras de ingeniería, como murallas y puentes, que estaban construidos con el principio de durabilidad. Sin embargo, los edificios y palacios se construían en madera, los chinos no pretendían que sus edificios fueran eternos, creían en la mutación constante de la arquitectura, muy en la línea contemporánea occidental. Las reformas constructivas eran una constante y la madera era un material ideal al ser fácil de transportar y trabajar de forma estandarizada. Aunque, lógicamente, no tenía la durabilidad de la piedra caliza o la mampostería, de esta forma no se conservan edificios chino antes de la Dinastía Ming, el fuego era su gran enemigo. Destacar que el gran Palacio de las Tres Salas, centro de la Ciudad Prohibida, ardió cien años después de la levantarse. Se reconstruyó pero los incendios y las consecuentes restauraciones eran una constante, por ese motivo gran cantidad de tronchos de madera eran almacenados en la Ciudad, y se construían contantes cortafuegos.

Plano de la Ciudad Prohibida.
La arquitectura palacial China está caracterizada por la sencillez y la simpleza, sus elementos capitales son pocos y muy funcionales. En la base de los palacios un alto podio sobre el que se situaban las célebres columnas de madera de nammu (de la familia del cedro, madera elegida para los grandes palacios). Los edificios centrales de la Ciudad Prohibida están levantados sobre una podio espectacular de mármol de 230 metros de longitud. Sobre las columnas de grosor decreciente se establecen también vigas cuyo tamaño va decreciendo, una novedad técnica creada para la Ciudad Prohibida. Solamente ampliando el numero de vigas y columnas de forma estandarizada se podría ampliar el edificio en todas direcciones. Además de la madera el otro elemento capital de la arquitectura palacial china y de la Ciudad Prohibida es el color. Los edificios son una verdadera explosión decorativa a base color, también siguiendo esquemas milenarios, con el rojo como color principal en los podios y columnas, las vigas eran verdes o azules, los tejados amarillos, junto con el resplandeciente mármol de las balaustradas. 

Representación de la Ciudad Prohibida en una pintura de la Dinastía Ming.
La gran Ciudad Prohibida se inicia en el año 1406, nada más hacerse con el poder Yongle, quería una nueva e impresionante capital, ya que capital anterior, Rankin, quedó muy dañada por las luchas con los mongoles de la estepa. La construcción fue muy rápida, en 1420 ya estaba terminada, gracias a esa funcionalidad de la forma de construir china y a los miles de trabajadores, obreros y condenados que se encargaron de erigirla. Es de destacar que los arquitectos de los palacios chinos son anónimos, lo único que sabemos es que no eran de la aristocracia, eran artesanos. No obstante, si se conoce el nombre del diseñador de la Ciudad Prohibida, un eunuco de Vietnam llamado Nguyen An. Que ideó una gran capital imperial rectangular y amurallada en cuyo centro se alzaba la Ciudad Púrpura Prohibida o Zijincheng. Es curioso, que en ese gran recinto residían los obreros que trabajan en las constantes reformas de los palacios. Beijing creció de forma considerable durante los siglo XV y XVI desarrollándose barrios en dos ciudades: una interior y otra exterior

Trono del Palacio de la Pureza Celestial.
La Ciudad Púrpura era la joya de la corona, la residencia imperial en la que todo era boato y un protocolo calculado al milímetro, en un palacio en el que no se permitía la entrada del pueblo. Una gran cuadricula horizontal en cuyo centro se alcanza la gran maravilla de la cuidad, el impresionante Palacio de las Tres Salas, donde se encuentra el gran trono del emperador. A las Tres Salas, se accede tras cruzar la Puerta del Mediodía, y encontramos una colosal terraza triple con balaustradas y escalinatas de mármol, y rampas decoradas con los míticos dragones imperiales. 

