jueves, 31 de enero de 2013

Maravillas del Mundo Antiguo XI: Las Termas Gigantes de Caracalla.

Vista actual de Caldarium y sus colosales bóvedas.
A principios del siglo III d. C. la dinastía de los Severos proyecta crear las mayores termas públicas del imperio romano, unas termas que estaban abiertas a todos los ciudadanos. Un conjunto en consonancia con el ideal romano, expresado por Juvenal, de unir un cuerpo sano con una mente sana, dando satisfacción al cuerpo y al espíritu. Concretamente, fue uno de los Severos, el gran Caracalla, el patrocinador de este gran centro de ocio para el pueblo romano. Las termas iban mucho más allá de un simple lugar para el baño, contaban con la palaestra para realizar distintos ejercicios gimnásticos, además de bibliotecas en las que ejercitar la conversación o tiendas (tabernae) donde se podían adquirir los más exóticos productos del imperio. La invención romana que permite el desarrollo de este tipo de edificios es el llamado Hipocausto o cámara subterránea que distribuía el calor. Así surgen las magníficas termas de Nerón, Tito o Trajano y, por supuesto, las que nos ocupan, las gigantes de Caracalla. Son ya impulsadas por el padre de Caracalla, Septimio Severo, y son erigidas entre el 211 y 217 d.C. durante el reinado de Marco Aurelio Antonio o Caracalla, por ello son llamadas Termas Antoninas. Se erigen en la famosa Vía Apia y cuentan con una superficie de 220 por 114 metros, con el mismo sistema de todas las termas romanas, la diferencia residía en el colosalismo de sus gloriosas bóvedas y su lujosa decoración.

Las termas imaginadas por L. Alma-Tadema en 1899.
A las colosales termas se accedía a través de ocho grandes puertas, que daban acceso a la gran palestra y a la enorme natio o piscina a cielo abierto. De ahí se pasaba al Apodyterium o vestuario, donde dejaban la ropa los visitantes, que se ataviaban con túnica y sandalias. Pasando a continuación a la Palaestra o gimnasio, que era un gran espacio abierto rodeado por pórticos y extraordinarios mosaicos como pavimento. En este gimnasio se comenzaba haciendo ejercicios como la carrera o la lucha, incluso jugaban a una especie de juego violento, el harpastum (antecedente del rugby) según relata Marcial. Hay que decir que las mujeres no estaban excluidas de las termas, todo lo contrario, hacían el mismo recorrido que sus colegas hombres. 

 Plano de las  Termas
Una vez terminados los ejercicios se pasaba directamente a los baños, que contaban con el esquema clásico de las termas romanas: en primer lugar el Tepidarium o sala templada para descansar, que destacaba por una novedad arquitectónica estelar, las bóvedas de arista de la nave central son contrarrestadas por gruesos contrafuertes, bajo ellos corren las naves laterales (para algunos precedente del arbotante gótico). Además de la Laconica o sala de baños de vapor, y el Unctorium, sala de masajes. Los bañistas se habían untado el cuerpo previamente con aceite y para retirarla se utilizaba una especie de espátula curva, el famoso strigilium.

Vista aérea de Google Earth.
En segundo lugar, se encontraba el Caldarium, o zona caliente, una enorme sala circular de 34 metros de diámetro rematada por una gran cúpula que reposaba sobre ocho descomunales pilastras. Y en tercer lugar, los baños termales terminaban en la sala denominada Frigidarium, zona fria, que era el mayor espacio del conjunto termal (58 x 24 metros) con colosal bóveda de arista sostenida por ocho enormes pilastras de orden gigante. Se añadían cuatro piscinas y una gran fuente central o labrum.

Vista actual donde apreciamos los restos de las grandes pilastras, bóvedas y contrafuertes.
Ese enorme complejo de ocio funcionaba gracias a una magnífica infraestructura subterránea: además de las canalizaciones para aguas residuales y la red de tuberías de plomo para llevar agua limpia a las calderas o las piscinas, lo principal era el sistema de Hipocausto. Con hornos o praefurnia que se alimentaban con carbón de encina y eran los encargados de calentar el agua de las calderas, lo que generaba vapor o aire caliente. Un aire que a través de las galerías subterráneas calentaba los suelos de las distintas estancias de las termas. Además el calor circulaba por las paredes mediante tuberías de cerámica o plomo (tubuli) o con la utilización de las famosas tegulae mammatae o tejas adheridas a los muros. 

