viernes, 21 de junio de 2013

Maravillas del Mundo Antiguo/Medieval XIII: Córdoba, la gran urbe de Al-Andalus.

Vista área de la gran Mezquita, con la Catedral del siglo XVI en el centro, en la sala de oración.
Nos encontramos en el siglo X, un momento en el que Córdoba era la mayor urbe de Europa occidental, y una de las mas relevantes del mundo islámico, junto a El Cairo y Bagdad. Su desarrollo comienza en el año 756 cuando se convierte en la capital del Emirato independiente omeya de Al-Andalus, de la mano del huido Abderramán I. Que conquista Cordoba tras escapar de la matanza de los abbasies contra los omeyas en Damasco. Creando un Emirato autónomo de la nueva capital del mundo islámico abbasí, Bagdad, y Cordoba empieza a crecer en todos los sentidos. Hasta que con Abderramán III se independiza definitivamente, ya que se nombra Califa, y Córdoba pasa a ser la capital de un poderoso Califato independiente. De esta forma, a mediados del siglo X, según el viajero árabe Ibn HawqalLa ciudad más grande de Hispania es Córdoba. No tiene igual en todo el Magreb, sólo en la Alta Mesopotamia, Siria o Egipto, por la cifra de población y la extensión de su superficie, el espacio ocupado por los mercados, la limpieza de los lugares, la arquitectura de las mezquitas, el gran número de baños y caravansares (lugares que daban cobijo a mercaderes y peregrinos facilitando alojamiento y provisiones”. La Cordoba del esplendor del Califato contaría con una población de unos 300.000 habitantes, siendo una de las ciudades más brillantes y luminosas del mundo, tanto en afluencia de viajeros y mercaderes, como en la presencia de artistas y científicos.

Vista del Punte Romano con la Mezquita/Catedral al fondo.
Hay que mencionar que la Europa medieval del siglo X no destacaba por su dinamismo poblacional y urbano, por lo que Córdoba era un caso excepcional, por extensión y número de habitantes. Es muy difícil saber su población y superficie exactas, para el historiador francés Lévi-Provençal la Córdoba del siglo X contaba con una superficie ocho veces mayor que la actual, unas cinco mil hectáreas, aunque es difícil de aseverar tal afirmación. El baile de cifras entre los investigadores nos habla de una ciudad enorme de entre 300.000 y un millón de habitantes. Según el cronista árabe Ibn Idhari en época de la dictadura militar de Almanzor, a finales del siglo X, Cordoba contaba con una clase popular y media que ocupaba 113.077 casas, mientras que las clases altas y altos funcionarios unas 60.300 casas. Una tremenda población en comparación con las urbes cristianas, que como mucho contaban con dos o tres mil habitantes. Contingente poblacional muy dinámico y de origen muy diverso, la mayoría de la población eran los propios hispanos, totalmente convertidos al Islam, a su lengua y forma de vida, eran los llamados muladíes. Además tenemos a los islámicos invasores fundamentalmente árabes, beréberes norteafricanos y sirios. Y la poblacional se completaba con dos minorías: los llamados mozárabes, hispanos que se mantienen fieles al cristianismo, aunque sus formas de vida estaban islamizadas, y los judíos. Ambas minorías estaban protegidas por el Islam, al ser religiones de libro, pero debían pagar un impuesto (Jaray) para garantizar su protección y autonomía.

Mapa de esplendor de Al-Andalus con Abderramán III, siglo X.
Córdoba es un gran ejemplo de que el mundo Islámico en sus orígenes es una civilización urbana, lo que además contrasta con la crisis urbana que vivía el mundo occidental desde el siglo III, la crisis del Imperio Romano. Córdoba es una urbe cosmopolita, con una gran riqueza y vida social, económica y cultural. La capital de Al-Andalus sigue para su crecimiento los patrones árabes, aunque se aprovechan estructuras romanas y visigodas anteriores destacando el puente romano, y sobre todo la gran mezquita de Córdoba, que se sitúa sobre el solar de la basílica visigoda de San Vicente, y que al igual que el Alcázar (desparecido), aprovecha para su erección muros, columnas y capitales romanos y visigodos. En el año 786 Abderramán I comienza la construcción de la gran Mezquita aljama de Córdoba, erigiendo una gran sala de oración de once naves perpendiculares al muro o quibla, además del Mihrab en el centro la quibla, desde donde imán llamaba a la oración. 