La Sala de Armonía Suprema.
En las Tres Salas era donde se celebraban los actos públicos del Imperio. Desatacando la gran Sala de la Armonía Suprema, el mayor edificio del todo el recinto, contaba con 2.377 metros cuadrados de superficie y 35 de altura. El gran trono imperial del dragón se disponía en el centro, desde donde el emperador presidía las más relevantes festividades imperiales, como el año nuevo. Hecha enteramente de madera sobrecoge por el mar de columnas rojas decoradas con dragones. Muy recurrente era la presencia el león o perro fu, animal totémico y protector de los palacios chinos. 

El León o Perro Fu.
Destacan otras salas y Palacios como: La Sala de la Armonía Perfecta, donde el emperador preparaba los rituales y sacrificios anuales. La Sala de la Preservación de la Armonía, dedicada a la celebración de actos y banquetes con los representantes y diplomáticos de reinos exteriores. El Palacio de la Pureza Celestial, que albergaba las dependencias privadas del emperador. El Palacio de la Tranquilidad Terrestre, espacio reservado para los aposentos de la emperatriz. La Sala de la Ejercitación del Espíritu, lugar de retiro de los emperadores en el que ejercitaban caligrafía o pintura, las artes nobles chinas. Los Tres Palacios de Atrás, residencia de los miembros de la familia imperial.

Palacio de la Pureza Celestial.
Los Seis Palacios Occidentales, que albergaban a las concubinas del emperador. Las Dependencias de los Eunucos, grandes funcionarios con una relevancia creciente en los asuntos imperiales de los Ming. Un glorioso e inmenso palacio que se completaba con un espectacular Jardín de 7.000 metros cuadrados con lagos artificiales con islas llenas de una deslumbrante y exótica vegetación. Un río de agua dorada con cinco puentes. Todo el recinto estaba rodeado por una colosal muralla de 12 metros de altura a la que se unía un foso de 50 metros de ancho.

Plano con la localización de la Cuidad Prohibida en el centro de Pekín.

En definitiva, la Ciudad Prohibida es toda una gran maravilla de la Humanidad, una sublime residencia, sede del gobierno imperial hasta la renuncia del ultimo emperador Puyi, en 1912. Una joya arquitectónica del desconocido, por occidente, Imperio Chino. En China, y toda Asia, hay grandes maravillas del mundo que merece la pena descubrir, como esta fastuosa Ciudad Púrpura de Pekín. 

Bibliografia: 
J. Gernet. El Mundo Chino. Crítica, Barcelona, 2006. 
D. Folch Fornesa. La Cuidad Prohibida. Historia National Geographic, nº 44, 2007.
Fotografias y planos: Wikipedia.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Pasajes de la Historia XXVIII: El origen de los Masones, canteros y constructores de catedrales en la Edad Media.

Vista nocturna de Notre Dame.
Los orígenes de los Masones habría que situarlos en la llamada Plena Edad Media (siglos XI-XIII), en concreto a inicios del siglo XI, cuando se inician las obras de las grandes catedrales urbanas del Gótico, fundamentalmente en Francia, aunque también en Alemania, Inglaterra, España o Italia. En Francia, entre 1150 y 1350, se levantan 80 catedrales de grandes dimensiones, con profundos cimientos y mucha altura para conectar a miles y miles de fieles con Dios. Las grandes catedrales góticas destacan por sus proporciones y dimensiones, además de por la altura y esbeltez ascensional de sus naves y torres, agudizada por flechas y agujas, que superaban claramente los 100 metros de altura. Destacar las catedrales de Chartes, Amiens, Notre Dame o Beauvais en Francia, las de León y Burgos en España, la de Estrasburgo en Alemania o Westminster en Inglaterra, que podían acoger a casi toda la población de una ciudad del siglo XI-XII. Los Masones fueron los canteros y albañiles que trabajaron e hicieron factibles esas grandes construcciones góticas de la plenitud de la Edad Media, fueron los que trabajaron la piedra, los que levantaron catedrales, iglesias y monasterios. Ese gremio de canteros y constructores contaban con una serie de costumbres y ritos sociales, que son la raíz de lo que luego conoceremos como Masonería de la Edad Moderna en adelante.