Los sublimes mosaicos geométricos  de la Palaestra.
Por supuesto, contaban con un gran número de personas que se ocupaban del buen funcionamiento de las termas (empleados y esclavos) bajo el mando del llamado Conductor o director, que solía estar supeditado al Edil. Además el conjunto contaba con una enorme cisterna con capacidad para 80.000 metros cúbicos de agua, que estaba abastecida por un acueducto. Junto con bibliotecas en sus ángulos y fastuosos jardines, todo decorado con una exquisita decoración. Las paredes estaban recubiertas con mármoles de colores o decoradas con pinturas murales, los techos con las bellas bóvedas de casetones y los suelos con excepcionales mosaicos geométricos o costumbristas. Todo rematado por una extraordinaria estatuaria, que las convertían en una de las maravillas de la humanidad y de Roma. 

Vista panorámica actual de las Termas de Caracalla.
Unas bellas y gigantes termas, que eran además un lugar reunión para magistrados, empresarios y la plebe, donde se informaban de la actualidad del imperio y de Roma. En conclusión, las termas de Caracalla eran un magnífico conjunto destinado a glorificar el cuerpo y la mente del pueblo romano. Una obra maestra de la arquitectura antigua que mantuvo su prestigio y funcionalidad hasta la llegada de los godos en el 537. 

Bibliografía: 
J. Carcopino. La Vida Cotidiana en el apogeo del Imperio. Temas de Hoy, Madrid, 2001.

viernes, 25 de enero de 2013

Grandes Iconos Universales XII: La Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, Rembrandt van Rijn, 1632.

Lección de Anatomía del Dr. Nicolaes Tulp.
En el año 1631 Rembrandt se traslada a Amsterdam lo que supone un gran cambio en su vida y su obra, ya que el mercado y la demanda de obras pictóricas era mucho mayor en Amsterdam que en Leiden,  su ciudad natal. Con lo que se convierte en el gran retratista del momento, todos burgueses y ricos de Amsterdam querían ser retratados por Rembrandt. Se calcula que en esta época podría haber realizado un retrato al mes. Se hace cargo del taller de pintores de su amigo Hendrick Uylenburch, donde impone totalmente su estilo. Rembrandt va a rebasar los límites clásicos del retrato en sus destacados y ambiciosos retratos colectivos, y el primero de esos retratos de grupo lo realiza en esta época, en 1632 pintó la Lección de Anatomía del doctor Nicolaes Tulp, una obra maestra de su juventud.

El Dr. Tulp junto al grupo de cirujanos y estudiantes asombrados por su lección.
Por encargo del gremio de cirujanos de Amsterdam, Rembrandt retrató al Doctor Nicolaes Tulp en una lección de anatomía junto con algunos de sus estudiantes y otros cirujanos profesionales. Rembrandt pintó al doctor Tulp diseccionando un cuerpo humano durante una clase práctica, se dice que el cuerpo era probablemente un criminal ahorcado el día antes. Concretamente, les está explicando la musculatura del brazo ante la asombrada mirada de sus colegas y estudiantes. El calvinismo sólo permitía una disección al año por la que se acaban convirtiendo en solemnes acontecimientos sociales, que se celebraban en teatros o auditorios. A los que acudían estudiantes, colegas y el público en general a cambio del pago de una entrada, como si fuera una obra de teatro. 

Detalle del Dr. Tulp diseccionando el brazo.
Hay que indicar que Holanda es una república en un siglo de monarcas absolutos, es una sociedad burguesa de comerciantes y profesionales libres. Los médicos formaban parte de la alta burguesía holandesa que eran los clientes y mecenas del arte flamenco. Un país pequeño de distancias cortas, en el que todo se mide con una escala humana. Por lo que ahondan en el amor hacia lo cotidiano y se detienen en los encantos de la vida diaria. Y además el calvinismo imponía la ausencia de imágenes y del tema religioso, por lo que abunda el costumbrismo. 