Sala de Oración con su bello y original sistema de arcos superpuestos.
Desde mediados del siglo IX con Abderramán II se va a ir ampliando para dar cabida aun población cada vez más numerosa. Al-Kaman II fue el promotor más destacado de reformas, amplía la sala de oración (Liwan) con 40 metros de arquerías, y añade un nuevo Mihrab. Para aprovechar los materiales anteriores, y resolver el problema de la altura y la luminosidad, se superpusieron las columnas sobre altos cimacios tronco-piramidales, unos pilares sobre los que se desarrolla un bello entramado de arcos de medio punto y herradura, en un efecto visual complejo y fascinante. Con Abderramán III se construye un impresionante alminar y se mejora y amplia el patio de las abluciones. Y, finalmente, con el poderoso general Almanzor se realiza una gran ampliación de todas las naves, hasta convertirla en una inmensa mezquita de 22.000 metros cuadrados, un hecho que asevera que Córdoba contaba con una tremenda población a finales del siglo X. Una grandiosa y bella mezquita símbolo de Al-Andalus y de la dinastía Omeya, que está orientada hacia el sur (no hacía La Meca) por un error de cálculo.

Mihrab de la Mezquita, excepcional arco de herradura con decoración vegetal y caligráfica.
Con el Califato Omeya Córdoba resplandece y se convierte en un prospero centro económico en el que vive la aristocracia y creciente la burocracia califal, junto con una variada clase media y baja. Una gran población que se divide entre la Medina amurallada central y los periféricos arrabales. La Medina era el epicentro de la ciudad, centro administrativo, económico, político y religioso, contaba con el Alcazar, residencia del Emir/Califa, con la mezquita o con el gran mercado o zoco (zuq). El zoco era el reflejo del gran dinamismo poblacional y económico de Córdoba, y se extendía desde el muro oriental de la gran mezquita. Estaba marcado por el bullicio y los negocios de una gran variedad de comerciantes y artesanos. Destacaban los gremios relacionados con la alimentación, la droguería y perfumería, además de la venta de esclavos, de libros (de gran relevancia) y de productos importados de lujo. El mercado estaba formado por puestos, pero contaba con edificios permanentes como la alcaicería (zoco de las telas) o las alhóndigas (lugares de almacenamiento de mercancías y alojamiento de mercaderes). Un personaje muy desatacado era el llamado Sahib al-Suq o señor del zoco, con la función del cuidado del mercado, revisaba los precios y calidad de productos. Una figura que nos habla de la importancia capital para sociedades islámicas del comercio y las mercaderías. La industria principal era la manufactura de telas y tejidos (lana, seda y terciopelo), junto con sus cotizados tapices.

Alminar de la Mezquita construído por Abd III, luego campanario en el siglo XVI.
La Medina estaba rodeada por una potente muralla con siete puertas, la principal (o Puerta del Puente) estaba al pie del Alcázar y la Mezquita. Mencionar la relevante figura del llamado Sahib Al-Madine o señor de la Medina con la función de la dirección de la policía urbana, con competencias en casi todos los asuntos internos de la ciudad. En contraposición a la zona noble de la Medina nos encontramos con los arrabales o barrios, marcados por calles angostas y tortuosas y distinguidos en las calles según oficios. Cabe destacar el barrio judío o judería, situado próximo a la mezquita. Los judíos contaban con su sinagoga y mercado propios, además de tener total libertad de culto. Los especialistas hablan de unos 20 barrios alrededor de la Medina o extramuros, dichos arrabales tenían, en modesta y pequeña escala, con los mismos elementos de la Medina (mezquita, viviendas, mercado). Los arrabales más poblados estaban situados en la zona de Ajarquía, donde se concertaba el grueso de la población mozárabe y contaba con los talleres y artesanos más relevantes. 