Fachada de Notre Dame.
Los masones fueron los maestros de la piedra en la Edad Media, ya en el siglo XII eran llamados Masones, nombre dado por el Canónigo Hugues de Saint-Victor, gran intelectual medieval, que los dividió en canteros y albañiles. Los canteros o latomus (masón de rango superior) eran los encargados de trabajar y moldear la piedra, mientras que los macons o albañiles (masón de escalón inferior) tenían la tarea de unir y encajar las piedras. Dentro de los masones superiores o canteros estaban los que trabajan la piedra blanda o la dedicada a la ornamentación, en Inglaterra se llamaban free-mason, y los que trabajaban la piedra más dura y tosca de la sillería o los cimientos, rough-mason. Está documentado que algunos dedicaban el invierno al trabajo de cantera, y luego en verano pasaban a ser albañiles de la piedra y el mortero en la obra. Ambos oficios era denominados de distinta forma en cada país. Muchos eran anónimos, sin embargo existen información documental sobre los trabajadores de la piedra en el medievo, que nos permite conocer su trabajo y su papel en la sociedad medieval. 

Rosetón de la Catedral de Estrasburgo.
Los masones estaban considerados socialmente en una posición elevada, eran profesionales libres que se dedicaban a un oficio capital y, por lo tanto, contaban con personas y servidores a su cargo. Y bajo sus ordenes había un gran numero de obreros, desde carpinteros y marmolistas hasta vidrieros o plomistas, junto con muchos peones o ayudantes. Sabemos por el Códice Calixtino de la catedral Santiago de Compostela, que en su construcción trabajaron 50 canteros, según documentación de Westminster, en 1253 trabajaban 39 masones en su obra. Eran un gremio superior dentro de la sociedad medieval, con mayor poder adquisitivo, se dice que tenían mayor renta material que un obrero del siglo XIX. Las jornadas de trabajo eran largas, aunque muchas veces sólo se trabajaba en verano, en invierno se trasladaban a la cantera o la logia, el frío y el mal tiempo no era bueno para la construcción. En verano se trabajaba hasta doce horas, con pausas para beber y comer. Muchas veces la carne era un bien escaso en la Edad Media, y su carestía provocaba protestas y las huelgas en las grandes obras del Gótico.

Signo lapidario de la Iglesia de Saint Honarat en Arles (France)
El oficio de cantero-masón era normalmente itinerante, los masones eran llamados de muchos lugares al ser un trabajo básico y especializado, por lo que viajaban constantemente a los puntos donde se les necesitaba. Incluso había obras en las que masones originarios de países distintos se ocupaba de una parte del edificio y rivalizaban. Las migraciones de masones están documentadas desde el siglo VI, aunque crecen exponencialmente desde el siglo XI, los canteros migraban en forma de cuadrillas y logias itinerantes, normalmente dirigidas por un arquitecto o maestro masón. Es interesante ver sus signos lapidarios, o firmas de cantero, en los bloques de piedra de los edificios en los que intervenían. Unos elementos que nos permiten seguir el astro nómada de estos profesionales de condición libre e independientes.

iImpresionante interior de la catedral de Amiens, con sus 145 metros de longitud.
Los grupos de canteros y albañiles se organizaban en Logias, dichas Logías eran la oficina o refugio de los canteros, que se situaban junto a cualquier obra de enjundia. Es decir, al lado de la catedral existía un pequeño edificio, para una docena de masones, que podía ser de madera o, en muchos casos, permanente de piedra, que les permitía trabajar con mal tiempo y celebrar reuniones. Un refugio/oficina con sus tableros y herramientas de trabajo, donde revisaban la obra y que servía a modo de tribunal bajo la autoridad de un arquitecto maestro, encargado de hacer cumplir las disciplina y normas de la Logia. Logias que tenían una jurisdicción propia, en algunos casos como Alemania, llegaba fuera de la ciudad en la que se instalaban. Incluso había conflictos judiciales entre los canteros y las Catedrales, como en Estrasburgo. 