Cabezas y rostros de los espectadores de la lección, llenos de vida y asombro.
Rembrandt maestro de la composición triangular-piramidal dispone las cabezas en una serie de arcos insinuados en el fondo, los rostros expresan diversos grados de atención y asombro. Estamos ante una monumental obra en la que Rembrandt nos demuestra su genio ya en su juventud, no sólo muestra su gran destreza en la representación de rostros que parecen estar llenos de vida, sino que logra representar y retratar a ocho caballeros asombrados con total dignidad, los rostros de asombro son de una viveza inigualable. Las miradas de los protagonistas de la lección de anatomía son tan vivas y dicen tanto como el libro abierto del borde del cuadro, son tan expresivas que hacen participe al espectador, que se convierte en un alumno de la lección del Doctor Tulp. 

La masa inerte del cadáver destacado como foco de luz.
El cadáver en oblicuo como centro del retrato otorga una gran profundidad, además Rembrandt abunda en esa profundidad espacial con el uso del barroco claroscuro, logrando sublimar los contrastes de luces y sombras. La luz destaca la masa inerte del cadáver, con el libro elemento simbólico de la composición. Al realismo de los rostros se unen las actitudes de todos los personajes que aportan una sensación de movimiento y de vida muy difícil de superar. El tenebrismo en los juegos de luz y sombra es remarcado aún más por el oscuro colorido de los trajes, y la luz parece resbalar sobre las caras de los personajes retratados dando mayor sensación de realismo. Un foco de luz es el cadáver que está marcado por una gran lividez y con parte de la cara ensombrecida, es la denominada técnica de la umbra mortis o sombra de la muerte, muy del gusto del maestro holandés. 

Detalle del brazo izquierdo diseccionado.
Rembrandt da toda una lección de anatomía en el detallismo y realismo de la representación del brazo diseccionado. Un brazo izquierdo que representa algo más largo que el derecho y aunque hay un pequeño error anatómico, según los especialistas, Rembrandt inserta el músculo flexor en el húmero, algo erróneo. Pero aún así estamos hablando de gran estudio anatómico y gran exactitud y detalle en los músculos y tendones, demostrando el destacado estudio previo y gran conocimiento del cuerpo humano que Rembrandt tenía en su juventud. En definitiva, toda una lección de arte de uno de los grandes de la pintura y otro gran icono universal que ha marcado y marcará nuestra mirada.

miércoles, 16 de enero de 2013

Grandes Hallazgos Arqueológicos VI: El gran legado cultural de los Etruscos.

Imagen de la increíble Necrópolis etrusca de Cervetari.
Los Etruscos dominaron la península itálica antes de la eclosión de Roma, y son un enigma, básicamente, por su controvertido origen como pueblo. Un pueblo etrusco caracterizado por el boato y su obsesión por el Más Allá, cuya influencia es muy palpable en Roma. Los etruscos desarrollaron una gran civilización en el primer milenio a.C., en concreto su apogeo se produce desde el siglo VII a.C. en la región de la Toscana (tuscus o etrusco en latín). Lo que no está tan claro es su origen, que es un absoluto misterio, si sabemos con certeza que contaban con un gran potencial económico. Hay muchas hipótesis sobre su prosperidad: provocada por su control y dominio del comercio, la fertilidad de sus tierras o el poderío que le otorgaba las minas de hierro de la isla de Elba. De forma que, se convierten en la gran potencia del mundo antiguo itálico desde el siglo VII al siglo IV a.C. El enigma de los etruscos fue acrecentado por el misterio de su lengua pérdida, de la cual se conoce su alfabeto (similar al griego, y del que procede el latino), pero no ha sido descifrado su sistema lingüístico. Tito Livio y otros historiadores romanos hablan de la rica literatura y letras etruscas, pero no se ha conservado casi nada. La mayoría son breves inscripciones funerarias, que no superan el centenar de palabras. 