Interior de unos baños árabes califales.
En la Medina y los Arrabales destacaban los célebres Baños o hammam, en las cercanías de mercados y mezquitas, para facilitar las abluciones mayores. Estaban derivados de las termas clásicas romanas, eran edificios sin vanos con una sola entrada, coronados por una cúpula tachonada de cristales de colores y con chimenea. Contaban con una sala para desvestirse de importantes dimensiones, una sala tibia y una zona caliente o caldera. Y eran el lugar de reunión, lúdico y de descanso para la población de Córdoba. En los baños no se mezclaban hombres y mujeres, los hombres iban a los baños por la mañana y las mujeres por la tarde. Mencionar también la típica casa de Córdoba era la típicas viviendas o almunias musulmanas, de dos plantas con escasas ventanas tapadas por celosías, con un patio interior con pozo sobre el que establecían las habitaciones, que era un frondoso jardín, donde se hacía la vida cotidiana (bellos patios cordobeses).

El lujoso Salón Rico de Medina Azahara, con sus arquerías de ataurique.
Abderramán III se proclama Califa en el año 929 y, ante el tumulto y bullicio de la cosmopolita Córdoba, decide en 936 trasladar la Corte a una Ciudad/Palacio construida en las afueras, la llamada Madinat al-Zahra o Medina Azahara (así se llamaba la favorita del harem del Califa). Un nuevo centro administrativo y político alejado de la capital, en una sierra cercana a Córdoba, que fue continuado por Al-Kaman II, y que según las crónicas y la arqueología destaca por la deslumbrante riqueza y suntuosidad. Estaba estructurado en tres terrazas, en una curiosa y lógica disposición, en la terraza superior estaba la residencia del Califa y su familia, en la terraza central se situaban maravillosos jardines y huertos, y en la terraza inferior se encontraba la mezquita y las viviendas de los trabajadores del Califa. El esplendor y boato de Mediana Azahara es legendario, destaca el llamado Salón Rico, con sus muros de piedra revestidos de arenisca y mármol con arcos de herradura, con decoración vegetal biselada (el famoso ataurique) y motivos geométricos, Destacando los célebres capiteles de nido de avispa, con la filigrana o decoración a trepano. Se dice que cuando el sol penetraba por sus puertas, los invitados del califa quedaban cegados por su brillantez. Tanto Medina Azahara como la Córdoba Califal ven como se desvanece, definitivamente, su esplendor con la supresión del Califato en el 1031. No obstante, aún hoy en día podemos admirar la grandeza de la Cordoba del cenit del Califato en el siglo X, quizás la ciudad más avanzada y maravillosa del Occidente Europeo en la Alta Edad Media.

Bibliografía: 
E. Lévi-Provençal. España musulmana (711-1031). Espasa Calpe, Madrid, 2000. 
G. Goodwin. España Islámica. Ed. Debate,1990. 
J. Valdeón. “El califato de Córdoba”. Cuadernos de Historia 16. Nº 25. Madrid, 1985.

viernes, 14 de junio de 2013

Grandes Iconos Universales XV: El entierro del Conde Orgaz, El Greco, 1587.


Doménikos Theotokópoulos, más conocido como El Greco, nació en 1541 en la Isla de Creta donde se formó, lo que explica los rasgos bizantinos de su pintura. En sus inicios fue uno de los grandes del posbizantino, que mantenía las señas de identidad de la pintura griega ortodoxa. En ese posbizantino, según Venturi, está el origen abstracto de las formas de la pintura del Greco, pensadas pero no tomadas de la observación de formas reales, y marcadas por cromatismos que se generan sin intervención de la luz. Hacia 1560 marcha hacia Venecia, capital de las artes y de la política cretense, donde conoce a los grandes maestros del Cinquecento veneciano. Es discípulo de Tiziano, del que toma un cromatismo más cálido, y queda influido por la amplia gama de colores de Veronés, y de los escorzos de Bassano. Y, fundamentalmente, queda marcado por Tintoretto y sus composiciones manieristas, con contrastes brutales de luces y sombras y el nerviosismo ondulante de su dibujo.

Posible Autorretrato del Greco en su senectud.
En 1570 se traslada a Roma, en un momento de culto a los grandiosos Rafael y , sobre todo, Miguel Ángel, el Greco experimenta una gran decepción ante su arte y se muestra contrario a Miguel Ángel. Pero, no obstante, que muy influido por las formas y la concepción de los temas miguelangelescos. Se le conoce en Italia como Il Greco (El Griego), que luego quedara como El Greco, al viajar a España. Se traslada para trabajar en el Escorial, por un exceso de grandes figuras en Roma o Venecia, vive en Madrid antes de trasladarse a Toledo. Su idea era ganarse el favor de Felipe II y establecerse en la Corte, pero los encargos que realizó para el monarca español, no fueron de su agrado. Por lo que finalmente se establece en Toledo, donde realiza sus obras más personales y evoluciona su estilo, desarrollando su original culto a la anatomía musculosa y alargada, en obras llenas de espiritualidad pura y figuras alargadas de melancólica expresión. Destacan el maravilloso Expolio, y el extraordinario Entierro del Conde Orgaz