Miniatura Medieval que representa el trabajo de los canteros/masones.
Las Logias, lugares de reunión administrativa y jurídica de los Masones, eran auténticas agrupaciones gremiales o Gildas de obreros de la construcción. Estas Gildas o gremios de oficios eran congregaciones con derechos jurídico-políticos y contaban con normas e ideologías secretas bajo la fe católica. Están documentados los Estatutos de Ratisbona, creados en abril de 1459, que están formados por 52 artículos, consensuados por maestros de todas las logias de Alemania. Cada país o región contaba con su versión de Estatutos, que eran el decálogo de los masones o los nuevos masones. Los masones, para serlo, debían ser libres, no bastardos ni practicar el libertinaje, y procesar la fe cristiana al menos una vez al año, a través de la confesión y la comunión. Además se establecieron sus símbolos, que representaban el arte u oficio superior de la construcción de grandes edificios, y no eran otros que: la escuadra, símbolo del equilibrio y la equidad a la hora de regir el arte y la vida de los masones, el compás, que simboliza la espiritualidad de la equidistancia en la relación con los otros masones, y el nivel que representa la igualdad entre hombres, como iguales y uniformes eran sus muros.

Símbolos de los Masones.
Con el tiempo el oficio o arte de masón se convirtió en una doctrina secreta, que enseñaba la arquitectura a base de números y símbolos. Los números y su simbología eran también muy relevantes dando lugar a un especie de arte-ciencia cuasi mística. Esa mística y significado simbólico estaba en las grandes construcciones de la época, sólo podían ser canteros o masones aquellos que demostraran entender esa simbología, los masones debían forjarse así mismos a través del conocimiento. Además de los símbolos las logias contaban con números sagrados como el 3, 5, 7 y 9 o colores como azul y blanco, que figuraban en sus lemas y estandartes. 

Rosetón de la Catedral de Amiens.
Los masones consideraban que tenían un oficio superior al resto de obreros, por lo que para distinguirse idearon contraseñas secretas y una elaborada simbología. Eran muy celosos en la protección de los secretos de su arte, los aprendices juraban no hacer publico bajo ningún concepto los secretos masónicos y debían cumplir con supremo celo todos los reglamentos y estatutos de la sociedad. De no hacerlo podían ser juzgados y castigados por los maestros, que tenían potestad para hacerlo. Los maestros debían ademas conservar los libros de la Logia, para que nadie descubriera los secretos de su oficio. En cada Logia había tres jefes, el maestro y dos presidentes, que simbolizan la triada sobre la que se asentaba la masonería, sabiduría, fuerza y belleza, las tres columnas que sostienen la Logia. 

Abside de Notre Dame.
Todo el misticismo y simbolismo de las Logias de canteros o constructores de la Plena Edad Media se mantienen tras el cese de la construcción de las grandes catedrales gótico/medievales. En la Edad Moderna se fue forjando una nueva masonería, que se asentó, definitivamente, en el Siglo XVIII. Un masonería teórica basada en la fraternidad, y en los símbolos y el misticismo de los masones constructores de la Edad Media. Ya no era un arte u oficio, eran sociedades secretas que operaban al margen de la sociedad y fueron alcanzando un enorme poder. Una masonería moderna, iniciática y especulativa cuyos objetivos primordiales eran la búsqueda de la verdad y del conocimiento para el desarrollo humano. Toda una institución de formación moral marcada por la mística y el simbolismo. La Masonería que llegó a estar formada por ilustres miembros con gran poder en la sociedad, que siempre estuvo caracterizada por la disidencia interna. Una institución siempre perseguida, y que en la actualidad se encuentra legalizada y funcionando.

Bibliografía
R. Gómez Ramos. Los constructores de la España medieval. Universidad de Sevilla, 2001. 
J. A. Ferrer. La Masonería. Alianza, Madrid, 2005. 
J. A. Ferrer. La construcción de las Catedrales, los masones medievales. Historia de National Geographic nº 31, 2006. 
J. Le Goff. Los intelectuales en la Edad Media. Gedisa, Barcelona, 2001. 
O. Simson. La Catedral Gótica. Alianza, Madrid, 1985.