Mapa con el territorio dominado por los etruscos.
Para analizar su misterioso origen contamos con dos fuentes clásicas: Heródoto, padre de la Historia e iniciador de la teoría que sitúa el origen de los etruscos en Lidia o Asia Menor. ya que Heródoto se hace eco de una leyenda lidia, que señala que una gran crisis y carestía hizo que la mitad de la población de Lidia emigrara en busca de nuevas tierras. Se organizó una expedición liderada por el hijo del rey lidio, un tal Tirreno, que después de una larga travesía “arribaron al país de los umbros...” y se llamaron Tirrenos o etruscos en honor a su caudillo. Mientras Dionisio de Halicarnaso aboga en su Historia Antigua de Roma por el origen autóctono de los Etruscos. Dionisio estudió con gran detenimiento al pueblo etrusco y llegó a la conclusión de que “...no vino de ningún sitio, sino que es autóctono, puesto que se nos revela como muy antiguo, y no coincide en la lengua ni en la forma de vida con ningún otro pueblo...”. La investigación historiográfica actual se decanta claramente por este origen autóctono para el pueblo etruscos. El mito de los Etruscos fue engrosado por los historiadores romanos, nacionalistas y subjetivos, que lanzan muchas opiniones y leyendas segadas sobre sus antiguos vecinos del norte. Como su gusto por el lujo y la buena vida, el libertinaje de sus mujeres, su crueldad como guerreros, y por contradicción los definían constantemente como un pueblo de exacerbada religiosidad.

Pintura al fresco de la Tumba de los Leopardos en Tarquinia.
Una cultura etrusca que conocemos gracias a la gran cantidad de yacimientos y restos arqueológicos encontrados, básicamente funerarios. Ya que los etruscos creían de forma radical en el Más Allá, y para asegurar la felicidad del difunto en la eternidad su tumba era una fiel reproducción de su cotidianidad en vida. Una gran variedad de sepulturas que están marcadas por un gran realismo y que nos dan mucha información sobre la religión, la vida cotidiana y las viviendas de las familias etruscas, además de comprobar la evolución de su cultura. Hay que destacar la Necrópolis de Cerveteri, donde se construyeron más de mil tumbas desde siglo VII al IV a.C. con un disposición a modo de un plano urbanístico de una ciudad, con sus barrios, calles y plazas. En el interior de las tumbas se han encontrado espléndidos bajorrelieves y pinturas. Mencionar la tumba de la necrópolis Banditaccia en Cervetari o tumba de los relieves (siglo IV a.C.), en la que se llegó a reproducir el interior de una casa con todos sus elementos y utensilios cotidianos. 

Vista interior de la magnifica Tumba de los relieves. 
El alma del individuo sobrevivía tras la muerte conservando el mismo aspecto que tenía en vida, al llegar al Más Allá se encontraba con sus antepasados con los que vivía en absoluta felicidad. Esa celebración de la vida tras la muerte, se expresaba en los banquetes funerarios para despedir a los difuntos a modo de funeral. Unos difuntos que iban acompañados por toda una serie de demonios etruscos, guías por la oscuridad del Más Allá. Muchas veces se representaba a los difuntos en actitud afectuosa o familiar. Como demuestra el célebre Sarcofago de los Esposos de la Necrópolis Cervetari (siglo VI a.C.) de estilo orientalizante y hecho en terracota, es un claro ejemplo de que los etruscos querían trasmitir ganas de vivir y disfrutar de su eternidad.

Sarcófago de los esposos de Cervetari.
De manera que, tras un periodo orientalizante inicial, la cultura etrusca va a verse muy influida por Grecia. Ya que su potencial económico hace que se importen obras de arte y cerámicas griegas, y que pronto se creen escuelas donde se forman artistas locales en las artes griegas. Admiradores e imitadores de Grecia que logran gran originalidad fundamentalmente en la llamada escultura en cerámica (tapas de sarcófagos). Hay que destacar también sus magníficos bronces (sublimes retratos) y, sobre todo, sus sensacionales pinturas murales (frescos en las sepulturas). Un nivel pictórico no igualado en la Antigüedad hasta Pompeya, y que nos ilustran su gusto por el refinamiento y el lujo en banquetes, bailes, juegos... Esa gran influencia helénica es muy palpable en la extraordinaria y tardía tumba Inghirami de Volterra (siglo II a.C.) donde encontramos numerosos y sublimes sarcófagos con figuras de personas en posición reclinada, simbolizando que están en un banquete destino ideal del difunto y preparados todos para la eternidad.