Jorge Manuel, hijo del Greco.
El Greco realizó esta obra para la para Iglesia de Santo Tomé de Toledo (donde aún se encuentra) hacia 1587 en honor a Gonzalo Ruiz de Toledo, el conde o señor de la villa de Orgaz, que murió en 1323. El conde Orgaz, alcalde de Toledo y notario mayor del rey don Sancho el Bravo, fue muy generoso con la parroquia de Santo Tomé y con otras instituciones religiosas toledanas, a través de numerosas donaciones. Sus restos fueron enterrados en dicha parroquia, y más de dos cientos años después se decide decorar y presidir la capilla mortuoria del señor de Orgaz con un gran cuadro. Que debía recoger la leyenda local, según la cual, la caridad y bondad del Conde de Orgaz había sido recompensada en el momento de su entierro, apareciendo milagrosamente San Esteban y San Agustín, que introdujeron su cadáver en la tumba. 

La Gloria en un cielo abierto, como establecía el contrato.
En marzo 1586 se firmó un contrato entre el párroco, el mayordomo y El Greco en el que establecía los elementos e iconografía a representar en el cuadro “... se ha de pintar una procesión de cómo el cura y los demás clérigos que estaban haciendo los oficios para enterrar a don Gonzalo de Ruiz de Toledo, Señor de la villa de Orgaz, y bajaron san Agustín y san Esteban a enterrar el cuerpo de este caballero, el uno teniéndole la cabeza y el otro los pies echándole en la sepultura y fingiendo alrededor mucha gente que estaba mirando y encima de todo esto se ha de hacer un cielo abierto de gloria...". Estamos ante una obra obra de profunda carga religiosa y teológica, El Greco representa las dos dimensiones de la vida humana, la terrenal o real con la muerte, y en la parte superior el más allá o el cielo. Es una gloriosa y profunda fusión entre el mundo real y sus prolongaciones al más allá, encarnación poética de un suceso humano, alegoría del destino del cristiano y su actitud ante la muerte. 

Parte terrenal, el entierro o la muerte cristiana.
En la parte inferior o terrenal, El Greco representa la escena del Entierro del Conde Orgaz, con unas 30 figuras (todas de pie, de igual altura) que forman un extraordinario y compacto friso, unas figuras que con rostros serenos y marcados por el luto contemplan el milagro. El Greco nos invita a participar del milagro a través de la figura del niño (Jorge Manuel, el hijo del pintor) que señala al Conde Orgaz, personaje central, marcando nuestra mirada y centrando nuestra atención. 

El Conde introducido en su tumba por San Estaban y San Agustín.
El Conde, epicentro de la obra, es representado con una armadura de acero bruñido de excepcional detallismo, en el momento en el que es introducido en la tumba por: San Estaban, a la izquierda, representado con un joven con una casulla dalmática de diácono, en la que el Greco representa el martirio del primer mártir de la Iglesia. Y San Agustin, a la derecha, representado como un venerable anciano ataviado con una rica vestimenta de Obispo, parece ser que el modelo de cara fue el célebre Cardenal Quiroga. Ambas figuras, de una riqueza sublime, son un excepcional contraste con la oscuridad de las vestimentas de los caballeros.

El Ángel asciende al mundo celeste el alma del Conde.
Destacar la figura del cura con roquete, que se sitúa de espaldas, es importante al mirar como el alma inmortal del Conde asciende a los cielos, representada como un suspiro (especie de feto) neblinoso que se introduce en la parte celestial en las manos de un ángel. Ese alma es el nexo de unión entre el mundo terrenal y celestial. 

Masa de cabezas de caballeros y monjes.
Además tenemos la masa de caballeros, con sublimes expresiones personalizadas, algunos contemplan con respeto y asombro el milagro del entierro, otros mirar el ascenso del alma del conde o, incluso, están adormilados y distraídos. Entre ellos se distingue a caballeros de la Orden de Santiago, por la cruz roja en su pecho. Son letrados, juristas, monjes y nobles, que serían grandes hombres de la época en Toledo, entre ellos se distingue con toda seguridad al jurista D. Antonio Covarrubias, con barba canosa.

Parte superior, bóveda celeste o más allá.
En la parte superior o celestial, marcada por un colorido fresco y deslumbrante y una iluminación que contrasta con la oscuridad de la parte inferior, por lo que nos indica que estamos ante la luz y la belleza del mundo celeste. El Greco representa también numerosos personajes, además del ángel que transporta el alma del Conde, tenemos a: Jesucristo, en la parte superior, vestido con una luminosa capa blanca, que irradia luz y desprende majestad, al estar entronizado como Juez supremo de vivos y muertos. A la izquierda esta representado San Pedro con sus llaves, que es exhortado por Jesucristo para abrir las puertas del cielo. Debajo de San Pedro, también a la izquierda, tenemos a la madre de Jesucristo, La Virgen, que acoge de forma maternal el alma del Conde Orgaz.

San Pedro con las llaves y la Virgen con gesto maternal.
Al otro lado, tenemos a San Juan Bautista arrodillado que junto con el grupo de Bienaventurados, que miran con sereno candor y devoción a Jesucrito. Entre los Bienaventurados encontramos a Santo Tomás, San Pablo, y destaca la presencia de Felipe II, el monarca que había despreciado la obra del Greco. Es magnífico como El Greco resume el ideal cristiano de vida eterna, y como nos hace participes del milagro y la esperanza.

San Juan Bautista y los Bienaventurados.
El entierro del Conde Orgaz nos presenta la mejor y más madura versión del Greco, uno de los genios de la pintura (no reconocido hasta principios del siglo XX). Es la sublimación de su constante búsqueda de expresiones místicas, de las formas huesudas, de los paños que flotan, de la sensación de adelgazamiento y de los escorzos imposibles. Abandona el fondo, no existente profundidad en la escena (algo propio del Manierismo) nos da la sensación de que las figuras flotan, como formas etéreas e ingrávidas, para Eugenio D’ors es “el pintor de las formas que vuelan”. Se concentra en los rostros y penetra a través de la expresión triste de los ojos en el fondo del alma. La luz es totalmente irreal y le sirve para separar las dos partes del cuadro, estamos ante el imperio de los colores brillantes y las luces etéreas, que salen de las vestimentas. En definitiva, otro gran icono universal de un genio incomprendido y transgresor, que ha marcado la mirada del hombre, o al menos la mía, desde la primera vez que tuve la suerte de entran en esa capilla de la Iglesia de Santo Tomé de Toledo.

viernes, 7 de junio de 2013

Novedades musicales destacadas, mayo 2013.


Airbourne - Black Dog Barking. Los australianos Airbourne son un calco de AC/DC y deudores del boggie de otras bandas australes como Rose Tatto, esa falta de originalidad en el sonido no puede hacer que obviemos su gran calidad y pegada. Con este Black Dog Barking, superior a su anterior No Guts No Glory y a la altura de su tremendo disco de debut, se colocan como sólidos herederos de la herencia de AC/DC. La banda de los también hermanos Joel y Ryan O’keeffe vuelven a fracturar un disco falto de originalidad, pero lleno de la potencia y fuerza del mejor rock and roll, y trasmitiendo mucha vitalidad y dinamismo, que estos momentos de hastío vital mundial viene genial. Todo aderezado con un gran sonido e impoluta producción, la mano del gran productor Brian Howes, que disfrutaran los amantes del hard rock más intenso y clásico. Con grandes cortes llenos de tremendos coros y estribillos como Live it Up (gran single), Ready to Rock (potente apertura), Animalize (con mucho boggie bailable), No One Fits Me (Better Than You) (puro sonido AC/DC ), Firepower o Black Dog Barking (rock enérgico y sin tapujos). En definitiva, si eres fan del puro rock duro lleno de energía y adrenalina disfrutaras de un disco y grupo Notables