Sublime tumba de Inghirami en Volterra, Florencia.
El mestizaje cultural de los Etruscos (que combina lo etrusco arcaico, lo oriental y lo griego) es la base de la primitiva cultura romana, tanto en el arte como en la política. Ya que según Tito Livio, tras los tres míticos reyes Latinosabinos, en la lista real romana nos encontramos con tres reyes Etruscos, que serían latinos con una fuerte influencia etrusca en política y cultura, que actuarían a modo de los tiranos griegos. El primero de ellos, Tarquinio Prisco o el Antiguo (616-578 a. C.), era hijo de un exiliado griego de Corinto que vivía en la ciudad etrusca de Tarquinia. Y es clave en el desarrollo urbano de Roma, al ser creador de la Cloaca Máxima y del gran templo de la “triada máxima” (Júpiter, Juno y Minerva) en la colina del Capitolio.

Pintura mural etrusca que escenifica un baile, tumba del Triclinio en Tarquinia
La huella que la cultura etrusca deja en Roma es muy profunda, un gran legado que da forma a la posterior grandeza de Roma. Uno de los grandes legados de Roma fueron los trazados ortogonales de sus campamentos militares y de sus colonias y ciudades, pues su origen está en los etruscos, que ya utilizaron la cuadrícula en las nuevas colonias que fundan en su expansión del siglo VI a.C., como Capua o Spina. Otro elemento fundamental de la gran arquitectura y del legado romano es el arco, bueno pues fue importado por los etruscos desde oriente, y ya lo utilizaron y experimentaron con éxito antes que los romanos en sus tumbas, cloacas o puertas de las murallas de sus ciudades, como las etruscas puertas de Volterra o Perugia. Muchos símbolos y elementos romanos tienen su origen en la iconografía etrusca, como los símbolos de poder que introduce Tarquinio el Antiguo la corona de oro o el manto púrpura. Y el símbolo por excelencia de la Roma primitiva, la Loba Capitolina, que se ha descubierto hace poco que es una reproducción de la Edad Media de un bronce original etrusco. 

Guerreros del frontón del templo etrusco de Pyrgi, siglo V a.C.
Los juegos sangrientos hechos célebres por los romanos también son de herencia etrusca, ya que encontramos pinturas murales etruscas que nos ilustran su afición a las luchas de gladiadores, derivadas de sus sacrificios rituales de prisioneros de guerra. Al igual que la influencia etrusca es muy fuerte en la religiosidad romana, mencionar que la triada capitolina romana (Jupiter, Juno y Minerva) tienen su primigenio origen en la triada de dioses principales etruscos: Tunia, Uni y Menrva. O que la estructura básica del templo romana deriva del etrusco. Otra relevante influencia etrusca es la de la práctica de la adivinación o aruspicina, a través del análisis de las vísceras de animales sacrificados. O las realistas máscaras y sarcófagos funerarios con los que los romanos rinden culto a sus antepasados. En definitiva, el legado de la cultura etrusca se extiende por todos los ámbitos de la gran y posterior Roma, en ello reside su capital relevancia.

Bibliografía:
J. Walker. Los etruscos. Edimat Libros, 2004. 
N. Spivey. El Arte etrusco. Destino, Barcelona, 2002. 
F. Lara Peinado. Los etruscos: pórtico de la historia de Roma. Cátedra, Madrid, 2007. 
J. Heurgon, Vida cotidiana de los etruscos. Temas de Hoy, Madrid, 1994. 
Fotografías: Wikipedia y National Geographic España.

jueves, 3 de enero de 2013

Mis Discos favoritos de 2012.


1. Baroness - Yellow and Green. El trío de Savannah liderado por John Dyer Baizley alcanza su cima musical con un disco maduro, variado, accesible, lleno de personalidad y emocionantes canciones. Invito a todos aquellos que piensen que en el hard rock está todo inventado a que se acerquen a Baroness y abran sus oídos. 