Alice In Chains - The Devil Put Dinosaurs Here. En el año 2009 los míticos del rock/metal alternativo Alice in Chains regresaron a la actualidad con Black Gives Way Blue, su primer disco en catorce años. Ahora corroboran su destacado regreso con The Devil Put Dinosaurs Here que confirma a William DuVall como digno relevo del tristemente fallecido Layne Staley. Ya que el disco es un duelo vocal y guitarrero entre DuVall y el gran Jerry Cantrell en un disco lleno de cambios de ritmos, grandes atmósferas y melodías vocales. Alice in Chains regresan avanzando y mirando hacia el futuro con un disco lleno de melodías cadenciosas y oscuras, ritmos de guitarra potentes y cortantes, como en la inicial Holow. Mucha oscuridad, atmósferas opresivas, ritmos sosegados y metálicos en Pretty Done, Stone o The Devil Put Dinosaurs Here, con espectrales juegos vocales. Algo más alegres y vitales son: Voices (sureña y comercial, pero llena de calidad), Low Ceiling o Breath On A Window (potente y rítmica), para regresar a la tranquilidad y la sombra con Hung On A Hook o Choke. Creo que sus fans pueden estar de enhorabuena, ante el definitivo y Notable regreso de Alice in Chains. 


Black Star Riders - All Hell Breaks Loose. Banda surgida de las cenizas de los míticos Thin Lizzy, de los que sólo queda el guitarrista Scott Gorham, por lo que han decidido, con buen criterio, cambiar de nombre e iniciar una nueva etapa. Con tremendos músicos como: el gran batería Jimmy DeGrasso (ex-Megadeth, entre muchos otros), el bajista Marco Mendoza (ex-Whitesnake) o el excelso cantante Ricky Warwick (The Almighty). Lógicamente su sonido bebe del legado de Thin Lizzy, pero básicamente son hard rock clásico atemporal, lleno de elegancia y calidad. Todo está lleno de clase, de un sonido impoluto y clásico (gracias a otra gran producción del gurú Kevin Shirley), de grandes melodías de guitarra y estribillos, junto con unas tremendas tesituras vocales de Ricky Warwick. El inicio del disco es sensacional con la potente All Hell Breaks Loose, el single Bound For Glory (100% Thin Lizzy de la mejor época) y Kingdom of the lost (muy folk irlandesa). Para continuar con temas alegres, guitarreros y llenos de la pegada del mejor rock clásico como Bloodshoot o Kissin´the ground, junto con Hey Judas o Before the War totalmente deudoras del mejor rock duro clásico irlandés. Terminado con la tremenda Valley of the Stones (Phil Lynnot estaría orgulloso) y la melódica y bella Blues Ain´t So Bad. En definitiva, un nuevo grupo con muy buena pinta y un disco Notable, que disfrutaran los amantes del rock duro clásico británico. 


Fair Warning - Sundancer. Regreso a la actualidad musical de uno de los grandes grupos del hard rock melódico europeo, la banda de Tommy Heart alcanzó un gran nivel de notoriedad con sus cuatro primeros discos (tremendos). Pero sus dos últimos discos Bothers Keeper y Aura me decepcionaron y no alcanzaron el nivel deseado para Fair Warning. Ahora cuatro años después del flojo Aura, quieren recuperar la gloria pérdida, y en cierta medida, lo hacen, desde su curiosa portada (que nos quiere retrotraer a su segundo disco Rainmaker). De forma que, Sundancer mejora con creces a sus últimas obras, pero todo hay que decirlo aún no llega al nivel de los primeros discos. El disco se abre con la gran Troubled Love (totalmente Tommy Heart), Keep It In The Dark (grandes guitarras y teclados) y la tremenda y bella balada Real Love, en un comienzo esperanzador que nos recupera a los mejores Fair Warning completado con la guitarrera Hit and Run. Pero el disco tiene altibajos, como Natural High o Man in the Mirror temas que no me dicen nada, aunque recuperan el nivel con Jealous Heart o Touch My Soul, dos grandes temas llenos de las melodías y los estribillos de sus primeras obras. La segunda parte del disco se hace larga (quizás 14 canciones son muchas) destacar la lenta y bella Send Me A Dream o la movida Living On The Streets. En definitiva, Sundancer mejora en gran medida sus dos últimos discos, por lo que estamos ante un disco Notable al que le sobran algunos temas. 