2. Coheed and Cambria - The Afterman: Ascension. Una vez más Claudio Sánchez y Coheed and Cambria logran la excelencia con la primera entrega de su obra conceptual The Afterman. Son la personificación de la elegancia y belleza musical en canciones hechas para paladear constantemente. En breve la segunda parte, expectante estoy. 


3. Stone Sour - House of Gold & Bones Part 1. Otra joya conceptual en dos partes nos ofrece Corey Taylor y sus Stone Sour, que han pasado de ser un proyecto a ser una absoluta realidad. Estamos ante su obra más trabajada, madura y sublime, son pura melodía y potencia en perfecta conjunción. 


4. Shinedown - Amaryllis. Shinedown ya con su tremendo Sound of Madness demostraron estar a la cabeza del metal internacional, y ahora con Amaryllis no han hecho más que confirmarlo. Fracturando un disco muy distinto, dando una vuelta de tuerca más a su sonido rock/metal americano e intensificando su amalgama de crudeza y melodía.


5. Kamelot - Silverthorn. Tremendo nuevo disco de Kamelot, que de nuevo les sitúa en la cima del metal sinfónico, son pura elegancia y calidad en la combinación de orquestaciones, coros vocales e instrumentos metálicos. Además ha acertado de pleno con la incorporación del joven Tommy Karevik


6. Gotthard - Firebirth. Otros que han acertado con la llegada de su nuevo cantante, nunca olvidaremos a Steve Lee, pero con Mic Maeder Gotthard tiene mucho futuro. Y es que han conseguido sobreponerse de una gran pérdida con una gozada de disco, el mejor disco de hard rock del año, sin duda alguna. Todo es variedad, equilibrio, diversión y emoción.


7. Europe - Bag of Bones. Con cada nuevo disco Europe demuestra a otras bandas como envejecer y hacer cada vez mejor música. Bag Of Bones completa su acertada evolución musical y fracturan su disco más maduro musicalmente, es una maravilla de rock duro, elegante y blusero. A pesar de los años, y aunque a algunos no se lo crean, son uno de los grupos en mejor forma de la actualidad.


8. Unisonic - Unisonic. El simple regreso de Michael Kiske al rock duro ya supone una alegría y encima lo hace acompañado de Kai Hansen y del supergrupo Unisonic, pues mucho mejor. Además parece que Unisonic tienen mucho futuro, por lo que espero que continúen mejorando y sacando grandes discos como su homónimo debut.


9. Black Country Communion - Afterglow. Parece que estamos ante el canto de cisne de esta banda de rock, quizás la mejor que ha salido en los últimos diez años en la escena musical. Con Afterglow seguimos disfrutando de los gloriosos riffs de Joe Bonamassa y de la elegancia de unas de las mejores voces del mundo, Glenn Hughes. Más no se puede pedir, una pena perderlos.





10. Aerosmith - Music From Another Dimension! & Van Halen - A Different Kind Of Truth. Incluyo por primera vez una doble decima posición para dos grupos clásicos que han logrado regresar a la actualidad de forma sorprendente. Con dos trabajos llenos de su esencia más clásica, ambos suenan a los setenta por los cuatro costados. Pero además están llenos de grandes canciones, algo totalmente inesperado y de agradecer.

Otros Discos Destacados de 2012:

Paradise Lost - Tragic Idol.
Slash - Apocalypse Love.
The Cult - Choice of Weapon.
Flying Colors - Flying Colors.
Howlin Rain - The Russian Wilds.
Beyond The Bridge - The Old Man and The Spirit.
Adrenaline Mob - Omerta. 
Meshuggah - Koloss. 
Poets of the Fall - Temple of Thought. 
It Bites - Map of the Past.
Soundgarden - King Animal. 
Circus Maximus - Nine.
Testament - Dark Roots Of Earth. 
The Darkness - Hot Cakes.
The Night Flight Orchestra - Internal Affairs.
Tremonti - All I Was.
Periphery - Periphery II.
Thershold - March of Progress. 
The Sword - Apocryphon.
Pride of Lions - Immortal. 
Swallow the Sun - Emerald Forest and the Blackbird.
H.E.A.T. - Address The Nation.
Eclipse - Bleed & Scream.
Lionville - Lionville II.