Joe Satriani - Unstoppable Momentum. Decimocuarto disco del maestro y genio de la guitarra Joe Satriani, acompañado en la producción por el gurú del rock Mike Fraser. Además colaboran el teclista Mike Keneally (Frank Zappa, Dethklok), el batería Vinnie Colauita (Jeff Beck, Sting) y el bajista Chris Chaney (Jane's Addiction), y el resultado es magnífico. Muchas veces he dicho que no soy de discos instrumentales, que se me hacen pesados, pero no es el caso de Unstoppable Momentum, un disco alegre y rockero. Al estar lleno de las alegres y ligeras melodías de la guitarra de Joe, que nos hacen disfrutar sobremanera. Desde el inicio con dos geniales y grandiosos temas como: Unstoppable Momentum y Can’t Go Back, pasando por Lies And Truths toda una exhibición de virtuosismo rockero y de técnica. Temas rockeros con aires a los setenta como Three Sheets To The Wind, junto con Door Into Summer (100% Satriani, llena de ligereza en la guitarra), la rockera y potente Shine On American Dreamer o la country y curiosa Jumpin' In. Finalizando con el sentimiento y melodía de The Weight Of The World y el optimismo y la energía de A Celebration. Notable y emocionante disco del genio Joe Satriani, estamos de enhorabuena por recuperar al gran maestro. 


Kylesa - Ultraviolet. Kylesa son uno los grupos más rompedores del Sludge Metal y del Stoner Doom experimental y técnico, con discos sensacionales como Time Will Fuse It’s Worth o el anterior Spiral Shadow. Son un cuarteto de Georgia liderados por las voces y las guitarras de Phillip Cope y Laura Pleasants, y en Ultraviolet nos ofrecen a unos Kylesa experimentales y progresivos, pero también potentes y compactos, más oscuros y pesados. Kylesa amplían sus miras musicales, demuestran que quieren ofrecer cosas nuevas con cada lanzamiento, fracturando un disco muy variado. El stoner visceral de baterías atronadoras sigue estando presente en Exhale o Were Taking This, la densidad y pesadez del sludge más técnico lleno de oscuridad la encontramos en Unspoken, Grounded o What Does It Take. En Long o Drifting se hacen más experimentales y melódicos, y en Low Tide, pegadizos y ochenteros, sorprendente y original tema. En definitiva, Kylesa demuestran su progresión a base de evolución bien entendida y nos presentan otro disco Notable, si eres fan de sludge/stoner más original y variado disfrutaras de Ultraviolet, un disco compacto y, sobre todo, amplio musicalmente. 


Leprous - Coal. Descubrí a Leprous con su anterior y sensacional disco Bilatteral, que los situaba como una de las grandes promesas del metal progresivo. Y es que estos noruegos son una de esas bandas únicas que rompen todas las etiquetas y que en su compleja música nos muestran toda una tormenta de ideas, una montaña rusa de cambios de estilo (en eso los compararía con los geniales Protest the Hero), quizás estamos ante una de las bandas más originales del Metal Progresivo actual. Coal es muy diferente a Bilatteral, la energía y cambios metálicos frenéticos se han convertido en la creación de atmósferas, emotividad y extrañeza muy técnica. Bilatteral era más directo, Coal es un disco estimulante, pero que hay que escucharlo con mucho detenimiento. Un disco muy atmosférico en el que destaca sobremanera el amplio muestrario de registros vocales de Einar Solberg, un coloso, en ocho complejos y oníricos temas. Como la evocadora y oscura Foe, la sinfónico-progresiva Chronic, las tremendas tesituras y armonías de Coal. Para seguir con el single The Cloak, de mis favoritas, de tremendo estribillo e instrumentación. Son gloriosos los teclados y sintetizadores en The Valley, todo melodía y belleza, y un estribillo para enmarcar. Proseguimos con Salt, un tema de una amplitud musical impactante, Leprous son el caos armonizado. Para pasar a Echo (muy progresiva, llena de calidad y belleza instrumental) y la poderosa Contaminate Me, que cierra el disco de forma contundente y potente. Tema lleno de caña metálica en el que combinan toda su maestría y amplitud musical (atención a las reminiscencias árabes). En definitiva, uno de los grandes grupos del año 2013, que nos ofrecen un disco Sobresaliente


Queens of the Stone Age - ... Like Clockwork. Josh Homme y su banda se lo han tomado con calma, seis años han tenido que pasar para que nos ofrezcan la continuación del excelente y complejo Era Vulgaris. ... Like Clockwork es alegre, corto, directo, marcado por la efectividad, será por la colaboración de Dave Grohl a la batería en casi todo el disco, y también de Alex Turner (Arctic Monkeys), Mark Lanegan y Brody Dalle (The Distillers) junto a Trent Reznor (Nine Inch Nails) o Elton John, toda una sorpresa. Diez temas llenos de cameos con mucha variedad y todo tipo de sonidos y atmósferas, desde las más intimas (llenas de grandes pianos) a las ruidosas y stoner, junto con grandes guitarras y una base rítmica de impresión. El disco se abre con la densa Keep Your Eyes Peeled, marcada por un bajo sensacional, junto con I Sat By The Ocean mas accesible, alegre y llena de pegada. Hay experimentación asequible (en la línea de Era Vulgaris) como la The Vampyre of Time and Memory (muy blues en el piano), pero sobre todo la compleja Kalopsia, donde colabora Reznor, un medio tiempo lento lleno de atmósferas bellas y delirantes. También temas directos 100% QOSTA como If I Had a Tail y el single My God Is The Sun, stoner directo y envolvente. Pasando a la extraña, para QOSTA, Fairweather Friends con Elton John, curiosa y originalmente accesible, junto con la intensidad guitarrera y blues de Smooth Sailing. Y para terminar con la larga, épica y psicodélica I Appear Missing llena de melancolía, y Like Clockwork (tremendo piano de Sir Elton) que pone el broche a un disco Notable


Timo Tolkki’s Avalon - Land of New Hope. Interesante nuevo proyecto del inagotable sello Frontiers y del extraño y polifacético Timo Tolkki (antiguo líder de Stratovarius), que nos presentan una épica opera metálica, que sorprende, para bien, después de escucharla con detenimiento. Como es habitual en estos proyectos las colaboraciones son de lujo: como voz y protagonista principal tenemos a la nueva sensación del metal moderno europeo Elize Ryd (Amaranthe), junto con Sharon Den Adel, Rob Rock, Russell Allen, el omnipresente Michael Kiske y Tony Kakko. Además de un gran grupo con Timo a las guitarras y el bajo, junto con los tremendos teclados de tres genios: Jens Johanson, Derek Sherinian y Miko Härkkin y el potente batería Alex Holzwartz. Un elenco de autentico lujo y clase que se luce en unas composiciones de Timo muy épicas y elaboradas, pero a la vez muy accesibles y pegadizas, dando como resultado una obra muy entretenida y que se pasa en un suspiro. Nada de complejidad (como otros proyectos de este tipo) es metal melódico directo y pegadizo con unos arreglos orquestales y teclados gloriosos. Lo comprobamos desde la inicial Avalanche Anthem, un gran tema de power melódico que se enriquece por la magnifica combinación de voces (Rob, Elize y Russell), pasando por la directa A World Without Us, un sorprendente tema lleno de hard rock ochentero y el mismo trío vocal, sorprendente composición de Timo muy guitarrera y original. Luego la preciosa y accesible Enshirned In My Memory, el single donde se lucen las cualidades vocales de Elize (en la línea del Hymn To Life de Timo), la afilada y heavy In The Name Of The Rose con un trío vocal en estado de gracia. Volvemos al power melódico de la mano y la voz de Kakko en We Will Find A Way marcada por un gran y épico estribillo. La orquestal y bella Shine nos deleita con el duo vocal de Elize y Sharon y, de nuevo, unas originales guitarras del maestro Timo. Con The Magic of the Night entramos en el metal melódico lleno de cambios, con teclados y guitarra enfrentados, al igual que To The Edge of the Earth, muy power épica con grandes melodías vocales. En I’ll Sing You Home, todo lirismo y melodía, regresa la bella y emocionante voz de Elize. Y para terminar la majestuosa y orquestal The Land of New Hope, un tema lleno de cambios, una montaña rusa de virtuosismo guiada por la tremenda voz del soberbio Michael Kiske, quizás uno de los temas más impactantes de metal melódico que he escuchado en años. Desde mi humilde punto de vista, por fin un Sobresaliente disco de Timo, que por muy poco no llega al nivel de Avantasia, quizás en una segunda entrega, que esperaremos con avidez. 

En junio: Megadeth, Black Sabbath, Children of Bodom, The Winery Dogs, Magnus Karlsson...